Sophia - Despliega el Alma

25 marzo, 2020

Compromiso

A partir de la convocatoria del newsletter de la semana pasada nos llegaron cartas hermosas. Hoy queremos compartirlas para reforzar el valor que tienen el sentimiento de comunidad y el compromiso asumido por todos. En tiempos de luchar contra un enemigo invisible, estamos más juntos que nunca. ¡Gracias a todas por enviarnos sus maravillosos e inspiradores textos!

Cuarentena

Hola Sophia. Siento que todo lo que está ocurriendo, por encima de la gravedad de la propagación del virus, abre un abanico de posibilidades de renovación de la propia esencia de la humanidad.

En este tiempo de permanecer dentro de mi hogar, reflexiono sobre esas posibilidades. Comparto algunas de ellas. ¿Seremos capaces de lograr nuestra comunión – unión común- como seres humanos? Cuando podamos abrir libremente la puerta de nuestro hogar y salir al encuentro con los otros, ¿habremos crecido interiormente superando los egos ? ¿Nos reconoceremos entonces como portadores de una identidad común que nos identifica: Seres Humanos ?

Si aprovechamos la etapa de reflexión para nutrir nuestro espíritu, con los valores de respeto y solidaridad, expandiendo nuestra consciencia, la respuesta a todos esos interrogantes será SI, el otro es mi Hermano. Y entonces, las diferencias entre nosotros, se transformarán en puentes con los que podremos construir una nueva y renovada humanidad. Muchas gracias Sophia por todo lo que nos brindan.

María Inés Martinez

Cómo llevo la cuarentena

En Montevideo hay bastante acatamiento, yo trato de tener mi casa linda, de arreglarme para mi y mi esposo, cocinar sano, rezar por todos, contestar los mensajes de mis amigos, mirar películas, seguir las clases de tai chi y gimnasia por zoom. En fin, no me aburro ni me complico. ¡Saludos!

Stella Emmi

Compromiso

Ahora que la toma de conciencia es la diferencia entre la salud y la enfermedad, la vida y la muerte, la premisa es algo tan simple como quedarse en la seguridad de estar en casa. Estos días de vivir aislados será un tiempo de introspección, de cambios y de renovación, tanto espiritual como material.

Nos sentimos más sensibles y consustanciados con los cuidados necesarios para estar bien y además aflora nuestra sensibilidad social, que nos lleva a comprobar que nuestros actos no sólo nos deben brindar seguridad y beneficios a nosotros mismos, sino que deben traspasar nuestras fronteras y difundirse a otras personas.

Estar en casa nos permite bajar los decibeles de la rutina que llevábamos, la casa nos da un abrazo gigantesco, nos relajamos con la lectura en el rincón más apropiado, cocinamos rico e improvisamos recetas nuevas para sorprender a los nuestros, ordenamos los placares, nos deshacemos de lo superfluo y valoramos la simpleza de las pequeñas cosas que habíamos dejado en el olvido.

El universo nos está dando un mensaje, un llamado de atención para frenar esa arista materialista llena de egoísmo y desarrollar sin excusas la solidaridad, ese valor arquetípico aletargado que nos va a elevar como humanidad.

Y será un cambio profundo, sincero, para no volver a caminar como sombies, despreocupados del impacto ambiental que provocamos ni mantener la mirada esquiva para no enterarnos del sufrimiento ajeno.

Me quedo en casa y me siento acompañada con tanta gente que envía cartas, ante la propuesta de quienes tienen la tarea de sacar cada semana una nueva edición online de la revista Sophia!

¡Gracias a todos por estar!

Mirta Bacalini

Mi cuarentena

En casa, cuidándome y cuidando a los de mi alrededor. Con miedo pero con esperanza.
Pensando en la familia que está lejos y por los que están cerca y no puedo abrazar.
Confiando por sobre todas las cosas que esto va a pasar.
Rezando mucho…

Teresa Redel de Ramírez

Carta para Sophia

Hola, gracias por tantos consejos!!! Estamos en casa, como lo pidieron, con mi esposo, mi hermana, mi mamá de 84 años. Estamos ayudándonos, unos a otros, mi hermana espera una placa de titaniun, una operación muy grande!!! Pero confiando en Dios, mi esposo con una enfermedad de riesgo, pero tranquilos, desayunamos, limpiamos jugamos a las cartas, al diez mil, almorzamos, dormimos una siesta o descansamos, leemos, cocino algo rico para la merienda, miramos tele, de vez en cuando se asoman mis nietos que viven en la casa de atrás, pero no se quedan, solo se asoman por la puerta balcón y rápido se van. Arreglo el jardín, estamos un rato con nuestras mascotas, llega la hora de la cena y un rato más de juegos y a dormir. A ustedes Gracias Por Todo!!! Un beso abrazo. 

Ana Oliván

En casa

Hola. En casa vivimos este encierro por el bien de todos como una oportunidad.
Teletrabajo, dinámicas con menos presión, tomando consciencia de lo que pasa afuera, pero muy importante, de lo que sentimos y vivimos nosotros.
Mi marido disfruta de la cocina y sus lecturas y viejas series después del teletrabajo. No tiene que salir a hacer mil cosas cada tarde.
Yo me jubilé hace poco en la Universidad. Sigo trabajando en lo que me gusta, ahora desde casa y de forma independiente. Y puedo estudiar y seguir mis talleres online sin tanta premura ni estrés. Luego lecturas, cine, juegos, comunicación con amigos online.
Algo más de redes sociales.
Lo que menos gusta, nuestra hija lejos. Como estudiante del interior en la UBA, no pudo volver antes del aislamiento. Y eso nos da tristeza. Gracias a videollamadas y otras redes nos mantenemos cerca.
Es para nosotros un tiempo más tranquilo, de ocuparse, con consciencia y sin miedo ya estos días, esperanzados, tristes por lo triste que pasa en otros lugares del mundo y en nuestro propio país, más conectados con nosotros mismos y nuestros seres queridos.
Reflexionamos también sobre el comportamiento humano en situaciones como las que estamos viviendo, de como algo tan pequeño como este virus nos puede dejar indefensos, enfermos o muertos. ¡Qué podamos cambiar, que no todo lo importante está en la economía global, que valoremos más a nuestros semejantes y a nosotros mismos!
Y también reímos. Es tan lindo darse espacio y tiempo para reír. Gracias.
Saludos a todos por ahí. Besos.

Isabel Castro




Comentarios ()