Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Inspiración

12 octubre, 2018

El tiempo del medio

Muchas veces en la vida nos encontramos en tránsito hacia un nuevo estado. Y es durante ese trayecto que nos preguntamos cómo haremos para seguir el camino. Instrucciones para llegar a la meta.


En el viaje simbólico, tan interior y profundo, de buscar el verdadero sentido de nuestra existencia, muchas veces nos detenemos a mitad del trayecto para hacernos preguntas.

¿Por qué?

Porque los cambios siempre incomodan, interpelan. Y nos llevan a darnos cuenta de algo que recién entonces comenzamos a percibir con mayor claridad: cuando nos encontramos en tránsito hacia un nuevo lugar cuya meta apenas podemos vislumbrar, la experiencia nos genera un sentimiento de gran inquietud… 

Y muchos miedos.  

“Ni siquiera tendremos que enfrentar la aventura solos, ya que los héroes de todos los tiempos han hecho el camino antes”.

Joseph Campbell

En ocasiones, los tiempos del medio –esos que nos llevan de un punto a otro–son tan deseados y bellos como, por ejemplo, comenzar a andar una relación de pareja, tomar la decisión de dejar un trabajo que no nos apasiona por otro que sí, o encarar la búsqueda de un hijo… Pero también hay tiempos del medio que duelen y derriban el mundo tal como lo conocíamos: la pérdida de un ser querido, el diagnóstico de una enfermedad, la dificultad para lograr el embarazo o una separación se convierten en obstáculos que pueden dejarnos anclados en la infelicidad.

¿Cómo seguir?

Eso depende de cómo elijamos cruzar el puente que nos llevará al otro lado de la orilla y de cuánto pongamos de nosotros en elaborar el dolor, dejando atrás la rabia y la impotencia, emociones que dificultan cualquier avance. Pero, sobre todo, tendrá que ver con el encuentro con otros seres capaces de acompañar el viaje; ya sea porque lo transitaron anteriormente o porque tienen (y quieren prestarnos) las herramientas que necesitamos.

Llegar, pero de otra manera

Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas que ya tienen la forma de nuestro cuerpo y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares”.

Fernando Pessoa

Se sabe que la meta nunca es el final, sino la posibilidad de alcanzar una mejor versión de uno mismo. Luego, habrá que volver a cruzar de orilla para conseguir otra y después otra más. Las razones de cada viaje son variadas y exigen paciencia. Y tiempo, mucho tiempo. Pero el tiempo, por sí solo, no curará las heridas…

La clave, está en desandar el camino recorrido y volver a buscar.

Para curar, se necesita un proceso emocional, activo e intenso, que se prolongará un cierto tiempo, capaz de abrir la puerta a todos los sentimientos que surjan, y que desembocará en nueva alegría y en una vuelta plena al carril de la vida”, en palabras del psicoterapeuta catalán Joan Garriga.

Pasos para comenzar

• Aprovechar la calma que da el tiempo del medio para reconstruir y volver a empezar.

• No buscar atajos. Viajar hondo hasta el interior mismo de las dudas y los miedos.

• Escuchar y recibir de otros las sabias palabras o enseñanzas que estén dispuestos a dar.

• Soltar lo viejo, atravesar el abismo hacia lo nuevo e intentar salir fortalecidos de la experiencia.

Si querés seguir leyendo sobre este tema, accedé a la nota completa desde acá.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()