Sophia - Despliega el Alma

26 enero, 2022

Viajes


¡¡Hola!! ¡¡Muy lindo leerlos!!
Tengo la dicha de poder viajar bastante, dentro y fuera del país.
No podría quedarme con un destino en particular, pero sí acordar que cada viaje te llena de vivencias y sensaciones que, después de vivirlas, eres otro.
Los paisajes, su gente… te invaden el alma y los sentidos. Sólo hay que dejarse llevar y descubrir en cada instante vivido eso que la naturaleza y la cultura nos muestran.
¡Deseo estar a la altura de las circunstancias para apreciar, cuidar y valorar todo aquello que se me presenta en los viajes!
Gracias a ustedes por permitirnos volar con el alma y la imaginación.

Margo Larraburu

◊◊◊◊◊◊

Hola, mi escrito surgió a raíz de un encuentro con viejos amigos de la facultad. Todos estudiamos distintas carreras, pero fuimos vecinos donde compartimos mates, charlas, emociones y partidos de fútbol. Eso mismo sucedió una vez más, como si le ganáramos un duelo a las distancias.

Como liebres

Un aviso que bastó para que nos pudiéramos entender. Para entender que, en nosotros, los encuentros funcionan como oxígeno ocular. ¿Por qué? Ya que si nos miramos nacen liebres que les ganan a las distancias. No es que acallamos nuestras dudas. Nada de eso. Sino que renacen nuevos colores. Y así el mundo da una vueltita. Y quizás una mariposa se pose en el ombligo del recién nacido.

Bruno Suárez

◊◊◊◊◊

¡Hola Sophia! Respondiendo a tu pregunta, el mejor viaje de mi vida es cada momento que está por venir. Y, aunque no sé qué destino tendrá, lo espero con ansias porque sé que seguro me va a transformar de alguna manera. Por eso, cada día es para mí la oportunidad de «viajar»: al trabajo, a la casa de alguien querido, a un parque, al centro comercial… ¡y ni hablar de las esperadas vacaciones, esos maravillosos viajes que nos dejan sus fotos para siempre! Mientras las espero (¡si Dios quiere en febrero estaré en el mar!), me entrego a lo que la vida tenga para regalarme en cada pequeño viaje cotidiano, por más sencillo que sea. ¡Gracias por darme la oportunidad de participar!

Lucía Salinas

 

Mi mejor viaje fue a España. Durante un poco más de un mes recorrimos todo el país, comenzando por Cataluña, Barcelona, país nativo de mi nuera residente hoy en Argentina, donde conformó su nueva familia. Monserrat. Abadía Villerait, teleférico, montaña de San Juan, campo de juego del Club Atlético Barcelona, torre de comunicaciones de los juegos olímpicos, Pueblo Español, montaña de Monjuc, palacio real, Maremagnum a orillas del Mediterráneo, Barrio Gótico, Ayuntamiento, catedral, Boquería, Rambla de Las Flores, El Corte Inglés, Plaza de Catalunya, Sagrada Familia, Gerona, Museo de Dalí, Beslú, Figueras, Costa Brava. Llegamos a Toulus, Francia, donde festejamos el triunfo de Argentina 1 a 0 frente a Japón en el Mundial 98. Andorra, país independiente. Sitges, ciudad balnearia de Barcelona. Parque Güell. Ahora Galicia. Santiago de Compostela. Barrio Antiguo. Catedral. Hostal de los Reyes Católicos. Ayuntamiento. Barrio Antiguo. Camino a Pontevedra. Cambados, Isla de Toja. Basílica Santa María Mayor. Vigo. La Coruña. Capital de España. Madrid. Plaza Mayor. Puerta del Sol. Jardines de Sabatini. Plaza Colón. Palacio Real. Toledo. Tajueco, Soria, cuna de mi suegra, llegada a Argentina en el año 1907. Visitamos su casa paterna, aún la habitaban algunos primos hermanos. En Madrid, Paseo del Prado, Ávila, catedral, murallas, Segovia, acueducto, catedral. Andalucía. Sevilla. Catedral. Balcón Andaluz. Plaza de Toros. Córdoba. Alcázar de los Reyes Católicos. Por último, País Vasco y sus bellezas.

Un viaje inolvidable.

Marta Beatriz Nambrutti 




Comentarios ()