Sophia - Despliega el Alma

13 julio, 2022

Niños estresados


«Tía, estoy estresada», comentario de una sobrina a su tía una noche de invierno.

Los niños tienen estrés. Están superados en cantidad de actividades para cumplir y hacer por día, escolares y extraescolares, además de información obtenida. Están sobre-estimulados y tienen que rendir bien en cada actividad propuesta que se le organiza. Ya no tienen tiempo de ir procesando lo que viven, que rápidamente otro estímulo viene y tapa lo anterior. Ya no tienen tiempo de disfrutar tranquilos cada momento vivido. Los hábitos que permiten organizarse ya no existen.

¿Cuándo tienen tiempo para aburrirse? Nunca. ¿Cuándo tienen tiempo para jugar? Muy pocas veces. ¿Cuándo tienen tiempo para pensar lo sucedido y reflexionar? Nunca. Del aburrimiento y del juego solitario y en grupo y de los momentos de tranquilidad, derivan la posibilidad de crear y estimular la empatía, la cooperatividad y dar descanso a la mente para ir asimilando la información obtenida a lo largo del día.

Tanto las familias como las escuelas deberían plantearse no sobre estimular a los niños, generando una cantidad de actividades abrumadoras, sino comenzar a entender que para que haya crecimiento sano, creativo, pensante, es necesario encontrar un equilibrio entre una actividad y un momento para pensar y asimilar lo visto, descansar.

Cariños,

Carolina Pairola




Comentarios ()