Sophia - Despliega el Alma

Deco

28 enero, 2013

Con sello de artista

  Ella es Martina Galeotti, pero todos la conocen como Mumi. Tiene 28 años y vive en un pequeño departamento cerquita del zoológico de la Ciudad de Buenos Aires. Mumi es diseñadora de  indumentaria y una gran artista. Desde muy chica, desbordaba en ella el sentido de la estética, que se hace evidente en varias dimensiones: a la hora de diseñar como de pintar, decorar cualquier rincón y hasta de vestirse. Quien la escucha hablar por un rato puede reconocer rápidamente  a una mujer sensible y sin duda, romántica. Hoy Mumi nos deja espiar su casa, que supo decorar con la alegría y el entusiasmo que la caracteriza. Su  pasión por los detalles se expresa en cada rincón de su casa; que es pequeña en metros, aunque enormemente acogedora por donde la miremos. En fin, aquí les muestro esta casa que me fascina!


Al ingresar, entramos a este living comedor con cocina integrada. El blanco es el color que predomina. El piso de madera también fue pintado de este color, para agrandar el espacio y lograr mayor luminosidad.

Mumi me comenta que cada mueble fue elegido minuciosamente, ya que al ser pequeño el espacio, cada uno cobraría un papel importante en la escena. Para el living, ella quería sólo un gran sillón donde descansar y poder pasar largas horas. Así fue que eligió éste sillón de pana color verde agua. Observen la mesa de espejo al costado del sillón. ¿A ustedes les gusta tanto como a mí? Mumi la diseñó y luego la mando a hacer. Me encantó la idea de utilizar un material como el espejo, ya que parece descontracturado, original y también aporta a agrandar el ambiente. 

 

La mesa de comedor que eligió es de vidrio, por lo que nuevamente otro material aparece en escena y logra ampliar el espacio. No se pierdan esta cocina que ella misma pintó. Sí, sí, no olviden que es una artista. En el piso armó una trama geométrica en blanco y gris. En la pared que rodea la cocina las motas negras se hacen presentes. Mumi las eligió no sólo porque le encantan, sino también porque quería delimitar el espacio entre el living y la cocina. Tiene un estilo minimalista, y es sin duda muy original! Miren cómo queda…

 

 

La biblioteca es la protagonista principal del departamento. Ella recorre la pared de punta a punta, y va desde la cocina hasta el living. Tiene tan sólo tres estantes, pero guarda en ella miles de libros, objetos preciados y por sobre todo, las obras de Mumi. 

 

 

 

Mumi colecciona libros de diseño, de arte y de sus cantantes favoritos. También decoró esta biblioteca con objetos únicos y pequeños detalles que hacen la diferencia. 

 

 

 

 

Y por la ventana del living, se asoma este pequeño jardín! Macetones gigantes con plantas enormes y bien verdes, como por ejemplo las orejas de elefante, que me fascinan. Al sentarse en el deck, una tiene la sensación de estar por un ratito, en el medio de la jungla. 

 

 

 

Y este es su dormitorio. Aquí los detalles también se hacen presentes. Observen el florero turquesa de su mesa de luz. Me encanta! ¿Y a ustedes? En un costado y ordenados, la bijou y los sombreros de Mumi también decoran este dormitorio cálido y luminoso. 

 

 

 

En fin ella es Mumi. Y se animó a contestarnos algunas preguntas para conocerla un poco más. 

 

 

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu casa? ¿Tu rincón favorito?

Desde hace un año cuando me mude acá, cada vez que entro a casa salgo al jardín. Hay algo especial en encontrar ese rincón en el medio de la ciudad. Supongo que es mi lugar favorito, junto con mi sillón verde agua. Siempre quise tener un jardín y ahora que lo tengo no me imagino viviendo sin uno.

¿Qué pensas que no puede faltar en una casa?

Me gusta que las cosas que abundan en una casa tengan que ver con quien vive ahí. Supongo que debe haber mucho de lo que amen sus dueños. Me gusta que las casas tengan humor, que pierdan la rigidez que supieron tener.  Eso sí, nunca pueden faltar flores o plantas.

¿Dónde encontrás inspiración a la hora tanto de pintar como de pensar una colección?

Las motivaciones para pintar vienen por lo general de un lugar más emocional, mi proceso es bastante inconsciente. En estos últimos años la inspiración vino de la mano del desamor, la pasión, la identidad, el contacto físico, de la importancia de encontrarse. Y Nueva York (ciudad donde vivió por un año) tuvo mucha influencia también.

El diseño de una colección es casi el proceso opuesto, me inspira todo lo que veo, la diaria, la calle, desde lo que tiene puesto una amiga hasta los colores del mar. Todo lo que voy absorbiendo en el día a día lo entrecruzo con algún lineamiento que me genero para poder ir encaminando la colección. Así se va gestando. Es un procesito lento, pero muy divertido.

¿Artista y diseñador favorito?

Imposible elegir uno solo! Amo los textiles de Gunta Stölzl, la obra de Beatriz Milhazes y mi artista consagrado favorito es Picasso, sin duda.

Mi diseñadora favorita siempre fue Miuccia Prada, pero Marc Jacobs tiene mi corazón. También me gustan mucho Oskar Metsavaht e Isabel Marant porque sus colecciones siempre están inspiradas en la naturaleza.

¿Una flor?

La margarita.

¿Un color?

El azul

¿Una hora del día?

La magia sucede bien temprano a la mañana o bien entrada la noche.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Deco

Leticia Churba: carácter emprendedor

En su casa de Vicente López, la diseñadora expresa sus pasiones –la pintura, la moda, la cocina– y también comenzó a idear su emprendimiento: un bar y pequeño restaurante donde entra el sol y los aromas se complementan con la decoración.

El mágico encanto de las casas de madera

Presente en la vida de los seres humanos desde principios de los tiempos, la madera no solo nos da el fuego: en el mundo de la arquitectura, también brinda cobijo y atrae por su simpleza. Un libro rescata proyectos interesantes de todo el país.

Pisadas multicolor

Después de trabajar y vivir en Nueva York, en Connecticut y en China, la artista y decoradora de interiores Sally Bennett se instaló en Charleston, Carolina del Sur. Allí supo crear y comercializar bellos mosaicos de madera que fabrica de manera industrial, pero con el encanto de lo hecho a mano.