Sophia - Despliega el Alma

Sabiduría

21 enero, 2022

Canto del camino abierto

Simple, profundo, perfecto. En este poema que integra la obra Hojas de hierba, Walt Whitman ofrece una mirada cabal de la vida, a través de una invitación ineludible: andar el universo como almas viajeras. ¿Listos para comenzar la travesía?


Por Walt Whitman

1
A pie y alegre salgo al camino abierto,
Sano, libre, el mundo delante de mí,
El largo camino marrón ante mí que conduce adonde yo elija.

De ahora en adelante no pido buena fortuna, yo mismo soy buena fortuna,
De ahora en adelante no lloriqueo más, no pospongo más, no necesito nada,
Hecho con quejas interiores, bibliotecas, críticas quejumbrosas,
Fuerte y contento viajo por el camino abierto.

La tierra, que es suficiente,
No quiero las constelaciones más cerca,
Sé que están muy bien donde están,
Sé que bastan para los que les pertenecen.

(Todavía aquí llevo mis viejas y deliciosas cargas,
Los llevo, hombres y mujeres, los llevo conmigo dondequiera que voy,
Te juro que me es imposible deshacerme de ellos,
Estoy lleno de ellos, y los llenaré a cambio).

WALT WHITMAN (1819-1892). En marzo se cumplirán 130 años de su muerte, pero su legado está más vigente que nunca. En este trabajo publicado por primera vez en 1856, como parte de su aclamada obra Hojas de hierba, el poeta estadounidense nos regala –de la mano de la hondura de sus palabras– un canto que debe ser el de todos: un llamado a celebrar la vida echando a andar ese camino que se abre cada día ante nosotros. La alegría, la libertad y también la responsabilidad de ser uno con los otros y con la naturaleza, son parte de este poema de largo aliento que ofrece una mirada conmovedora sobre el alma humana.

2
Tu camino entro y miro alrededor, creo que no eres todo lo que hay aquí,
Creo que mucho de lo que no se ve también está aquí.

Aquí la lección profunda de la recepción, ni de la preferencia ni de la negación,
El negro con su cabeza lanuda, el criminal, el enfermo, el analfabeto, no son negados;
El nacimiento, la prisa tras el médico, el vagabundo del mendigo, el tambaleo del borracho, la fiesta de risa de los mecánicos,
El joven escapado, el carruaje del rico, el petimetre, la pareja que se fuga,

El primer hombre del mercado, el coche fúnebre, el traslado de muebles a la ciudad, el regreso de la ciudad,
Ellos pasan, yo también paso, cualquier cosa pasa, ninguna puede ser intervenida,
Nadie más que sea aceptado, nadie más que será querido para mí.

3
¡Tú, aire que me sirve de aliento para hablar!
¡Objetos que llaman desde la difusión mis significados y les dan forma!
¡Tú, luz que me envuelves a mí y a todas las cosas en delicadas lluvias ecuánimes!
¡Caminos desgastados en los huecos irregulares de los bordes de los caminos!
Creo que estás latente con existencias invisibles, eres tan querido para mí.

¡Ustedes, paseos por banderas de las ciudades! ¡Fuertes bordillos en los bordes!
¡Transbordadores! ¡Tablas y postes de los muelles! ¡Vosotros lados revestidos de madera! ¡Ustedes naves lejanas!

¡Hileras de casas! ¡Vosotros, fachadas perforadas por ventanas! ¡Ustedes, techos!
¡Ustedes, porches y entradas! ¡Ustedes cofias y guardias de hierro!
¡Ventanas cuyos caparazones transparentes podrían exponer tanto!
¡Puertas y escalones que suben! ¡Tu arcos!
¡Piedras grises de pavimentos interminables! ¡Pisaste cruces!
De todo lo que les ha tocado, creo que se los impartieron a ustedes mismos, y ahora me lo impartirían a mí, en secreto.
De los vivos y los muertos has poblado tus superficies impasibles, y sus espíritus serían evidentes y amistosos conmigo.

