Sophia - Despliega el Alma

Sabiduría

3 octubre, 2018

El viaje de tu vida

No importa qué tan arriba estemos: es recién cuando caemos al fondo de nosotros mismos, sorteando obstáculos y desafíos internos y externos, que crecemos realmente.


Llegar alto en la carrera. Tener familia y amigos. Sin embargo, sentir un vacío intenso. Algo que oprime desde la falta… ¿pero qué? Muchas veces es sólo atravesando una situación límite que ese dolor se evidencia y queda expuesto: puede ser la muerte de un ser querido, una separación, un despido. De pronto, frente al espejo, nos sorprendemos haciéndonos la gran pregunta: ¿de qué estamos hechos?

Cuando eso pasa, no queda más remedio que descender hasta lo más profundo para averiguarlo. Y actuar en consecuencia.

“Un héroe es alguien que ha dado su vida por algo más grande que él mismo”

Joseph Campbell

El mitólogo Joseph Campbell describió ese movimiento como “el viaje del héroe”, un camino de autoconquista poblado de esfuerzos y desafíos en la lucha por volvernos conscientes y dueños de nuestros destinos. El concepto fue reflejado por grandes historias del cine y la literatura como un trayecto cuesta arriba, repleto de riesgos, donde sin embargo su protagonista logra siempre encontrar más de una respuesta y regresa, totalmente modificado, al punto de partida.

El desafío de encontrarnos

Pero, ¿qué pasa si no emprendemos el viaje jamás? Tal vez podamos seguir así, como si nada, un tiempo. Hasta que un buen día nos sintamos perdidos, viviendo una vida sin sentido; una existencia desintegrada, donde nos habremos de sentirnos a gusto, ni en sintonía con nuestra esencia.

Entonces, ya no habrá excusas: será momento de atender la llamada.

“Un héroe es alguien que ha dado su vida por algo más grande que él mismo”, decía Campbell, que llegó a esta conclusión tras haber estudiado las mitologías del mundo. Y está claro que no hablaba de héroes de capa y espada, sino de personas de carne y hueso que eligieron decir “sí” a su aventura y abrazaron el difícil camino del crecimiento y la conquista espiritual.

Elige tu propio destino

Antes de comenzar, es importante que sepas que el viaje consta de tres grandes etapas, que tendrán variables en cada caso particular, pero al final siempre se condicen con el mapa trazado por Campbell:

1. LA SALIDA: Abandonar el hogar o el mundo conocido, la zona de confort.

2. LA INICIACIÓN:Responder a la llamada a la aventura, iniciar el viaje, cruzar umbrales, descender hasta lo más oscuro…

3. EL RETORNO: Volver al punto de partida con el premio de haber resurgido, totalmente transformados.

Claro que no es fácil y habrá que vencer las resistencias que impiden cambiar. Aunque algo es cierto: al final, el viaje siempre se impone. ¿No te parece que vale la pena lanzarse hoy mismo?  Buscá tu hoja de ruta haciendo clic acá.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()