Sophia - Despliega el Alma

12 enero, 2021

Una bandera universal

(Foto: Pexels).

Dicen que estamos parados frente a un portal de nuevas oportunidades, creo que siempre se está frente a inicios, desafíos, luchas aguerridas en pos de un futuro mejor.

En esta ocasión hay algo que marca un antes y un después para nosotros, seres pensantes, necesitados de amor que deambulamos sedientos de esas señales que nos indiquen que estamos en el camino correcto. La pandemia es una clara señal de que estamos errando en muchas cosas, para que el planeta se defienda enfrentándonos a este nuevo reto.

Cada uno sacará sus propias conclusiones, por mi parte puedo advertir cómo algunas personas, entre las que me cuento, tomamos este hecho trascendental y significativo como punto de partida para el análisis de nuestros actos cotidianos y los valores a través de los cuales observamos ese actuar. ¡Nada es obstáculo para un guerrero en lucha por sus afectos!

Les cuento una historia que involucra a uno de mis nietos, de 8 años de edad. En la mesa familiar tuvimos una conversación relativa a la llegada del hombre a la luna. Cuando el niño escuchó que la bandera plantada en suelo lunar era la de los Estados Unidos, su mente universal le hizo expresar con desagrado, que deberían haber llevado la bandera del mundo.

La pregunta obligada fue “¿Cómo es la bandera del mundo?”, a lo que respondió que obviamente es un paño blanco, como el de la paz, con un globo terráqueo en el centro.

Quedé atónita y sin dudarlo envié una carta por correo electrónico a las Naciones Unidas (ONU),  haciendo referencia a su propuesta. A las pocas horas, ante mi asombro recibí la respuesta, en nombre del Secretario General de esa institución, quien habiendo escuchado el contenido agradeció el mensaje y que hubiéramos compartido la idea.

Esta historia me lleva a pensar que los niños del planeta están expandiendo su conciencia universal y noto que para ellos no hay divisiones territoriales, por lo que necesitan un símbolo que reúna a toda la humanidad.

Creo firmemente que debemos atender esos deseos de unidad porque una nueva era se está gestando y tenemos que marcar terreno fértil para los que vendrán.

Mirta Bacalini




Comentarios ()