Sophia - Despliega el Alma

28 julio, 2021

La amistad


Amistad es una palabra que descubrí en su real significado no hace muchos años.

Nunca fui muy “amiguera”, sin embargo tuve amigas de infancia, de adolescencia, de juventud, según los lugares en que me encontraba: el colegio, las vacaciones, la facultad. Con esto quiero decir que eran amistades que no perduraban.

Ya casada, con hijos, tuve otras amigas que con sus familias fueron verdaderos amigos, de los que están en las buenas y en las malas. Recuerdo esa época de mi vida con gran cariño.

De esos amigos todavía perduran algunos, porque empecé a comprender que la amistad es como una planta. Hay que regarla con atención, cuidado, amor, presencia.

La pandemia no afectó mis amistades. Ya nos comunicábamos por WhatsApp, pero no siempre nos podíamos ver, por lo tanto, seguimos haciéndolo, sólo que escribíamos más. Textos que nos gustaban, oraciones para levantar el ánimo o simplemente contarnos la vida, que seguía su curso.

Hoy le doy a la amistad una importancia fundamental.

Agradezco su apoyo, su presencia, su cariño. Y para culminar está época tan significativa, recibí una sorpresa que me emocionó.

Mis amigas de la infancia, las del colegio, se contactaron conmigo gracias al artículo que ustedes publicaron con mi testimonio de vida. Así Sophia logró que ellas, mujeres grandes como yo, me manifestaran su alegría por haberme encontrado cuando yo, que era tímida en aquella época, y me creía invisible, en realidad no lo era.
Mí enorme gratitud a ustedes por lo logrado.

Y, por supuesto, no tengo millones de amigas, tres o cuatro son mis íntimas, con las cuales comparto alegrías y tristezas, A ellas, que saben quiénes son sin nombrarlas, todo mi amor.

Un cariño inmenso  para Sophia, mi amiga revista (o “la revista que habla”, como la bauticé).

Quequi Marchesi de Marull




Comentarios ()