4
La tierra expandiéndose a mano derecha y mano izquierda,
La imagen viva, cada parte en su mejor luz,
La música cayendo donde se quiere y deteniéndose donde no se quiere,
La voz alegre de la vía pública, el alegre sentimiento fresco de la vía.

Oh camino que viajo, ¿dices no me dejes?
¿Dices no te aventures, si me dejas estás perdido?
¿Dices que ya estoy preparado, estoy bien golpeado y no negado, adhiérete a mí?

Oh camino público, te digo que no tengo miedo de dejarte, pero te amo,
Tú me expresas mejor de lo que yo puedo expresarme,
Serás para mí más que mi poema.

Creo que todas las hazañas heroicas fueron concebidas al aire libre, y todos los poemas también,
Creo que podría detenerme aquí y hacer milagros,
Creo que todo lo que me encuentre en el camino me gustará, y a quien me mire le gustaré,
Creo que quienquiera que vea debe estar feliz.

5
A partir de esta hora me ordeno libre de límites y líneas imaginarias,
Yendo donde yo quiero, mi propio maestro total y absoluto,
Escuchando a los demás, considerando bien lo que dicen,
Detenerse, buscar, recibir, contemplar,
Suavemente, pero con voluntad innegable, despojándome de las ataduras que me sujetarían.
Inhalo grandes bocanadas de espacio,
El este y el oeste son míos, y el norte y el sur son míos.

Soy más grande, mejor de lo que pensaba,
No sabía que tenía tanta bondad.

Todo me parece hermoso,
Puedo repetirles a hombres y mujeres que me han hecho tanto bien que yo haría lo mismo con ustedes,
Voy a reclutar para mí y para ti sobre la marcha,
Me esparciré entre hombres y mujeres a mi paso,
Arrojaré entre ellos una nueva alegría y aspereza,
El que me niegue, no me molestará,
Quien me acepte será bendito y me bendecirá.

6
Ahora bien, si aparecieran mil hombres perfectos, no me asombraría,
Ahora bien, si aparecieran mil hermosas formas de mujeres, no me asombraría.

Ahora veo el secreto de la formación de las mejores personas,
Es crecer al aire libre y comer y dormir con la tierra.

Aquí tiene cabida una gran obra personal,
(Tal acto se apodera de los corazones de toda la raza de los hombres,
Su efusión de fuerza y ​​voluntad supera la ley y se burla de toda autoridad y de todo argumento en su contra).

Aquí está la prueba de la sabiduría,
La sabiduría no se prueba finalmente en las escuelas,
La sabiduría no puede pasar de quien la tiene a otro que no la tiene,
La sabiduría es del alma, no es susceptible de prueba, es su propia prueba,
Se aplica a todas las etapas y objetos y cualidades y es contenido,
Es la certeza de la realidad e inmortalidad de las cosas, y la excelencia de las cosas;
Algo hay en el flotar de la vista de las cosas que lo provoca fuera del alma.

Ahora reviso filosofías y religiones,
Pueden dar buenos resultados en las salas de conferencias, pero no en absoluto bajo las nubes espaciosas y a lo largo del paisaje y las corrientes que fluyen.

Aquí está la realización,
Aquí está un hombre contado: aquí se da cuenta de lo que tiene en él,
El pasado, el futuro, la majestad, el amor: si están vacíos para ti, tú estás vacío para ellos.

Sólo el núcleo de cada objeto nutre;
¿Dónde está el que arranca las cáscaras para ti y para mí?
¿Dónde está el que deshace estratagemas y sobres para ti y para mí?

Aquí hay adhesividad, no está hecha previamente, es a propósito;
¿Sabes lo que es cuando pasas a ser amado por extraños?
¿Conoces la comidilla de esos globos oculares giratorios?

