Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Deco

4 septiembre, 2017 | Por

Tu casa, tus reglas, tu alma

¿De qué manera se construye un hogar? La periodista británica Claire Bingham muestra en su libro A beautiful mess, celebrating the new eclecticism que, a la hora de decorar, la consigna es romper las reglas impuestas que llegan desde afuera para seguir una única tendencia: la libertad.


Crédito: A Beautiful Mess (teNeues, 2017) . Foto: Chris Tubbs Photography.

¿Te pusiste a pensar, alguna vez, por qué tenés los muebles que tenés? ¿Por qué dejás pasar un objeto al interior de tu hábitat cotidiano y no a otro, aunque se le parezca? ¿Qué hace de tu casa “tu casa”? ¿Qué la distingue de otras? ¿Cuál es su singularidad? ¿Te preguntaste alguna vez dónde está su esencia? La respuesta podría ser en vos, y en todo tu bagaje interior. Algo de eso propone la periodista británica Claire Bingham en uno de sus libros recientes, A beautiful mess, celebrating the new eclecticism (teNeues, 2017), que en español podría traducirse como Un bello desorden. Celebrando un nuevo eclecticismo.  “Mi trabajo es una ventana hacia vidas eclécticas, con carácter, llenas de viajes. Las casas que reporteo y en las que me detengo son lugares vitales, que no fueron copiadas de un identikit. Sus interiores responden al ‘Seguí tu propio camino’, y se vuelven hogar con la participación, no con la  perfección”, escribe allí.

Crédito: A Beautiful Mess (teNeues, 2017). Foto: Ganni Basso / Vega MG

Autora de artículos de arquitectura, interiorismo y estilo, y ex editora de publicaciones como la edición británica de Elle Decoración, Claire Bingham es una “reportera de casas”: visita lofts, chalets o departamentos, y reseña lo que capta de ellos: si hay muebles de diseñadores de renombre o colecciones de algún tipo, cuáles fueron las refacciones más inteligentes o las decisiones estéticas más radicales. Pero sobre todo, busca encontrar cómo la vida de sus habitantes, sus recorridos personales y familiares, sus anhelos y sus intereses, se reflejan y a la vez nutren esos espacios.

A Beautiful Mess (teNeues, 2017). Fotos: Jenny Brandt Grönberg / JennyoJens(.com)

“¿Cómo describo mi estilo? ‘Desaliñado’ creo que es una palabra apropiada. Un desaliño ordenado, en donde cada cosa tiene su lugar. No luce desordenado, luce la vida que está ocurriendo aquí”, dice Ashley Tell, una de las dueñas reporteadas por Bingham, que habita en una vieja fábrica en un suburbio de Melbourne, Australia. Otros de los protagonistas del libro que abrieron las puertas de su hogar a la periodista definen sus viviendas como hábitats atravesados por “un desorden artístico”, “una elegancia relajada” o “una serie de ideas de cómo romper las reglas”.

Crédito: A Beautiful Mess (teNeues, 2017). Jenny Brandt Grönberg / JennyoJens(.com).

Con textos en inglés y en alemán y gran despliegue fotógrafico, el libro de Claire Bingham recorre diez casas de grandes ciudades -como Londres o Nueva York-, de ciudades más pequeñas -como la irlandesa Dublin-, o de pueblos rurales o del interior de, por ejemplo, Suecia. Lejos del minimalismo y del despojo, casi todas lucen mucho de algo: muchas plantas , muchos colores, muchos cuadros, muchas mezclas de viejo con nuevo o de vintage con moderno. Lo mismo da, porque en cada caso, expresan el espíritu de sus habitantes: “Las casas más envidiables de todas las que he estado son las que lograron convertirse en una extensión del carácter y los sentimientos de sus dueños”, dice Bingham.

Crédito: A Beautiful Mess (teNeues, 2017). Foto: Chris Tubbs Photography.

Los sitios elegidos por Bingham para este libro son un puñado de viviendas con una personalidad única, donde gobiernan la creatividad y la libertad de expresión, la posibilidad de manifestarse a través de los colores y los objetos, en las que no existen el miedo al ridículo ni los decálogos estéticos; casas en las que, en cuanto a su “vestimenta”, la única regla que no se rompe es la de seguir los mandatos de lo auténtico, y donde el imperio de la razón sucumbe al de la intuición, la exploración y el juego. Siempre, sin condición.

