Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Sociedad

24 julio, 2018

Voces unidas contra el aborto, segunda parte

A días de que se debata en el Senado la lagalización del aborto, que ya cuenta con media sanción de Diputados, muchos argentinos quieren hacer oír su voz y ser parte, de ese modo, del debate. Compartimos las cartas que nos hicieron llegar a la redacción de Sophia para expresar su punto de vista.


(N. de la R.: Las cartas no fueron cortadas para respetar la voz de quienes las firman).

A los legisladores 

Les escribo esta carta expresándoles que la ley de despenalización del aborto no me representa en absoluto. Como persona, les digo que entiendo las posturas de todos los que sí están a favor. Voy a la Universidad de Buenos Aires, a la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, así que sé de qué estoy hablando y de las cosas que se defienden con esta ley. Yo estoy a favor de que protejan a todas y a cada una de las mujeres de este país. Estoy a favor de cortar con tantos estereotipos sociales. Estoy a favor de la educación sexual para decidir, estoy a favor de los anticonceptivos para no abortar, pero jamás podría estar de acuerdo con abortar. En el aborto siempre hay una vida que muere. A veces hay dos, y es una desgracia mayor, pero SIEMPRE hay una, que es la del niño por nacer.
Señores legisladores, sean conscientes que al aprobar esta ley, aprueban la matanza a los niños no nacidos, no aprueban la protección de la mujer. El aborto, a pesar de que sea “seguro”, es una intervención que jamás lo será, aunque sea en la mejor clínica del país. La mujer que fue violada y aborta, se sacó un bebé de la panza, pero eso no resolvió que exista un violador, ni soluciona que ella no tener plata para comer o le falte educación y, lo peor lo de todo, es que la convierte en una mama que mató a su hijo.
Señores legisladores no piensen que soy cerrado, que soy arcaico o que soy conservador. Soy HUMANO y me preocupo por todos los demás humanos. Muchísimas gracias y espero que sepan escuchar.

Tomás Massun

………………………………………………………………………………………………………………………….

El coraje de dejar vivir

Perder un hijo es un dolor muy grande y ya sea que la experiencia resulte involuntaria o no, se está ante la presencia de un duelo. Cuando es intencional, se produce el síndrome post aborto, agravando el estado psicológico de la mujer.
No hay argumento que pueda sostener coherentemente su despenalización (qué decir cuando puede  evitarse un embarazo no deseado con una simple prevención).
Es un homicidio y el derecho lo cataloga como agravado por el vínculo. Soy una partidaria de la libertad. Uno con su libertad puede hacer lo que quiera, pero no se le puede imponer a los demás que acepten su fantasía, o que sean partícipes de sus pretensiones ficcionarias. Que mis derechos terminan donde empiezan los del otro quiere decir que una persona puede hacer lo que quiera, pero si por ejercitar sus derechos causa un menoscabo en los derechos de terceros, tiene que evitarlo porque es un abuso e invasión a la esfera jurídica de otro.
Por lo tanto, la mujer no decide sobre su propio cuerpo, sino sobre el cuerpo de un tercero. Aun en los casos de violación no presenta ninguna solución, porque la persona violada tiene un problema con la violación, ¡NO CON EL EMBARAZO! De hecho, el aborto agrava el cuadro de la mujer. ¡Sancionemos ejemplarmente al depravado, pero no matemos al chico!
Se necesita coraje para terminar con una vida, pero se necesita mucho más coraje para dejarla vivir.
No se trata de un puñado de células. Se están asesinando hijos.
No se están abortando solamente hijos sino presidentes, poetas, escritores, lideres…
Amemos la vida.
No subestimemos lo pequeño. Al fin de cuentas, todo lo grande de Dios y la salvación del mundo, vino encapsulada en un niño.

Glenda Boyajian

………………………………………………………………………………………………………………………….

Síndrome de Down y aborto

Tengo 21 años. Tengo un hermano de 27 con síndrome Down. Me impresiona escuchar, cuando hablo con personas mas grandes, lo que se hacía en la sociedad con los chicos con síndrome de Down hace 70 años. Se los escondía. No se los mostraba. Daban vergüenza.
Sin embargo, hoy hemos mejorado mucho. Superamos todo tipo de prejuicio existente y ya no los escondemos. Están integrados en la sociedad. Tienen trabajo, ingresos, van al gimnasio, se forman, juegan en equipos de clubes locales, etc. Podemos decir que se los ha aceptado en la sociedad de una manera muy buena.
Ahora esta aceptación cambia a la hora de tratar con personas por nacer. Las estadísticas dicen que a partir de tener la chance de eliminar al niño por nacer con síndrome Down, se los elimina en mas del 90% de los casos. Eliminación sistemática de ellos.
¿No podemos encontrar una solución para los embarazos no deseados? Una que no involucre la eliminación de personas con capacidades diferentes. Una que no involucre la eliminación de personas, así, a secas…

José Tricotti

………………………………………………………………………………………………………………………….

La no lógica del aborto

Entre tanto debate violento, que ha dividido más a la sociedad, uno se pregunta y trata de escuchar los argumentos en torno a esta problemática que afecta y cuestiona muchísimos de los valores que son inherentes a los seres humanos. No he encontrado ninguna razón suficiente para que descartar una vida humana indefensa se convierta en un derecho. Hay muchos argumentos, mentiras y falacias que incluso hasta van en contra del sentido común. 