7
Aquí está el efluvio del alma,
El eflujo del alma proviene del interior a través de puertas empotradas, siempre provocando preguntas,
Estos anhelos ¿por qué son? estos pensamientos en la oscuridad ¿por qué son?
¿Por qué hay hombres y mujeres que, mientras están cerca de mí, la luz del sol dilata mi sangre?
¿Por qué, cuando me dejan, mis banderines de alegría se hunden y se vuelven lánguidos?
¿Por qué hay árboles bajo los cuales nunca camino pero grandes y melodiosos pensamientos descienden sobre mí?
(Creo que cuelgan allí invierno y verano en esos árboles y siempre dejan caer fruta cuando paso).
¿Qué es lo que intercambio tan de repente con extraños?
¿Qué pasa con un conductor mientras viajo en el asiento a su lado?
¿Qué pasa con un pescador tirando de su red por la orilla mientras paso y me detengo?
¿Qué me da ser libre para la buena voluntad de una mujer y de un hombre? ¿Qué les da ser libres a los míos?

8
El efluvio del alma es felicidad, aquí hay felicidad,
Creo que impregna el aire libre, esperando en todo momento,
Ahora fluye hacia nosotros, estamos debidamente cargados.

Aquí surge el carácter fluido y apegado,
El carácter fluido y atrayente es la frescura y la dulzura del hombre y la mujer,
(Las hierbas de la mañana no brotan cada día más frescas y dulces de sus propias raíces, de lo que brota fresca y dulce continuamente de sí misma).

Hacia el carácter fluido y afectivo exuda el sudor del amor de jóvenes y mayores,
De ella cae destilado el encanto que se burla de la belleza y los logros,
Hacia él se eleva el estremecedor anhelo del contacto.

9
¡Vamos! (1) ¡Quienquiera que seas ven a viajar conmigo!
Viajando conmigo encuentras lo que nunca cansa.

La tierra nunca se cansa,
La tierra es ruda, silenciosa, incomprensible al principio, la Naturaleza es ruda e incomprensible al principio,
No te desanimes, sigue adelante, hay cosas divinas bien envueltas,
Te juro que hay cosas divinas más hermosas de lo que las palabras pueden decir.

¡Vamos! no debemos detenernos aquí,
Por dulces que sean estas provisiones guardadas, por conveniente que sea esta morada, no podemos quedarnos aquí,
Por muy protegido que esté este puerto y por muy tranquilas que sean estas aguas, no debemos anclar aquí,
Sin embargo, bienvenida la hospitalidad que nos rodea, se nos permite recibirla por poco tiempo.

10
¡Vamos! Los incentivos serán mayores,
Navegaremos mares salvajes y sin caminos,
Iremos donde soplan los vientos, las olas se precipitan y el clíper Yankee navega a toda vela.

¡Vamos! Con el poder, la libertad, la tierra, los elementos,
Salud, desafío, alegría, autoestima, curiosidad;
¡Vamos! ¡Lejos de todas las fórmulas (2)!
De sus fórmulas, oh sacerdotes materialistas y de ojos de murciélago.

El cadáver rancio bloquea el paso, el entierro no espera más.

¡Vamos! ¡Sin embargo, ten cuidado!
El que viaja conmigo necesita la mejor sangre, músculos, resistencia,
Ninguno puede venir al juicio hasta que él o ella traiga valor y salud,
No vengas aquí si ya has gastado lo mejor de ti,
Sólo pueden venir aquellos que vienen en cuerpos dulces y decididos,
No se permite aquí a ningún enfermo, bebedor de ron o vicio venéreo.

(Yo y lo mío no convencen con argumentos, símiles, rimas,
Convencemos con nuestra presencia.)

11
¡Escucha! Voy a ser honesto contigo,
No ofrezco los viejos y suaves premios, sino nuevos y toscos premios,
Estos son los días que te deben pasar:
No amontonarás lo que se llama riquezas,
Esparcirás con mano generosa todo lo que ganes o logres,
Apenas llegas a la ciudad a la que estabas destinado, apenas te acomodas hasta quedar satisfecho antes de que te llame una llamada irresistible para partir,
Serás obsequiado con las sonrisas irónicas y las burlas de los que quedan detrás de ti,
A las llamadas de amor que recibes sólo las responderás con apasionados besos de despedida,
No permitirás que te agarren aquellos que extienden sus manos extendidas hacia ti.