Crédito: A Beautiful Mess (teNeues, 2017). Foto: Ganni Basso / Vega MG.

En una entrevista con Sophia, le pedimos a la autora que nos compartiera alguna de las ideas relacionadas con “el nuevo eclecticisimo” y con el arte de decorar la casa, en general.  Nos respondió por mail, y dijo esto:

–¿Cómo surgió la idea de escribir este libro dedicado al “bello desorden”?

–Siempre me interesaron los espacios creativos, cuanto más eclécticos, cuanto más carácter interior, mejor. Para mí hay una profundidad y una honestidad que no pueden ser replicadas y las casas son un reflejo del estilo de los dueños.

–¿Dónde y cómo surge el “nuevo eclecticismo” que se menciona en el subtítulo de tu libro? 

–El estilo ecléctico es esencialmente un mix. Combina con confianza patrones y colores en una moda intuitiva. No hay reglas. La mezcla de proporciones, épocas y materiales se tienen en cuenta, aunque son usadas de maneras inesperadas.

Crédito: A Beautiful Mess (teNeues, 2017). Foto: Chris Tubbs Photography.

Los dueños dicen:

“Uno de los mayores errores es desestimar el efecto del espacio en el humor. Una casa debería reflejar a la persona que vive en ella, por eso, involucrate y conectá emocionalmente con los ambientes”.

“Tratá de evitar seguir las tendencias. Como en la moda, las tendencias en interiorismo van y vienen. Lo más importante es seleccionar lo que emocionalmente vaya con vos, algo sin lo que puedas vivir, en vez de comprar cosas porque están de moda”.

“Cada mañana riego las plantas. Es casi catártico, un ritual diario; voy planta por planta con mi café en la mano. Algunas necesitan más agua que otras. Para las que necesitan menos atención, elegí las dicksonias, que son fuertes y solo necesitan ser regadas una vez a la semana”.

“Mi lema es que la belleza está en el ojo del que mira. Si algo te parece bello, entonces es lo único que importa”.

“Al momento de decorar, elijo no pensar demasiado. En su lugar, dejo que las cosas ocurran. ‘Lejos de la perfección’ es la perfección para mí”.

–¿Identificás este nuevo eclecticismo con personas que llevan cierto estilo de vida, pertenecen a determinada generación o se identifican con gustos estéticos en particular?

–No lo veo como una cuestión generacional o de lugar. El eclecticismo hace eco en el boho style pero esta estética librepensadora podría ser traducida a un mundo completamente contemporáneo o a uno más viejo, a uno desgreñado o a uno tradicional. No es casualidad que muchos de los espacios más interesantes y eclécticos sean de personas que se dedican al campo de la creatividad. Son expresivos.

¿Identificás algún tipo de ideología, sentimiento o emoción relacionada con este estilo? Por ejemplo, ¿ideas éticas acerca de la reutilización de materiales, mucha seguridad en el estilo propio o cierta nostalgia por épocas pasadas?

–Hay una confianza absoluta en el estilo personal con libertad de expresión que predomina por sobre todo lo demás.

–¿Qué rol juegan las plantas en este nuevo eclecticismo?  

–Cuando se trata de colecciones –plantas, libros, arte, cerámica– para estos dueños de casa, “más es más”. Por ejemplo, cuando visité la casa de Sera Hersham-Loftus, pude ver que su pasión son las plantas victorianas como helechos, hiedras o monsteras; ella las usa en grupos en cada habitación, iluminando las hojas para causar el mejor efecto. Lo mismo con las piezas de arte. También en tamaños XXL con una pieza dominante en un cuarto o dispuestas en masa.

–¿Podés compartir consejos para alguien que busca su propio estilo de decoración?

–Una forma de aproximarse es tratar de no comprar nada nuevo. Si te limitás a comprar solo vintage, entonces tenés que pensar qué objeto amás. Se trata más de una cuestión que viene del corazón que de una cuestión de moda.

Claire Bingham (foto: Ellie Cotton, Dandelion Photography) y la tapa de su libro.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()