Sophia - Despliega el Alma

12 febrero, 2020

Volver a caminar

Tiempo atrás, después de divorciarme, sentí que todo mi mundo se había roto, que había escombros por todos lados y que nunca más iba a poder acomodar ese desorden. Juro que era como si lo viera: pedazos de mí por todas partes, tirados en el piso de la casa que habíamos compartido durante veinte años con nuestros hijos.

Pero el dolor un día se fue, tal como todos me decían (¡aunque yo lloraba y pataleaba y gritaba que no, que nunca se me iba a pasar la tristeza!). Y acá estoy, aprendiendo a caminar nuevamente, como cuando tenía apenas 1 año, con algunas caídas y mucho vértigo.

Ya no estoy en pareja, es verdad. Pero no me siento sola. Ya no tengo “la familia”, como solía pensar, tengo “una familia”, la que puedo. Me perdoné y perdoné. ¿Qué importa ya si lo que de verdad detonó la bomba fue la infelicidad y la incapacidad de dos personas para reconocernos como una pareja y avanzar a la par?

Solo quería compartirles esta pequeña, gran, fortaleza que acabo de descubrir y comencé a transitar, pasito a paso. Sobre todo porque en el camino hacia la luz, después de tantos días oscuros, Sophia fue un bálsamo para mí. ¡Gracias por eso!

Las abrazo, amigas, sinceramente.

Lu Báez 




Comentarios ()