12
¡Vamos! ¡Después de los grandes Compañeros, pertenecer a ellos!
Ellos también están en el camino, son los hombres rápidos y majestuosos, son las mujeres más grandes,
Disfrutadores de la calma de los mares y de las tormentas de los mares,
Marineros de muchos barcos, caminantes de muchas millas de tierra,
Habitués (3) de muchos países lejanos, habitués de viviendas lejanas,
Confiadores de hombres y mujeres, observadores de las ciudades, trabajadores solitarios,
Pausados contempladores de mechones, flores, caracoles de la orilla,
Bailarines en bailes nupciales, besadores de novias, tiernos ayudantes de niños, portadores de niños,
Soldados de revueltas, luchadores junto a tumbas abiertas, bajadores de ataúdes,
Viajeros a lo largo de estaciones consecutivas, a lo largo de los años, los años curiosos, cada uno emergiendo del que lo precedió,
Viajeros como con compañeros, a saber, sus propias diversas fases,
Avanzadores de los días de bebé latentes e incomprensibles,
Viajeros alegremente con su propia juventud, viajeros con su virilidad barbuda y bien formada,
Viajeros con su femineidad, amplios, insuperables, contentos,
Viajeros con su propia vejez sublime de masculinidad o feminidad,
La vejez, tranquila, dilatada, amplia con la altiva amplitud del universo,
La vejez, fluyendo libre con la deliciosa libertad cercana de la muerte.

13
¡Vamos! A lo que no tiene fin como no tenía principio,
Sufrir mucho, vagabundeos de días, descansos de noches,
Para fusionar todo en el viaje que tienden, y los días y las noches que tienden,
De nuevo para fusionarlos en el inicio de viajes superiores,
Para ver nada en ninguna parte excepto lo que puedes alcanzar y pasar,
No concebir ningún tiempo, por distante que sea, sino el que puedas alcanzarlo y pasarlo,
Mirar hacia arriba o hacia abajo no hay camino que se extienda y te espere, por mucho tiempo que se extienda y te espere,
Para ver ningún ser, ni de Dios ni de nadie, sino que también vas allí,
Para ver ninguna posesión que no puedas poseerla, disfrutando de todo sin trabajo o compra, abstrayendo la fiesta pero sin abstraer una partícula de ella,
Para tomar lo mejor de la granja del granjero y la elegante villa del hombre rico, y las bendiciones castas de la pareja bien casada, y los frutos de los huertos y las flores de los jardines,
Para aprovecharte de las ciudades compactas a tu paso,
Para llevar edificios y calles contigo después, dondequiera que vayas,
Para sacar las mentes de los hombres de sus cerebros cuando los encuentres, para sacar el amor de sus corazones,
Para llevar a tus amantes en el camino contigo, por todo lo que les dejaste atrás,
Conocer el universo mismo como un camino, tantos caminos, como caminos para las almas viajeras.

Todas las partes apartadas para el progreso de las almas,
Toda religión, todas las cosas sólidas, las artes, los gobiernos, todo lo que era o es aparente sobre este globo o cualquier globo, cae en nichos y rincones ante la procesión de las almas a lo largo de los grandes caminos del universo.

Del progreso de las almas de hombres y mujeres a lo largo de los grandes caminos del universo, todo otro progreso es el emblema y el sustento necesarios.

Siempre vivo, siempre adelante,
Majestuoso, solemne, triste, retraído, desconcertado, loco, turbulento, débil, insatisfecho,
Desesperado, orgulloso, cariñoso, enfermo, aceptado por los hombres, rechazado por los hombres,
¡Ellos van! ¡ellos van! Sé que van, pero no sé adónde van,
Pero sé que van hacia lo mejor, hacia algo grandioso.

Quienquiera que seas, ¡ven adelante! ¡seas hombre o mujer, adelante!
No debes quedarte durmiendo y holgazaneando en la casa, aunque tú la hayas construido, o aunque haya sido construida para ti.