Lo único que me hace oscilar, recordando que en el aborto se elimina una vida humana, es ver si realmente mueren miles de mujeres en esta práctica (recordemos que también mueren personas por robar, por narcotraficar, etc. esto es fundamental pensarlo, porque parece que últimamente a todos se les olvida que la mujer que aborta está yendo a deshacerse de la vida humana en su vientre y, sino fuera a abortar su vida no correría el mismo riesgo). 

Cifras del ministerio de salud nos indican que en 2016 han muerto 31 mujeres por aborto provocado (47 en total, 16 fueron por aborto espontáneo). ¡31! Se nos mueren 500 por desnutrición, miles por cáncer. No es que la vida de las 31 mujeres que abortaron no valga, al contrario, el valor de la vida es el principal y el primer derecho (de toda vida humana, no solo de la mujer que aborta), pero estas cifras realmente me hacen cuestionar la verdad sobre si es o no una emergencia. No soy experta en salud, pero creo que con prevención, contención, insumos básicos de salud y cerrando abortorios clandestinos esas 31 muertes bajarían drásticamente, sin necesidad de eliminar la vida de otro ser humano.

Belen Franco

………………………………………………………………………………………………………………………….

Señor Senador

Me dirijo a usted para manifestarle, como la mayoría de mis conciudadanos, mi voluntad EN CONTRA DEL ABORTO. Entiendo y estoy segura que la vida comienza en la gestación y considero, inamoviblemente, que esta ley es el ASESINATO del SER más vulnerable que existe y que es el embrión humano.
También quiero hacerlo responsable, consecuentemente con la decisión que tome a la hora de votar, por la vida de las madres que abortarán si esta ley triunfa. Ellas NUNCA volverán a sentir paz después de realizarse un aborto fomentado por una política ideológica impuesta y que se vale de un poder económico para prevalecer en nuestra querida Argentina.
Los argentinos sentimos, con la media sanción de diputados, que ganó una minoría con PODER. Esta NO nos representa y desvirtúa así a nuestra querida democracia.
Los estamos mirando más que nunca, fuerza, no se manche las manos ni el alma y más allá de sus creencias, al final de su vida, tendrá que responder por esta oportunidad que tiene de jugarse a salvar VIDA.
Me despido rogando a Dios que Usted dé la posibilidad de vivir a los inocentes.

Silvana Floridia

………………………………………………………………………………………………………………………….

El aborto no es la solución

Matar un bebé no es la solución.  Al país y a este gobierno le faltan muchas cosas que mejorar y más en salud pública. El aborto no es seguro (seguro un ser humano muere), no es legal (la ley prohíbe matar) y no es gratuito (en los hospitales públicos no hay ni algodón, no hay presupuesto, ¿con qué se va a pagar?).

Busquemos entre todos otra solución. 

Ma. Virginia Mastrangelo 

………………………………………………………………………………………………………………………….

¿Quién está pensando en la vida?

“Que sea seguro, libre y gratuito” dicen algunos. Seguro no pensaron que alguien muere. Seguro no pensaron que alguno no está eligiendo libremente. Seguro no pensaron que ambas vidas lo pagan muy caro. Estamos hablando de la vida de un ser humano ¿Acaso por no haber nacido tiene menos derechos de los que nosotros tenemos? Es innegable que desde el momento de la concepción hay una nueva vida, es pura biología, nada tiene que ver la metafísica. Ya la información genética es otra. ¿Cómo podemos negar la existencia de una vida? En Marte, una célula procariota es vida, pero nosotros negamos la de un ser cuyo corazón late. Se considera la célula como unidad mínima de vida existente, entonces, cuando se habla de “una bolsa de células” ya, aunque no sea intencionado, se habla de una vida.
Hay casos de abuso, en los cuales existe una leyen el artículo 86 del código penal. La solución no va por el lado de matar al que no tiene la culpa, sino por mejorar la educación sexual junto con una mejora al sistema de adopción, una mejor disposición de los métodos anticonceptivos y la habilitación de más lugares en los que se brinde apoyo para las mujeres que cursan embarazos no deseados.
Vemos a países desarrollados que han legalizado el aborto en los cuales, años después, el porcentaje de mujeres sufriendo depresión aumentó junto con la taza de suicidios. Ni hablar de cómo su pirámide poblacional decayó tanto que se pide a gritos a las mujeres tener hijos.
No puedo quedarme callada ante semejante situación. Creo que yo debo ser la voz de aquellos que no la tienen.
Yo quiero una Argentina humana en la que el primer derecho natural que tiene el ser humano sea respetado. Salvemos a las dos vidas, no hay que elegir solo una.

Martina María Orsillo

………………………………………………………………………………………………………………………….

Nacer, un símbolo de oportunidad

No soy madre aún, pero tengo seis hermanos más chicos. Ninguno de nosotros estaría acá si mis padres hubiesen decidido no darnos una OPORTUNIDAD. Algunos planeados, otros quizás no, pero todos muy queridos y valorados. Yo no estoy a favor de la despenalización del aborto, porque veo las vidas como una oportunidad de ser parte de otras vidas. Se trata de crecer en el seno de una familia, de crecer juntos, de aprender (también de enseñar), de perdurar y de tener un sentimiento de pertenencia. Sé que el día de mañana alguien me va a recordar porque, principalmente para mis padres, fui importante y me dieron la oportunidad más linda del mundo: gracias a ellos hoy soy hija, hermana, nieta, prima, sobrina, amiga, esposa y en un futuro yo voy a poder ser quien le permita a alguien tener esa misma “gran oportunidad”. Mi paso por esta vida va a ser recordado por todos aquellos con quienes la compartí.
Nacer es sinónimo de oportunidad y eso es algo que nadie tiene derecho a quitar.

Constanza Pombo

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()