Sophia - Despliega el Alma

14 octubre, 2020

Solo vengo a ofrecer mi corazón

Esta frase tantas veces acariciada por la dulce voz de Mercedes Sosa, hoy me hace mucho sentido. Porque siento que, ahora que muchos hemos revalorado algunas necesidades fuertes, como el contacto físico, la compañía, las caricias, las visitas amigables, suena como una declamación. Y es que debemos, en este tiempo que transitamos, tan incierto y solitario, enredarnos, entrelazarnos, para sumar fuerzas.

Ser red de apoyo de quien está a veces peor que uno. Por los medios que disponemos y se pueden hoy: mensajes, llamados, videoconferencia, etc. Creo que debemos ofrecernos mutuamente para alentarnos, animarnos. Escuchar a alguien querido.

No nos encapsulemos en el miedo. Que el cariño, la amistad y el contacto con las palabras (que son lo que tenemos) no se ausenten. Todos necesitamos el calor de los otros, es nuestra naturaleza.

Por eso, a todos (aunque a veces estoy también afectada)les ofrezco mí corazón, sobre todo en estas circunstancias. No saben lo bien que se siente reencontrar amigos que no llamábamos o escribir algo bonito a alguien y recibir el boomerang de amor.

¡No se lo pierdan! El corazón es muy flexible y puede albergar a todos, solo abramos su puerta de par en par.

¡¡¡Feliz primavera!!!

Mabel Castillo




Comentarios ()