¡Fuera del encierro oscuro! ¡Fuera de detrás de la pantalla!
Es inútil protestar, lo sé todo y lo expongo.

He aquí a través de ti tan malo como el resto,
A través de la risa, el baile, la comida, la cena de la gente,
dentro de vestidos y adornos, dentro de esos rostros lavados y recortados,
He aquí un odio y una desesperación secretos y silenciosos.

Ningún esposo, ninguna esposa, ningún amigo en quien confiar para escuchar la confesión,
Otro yo, un duplicado de cada uno, acechando y escondiéndose va,
Sin forma y sin palabras por las calles de las ciudades, cortés y suave en los salones,
En los vagones de los ferrocarriles, en los barcos de vapor, en la asamblea pública,
Hogar a las casas de hombres y mujeres, en la mesa, en el dormitorio, en todas partes,
Elegantemente ataviado, semblante sonriente, forma erguida, muerte bajo los esternones, infierno bajo los huesos del cráneo,
Bajo el paño fino y los guantes, bajo las cintas y las flores artificiales,
Manteniéndose justo con las costumbres, sin hablar una sílaba de sí mismo,
Hablando de cualquier otra cosa pero nunca de sí mismo.

14
¡Vamos, a través de luchas y guerras!
El gol que se nombró no puede ser anulado.

¿Han tenido éxito en las luchas pasadas?
¿Qué ha tenido éxito? ¿Tú mismo? ¿Tu nación? ¿Naturaleza?
Ahora entiéndeme bien: está previsto en la esencia de las cosas que de cualquier fruición del éxito, no importa qué, saldrá algo para hacer necesaria una lucha mayor.

Mi llamado es el llamado de la batalla, alimento la rebeldía activa,
El que vaya conmigo debe ir bien armado,
El que va conmigo va a menudo con dieta escasa, pobreza, enemigos enojados, deserciones.

15
¡Vamos, el camino está delante de nosotros!
Es seguro, lo he probado, mis propios pies lo han probado bien, ¡no te detengas!

¡Que el papel permanezca sobre el escritorio sin escribir y el libro sobre el estante sin abrir!
¡Que las herramientas permanezcan en el taller! ¡Que el dinero no sea ganado!
¡Que la escuela se detenga! ¡Y que no importe el grito del maestro!
¡Que el predicador predique en su púlpito! Que el abogado litigue en la corte y el juez dicte la ley.

¡Camarada, te doy la mano!
Te doy mi amor más precioso que el dinero,
Te doy mi ser antes que un sermón o la ley;
¿Me darás tu ser? ¿Vendrás a viajar conmigo?
¿Nos pegaremos uno al otro mientras vivamos?

_________________________________

(1) En francés en el original: ¡Allons!

(2) En francés en el original: formules.

(3) En francés en el original.

ETIQUETAS arte cultura espiritualidad literatura naturaleza

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

No está conectado a MailChimp. Deberá introducir una clave válida de la API de MailChimp.

Comentarios ()

Más de Sabiduría

Sophia, la presencia fundamental para el cambio de...

En el último de los cuatro envíos temáticos, la autora y traductora austríaca Susanne Schaup comparte su mirada acerca de lo femenino divino en el mundo actual. Además de igualdad, ¿qué más necesita la humanidad para alcanzar una revolución capaz de prevenir el colapso de nuestra civilización?

Sophia en la historia: lo divino femenino nunca ha...

En la prehistoria, la divinidad femenina era una realidad indiscutida. Todo cambió con el advenimiento de las religiones monoteístas, que la silenciaron, pero no alcanzaron a opacarla por completo. En un nuevo envío de su serie de columnas sobre el tema, la autora austríaca Susanne Schaup repasa su devenir con el paso de los siglos.

El redescubrimiento de la Diosa Madre 

Antiguas culturas supieron venerar una deidad con características femeninas, fuente de toda vida y fuerza de la Naturaleza. En un nuevo envío de su serie de columnas sobre Sophia, el aspecto femenino de lo divino, la escritora austríaca Susanne Schaup la describe y recupera su vital importancia en el presente.