Sophia - Despliega el Alma

17 mayo, 2022

Acerca de la libertad


Querida Sophia,

nos preguntabas qué es la libertad. Y hoy cumpliendo 38 años, mientras viajo en el metro hacia la bella ciudad de Valencia, viendo huertas y pueblos, respiro hondo.

Cierro los ojos y reflexiono sobre esa palabra: LIBERTAD. ¿Me siento libre? Hace dos años dejamos Argentina y nos vinimos a vivir a España. Algo que cada vez es más frecuente, la gente se mueve, se anima, se lanza a querer cambiar su realidad.

Cuando tomamos esa decisión no me sentía libre en absoluto.

El temor a fallar, a estar metiendo la pata, nubla un poco el brillo que tiene la tremenda decisión de mandar todos los mandatos a la miércoles y animarse a intentarlo.

Porque eso hicimos, con la mitad de la familia apoyando y la otra mitad resistiéndose, nos vinimos igual.

Dejamos familia, amigos, casa, trabajos y la «estabilidad» que esas cosas traen, para venirnos acá. Con cero cosas y cero estabilidad a empezar, claro, de cero.

Hace dos días firmarnos una hipoteca para poder tener nuestro hogar. Gracias a la ayuda de esa mitad de la familia que siempre está, a miles de kilómetros, compartiendo el día a día con nosotros y planeando el próximo viaje para venir a vernos.

Ellos que, luchándola, se aseguraron de que no me faltara nada para que tuviera oportunidades y pueda elegir, ellos que recibieron la noticia de emigrar con ese corazón generoso y abrazaron nuestra decisión.

Y al leerme te preguntarás que tienen ellos que ver con esto de la libertad. Simple: tienen todo que ver.

Ellos me criaron con libertad para tomar decisiones y la respetaron cuando llegó la hora de tomarlas.

Para mí libertad es vivir sin pendientes, sin deudas de tener que ser, hacer, tener que cumplir, demostrar o lograr.

Dos veces emigré, dos veces les dolió pero igual me apoyaron.

Por eso creo que la libertad se hereda (o no) en la crianza, a veces se busca, se conquista, se pierde y se vuelve a buscar.

Pensar con libertad es un ejercicio cotidiano, es resistir el bombardeo constante que pretende homogeneizar la vida, el pensamiento, las relaciones, la belleza, el éxito…

Es ante todo una lucha interna, para no caer en las categorías que se supone debemos ocupar.

Y si entendemos que la vida es hoy, que tenemos tantas cosas por las que estar agradecidos, y que si nos equivocamos es porque lo intentamos, entonces la libertad se hace tangible en hechos, en decisiones y sus consecuencias.

Si aprovechamos un viaje en metro para reflexionar sobre el sentido de la libertad y de repente nos damos cuenta del privilegio que tenemos al haber crecido como lo hicimos y por tanto haber podido tomar las decisiones que tomamos, entonces no se puede más que agradecer por todas las veces que acertamos y las muchas más que nos equivocamos. Porque los aciertos y errores han sido nuestros y más allá del resultado, ha sido posible gracias a que tuvimos la libertad para elegir.

Queridas amigas de Sophia, siempre me hacen reflexionar, me mueven a mirarme y preguntarme.

En este estado de adecuación a un nuevo país, cultura, forma de vida, rutinas, salir a este mercado laboral, mudanza, búsqueda de estabilidad y todo multiplicado por el factor «hijos», pensarnos es fundamental para no perdernos, así que gracias.

¡Seguimos conectadas!

Made

@conalmadeperegrina




Comentarios ()