Sophia - Despliega el Alma

Psicología

5 abril, 2019

¿Se puede sanar el miedo?

Todos, en mayor o menor medida, lo experimentamos alguna vez. Y frente él nos sentimos frágiles, quedamos paralizamos o nos preguntamos cómo animarnos a vencerlo. ¿Y si hacemos de la experiencia un camino de descubrimiento y sanación?


Sentir miedo no es el problema, sino que señala un problema: la desproporción entre la amenaza a la que nos enfrentamos y los recursos con que contamos para resolverla.

El miedo es una de las emociones menos comprendidas y más descalificadas. Sus consecuencias se manifiestan en varias áreas: corporal, mental energética, cognitiva. En la vida cotidiana puede manifestarse como evitación, restricción; incluso como aislamiento.

«El miedo no es más que un simple deseo, pero al revés».

Amado Nervo

En general, lo definimos como la sensación de angustia, desasosiego y vulnerabilidad que experimentamos ante la percepción de un desafío o amenaza. Una “amenaza” siempre lo es “para” alguien y, que lo sea o no en verdad, dependerá de los recursos interiores de los que dispone la persona ante esa situación determinada.

Algunas preguntas necesarias:

  • ¿Debo avergonzarme, sentir culpa o amigarme con eso que siento?
  • ¿Cómo atenuar mi reacción al miedo?
  • ¿Qué hacer con mi parte temerosa?
  • ¿Por qué no me conviene reprimir ni negar lo que me pasa?
  • ¿Qué lugar ocupa la escucha en este proceso?

Para descubrir lo que tiene para decirnos esta emoción y cómo aprender a transitarla, te proponemos un ejercicio: ¡leer la nota completa haciendo clic acá!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()