Sophia - Despliega el Alma

8 septiembre, 2021

Historias de lactancia


A mi última bebé le di pecho hasta el año, 11 meses y 23 días. Y fue algo que me tuvo casi con depresión. Sabía que ya no tendría nunca más en mis brazos a un ser indefenso, dependiente de mí para todo. Que me miraba feliz, agradecida, complacida, segura, calentita y cerquita de ese corazón que la acompañó 9 meses en la panza. Pensaba en todo eso y hasta no dormía repasando una y otra vez ese sentimiento tan bello y a la vez tan triste de saber que no se repetiría jamás.
No diré que es lo mejor de ser madre, porque aquellas mujeres que no pueden amamantar igual aman a sus hijos y pueden crear lazos tan bellos como este. Pero sí diré que la que pueda hacerlo, lo haga. Al principio no es fácil: dolor, incomodidad y presión social. Pero cuando se logra es algo maravilloso, cómodo, económico y saludable.

Virginia Pacheco

◊◊◊◊◊◊◊

Fue una gratificante experiencia por 8 meses con cada hijo y después siguieron otras diversas, pero no menos nutritivas, a través de los años.

Marta Georgina Caballero

◊◊◊◊◊◊◊

Hermosa experiencia. A mi hijo más grande que está por cumplir 18 años le di el pecho hasta el año y medio y a mi otro hijo, que tiene 15 años, le di el pecho hasta los dos años y medio. Agradezco la posibilidad de haber disfrutado de la lactancia. Reconozco que el no trabajar en esa época contribuyó a poder hacerlo.

Daniela Carolina Cañete

◊◊◊◊◊◊◊

Hermosa experiencia, llena de amor y entrega, a veces agotadora… Hace 3 años que doy de mamar a mi hija mayor y mi bebé que cumplió 1 año hace unos días. Les di de mamar en tándem y lo volvería hacer.

Ceci Roldán

◊◊◊◊◊◊◊

Mi hija nació hace 27 años y durante 18 meses tomó leche (obvio como complemento de su comida desde los 6 meses). Jamás se enfermó ni sufrió resfriados. Celebro a quienes priorizan amamantar. ¡SOY PRO LECHE MATERNA!

Manzano Zanelli Azucena

◊◊◊◊◊◊◊

Tengo tres hijos, el primero nunca pudo agarrar el pezón, así que se alimentó con fórmula y los dos primeros meses me saqué leche, pero igual se me fue porque no se estimulaba… A los otros dos sí pude amamantarlos, fue de lo más bello y hermoso que se puede sentir en el contacto con el baby. Es una sensación de satisfacción, de realización como mamá. Lo recomiendo y, cuando amamanten, después de que termina de comer, les aconsejo ponerse leche al rededor de la areola y el pezón para evitar que se irrite la piel y se abra. Hoy los veo a los tres grandes y felices y me siento dichosa y afortunada de tenerlos.

Martha P. VN




Comentarios ()