Sophia - Despliega el Alma

Blog: Desde Madrid

9 enero, 2015

Reyes Magos revisited

reyes

Cuando era chica, la fiesta de los Reyes Magos era pura fantasía. La imagen de Sus Majestades ataviados con exóticos trajes atravesando el firmamento en sus camellos, con las alforjas llenas de regalos, repitiendo con nosotros, simples mortales, el rito de llevar obsequios al Rey de Reyes -y reconocer así su divinidad- me llenaba de ilusión. Eran, además, más importantes los regalos que ellos nos dejaban en comparación con los de Papa Noel, que agotaba sus existencias en el Hemisferio Norte o en países de otras tradiciones. Y formaban con coronitas, distinción máxima. Pero, además, la expectativa de que tamaña comitiva visitara nuestra casa a la madrugada nos obligaba a preparar el terreno, pensar adonde poner el agua y pasto para los camellos, tan enormes, tener un detalle con los Reyes pobrecitos y dejarles una jarra con agua y algo para picar que también ellos podrían sufrir de hambre o de sed o disfrutar de nuestras delicias terrenales. Y elegir los mejores zapatos, o los más queridos, y dejarlos en un lugar bien visible o de fácil acceso. Un disfrute muy activo, aun al momento de irnos a la cama.

IMG_1586

Mis hijos en Argentina -como mis sobrinos, sus amigos y los hijos de mis amigas- recibían a los Reyes de forma más o menos parecida. Mágica y siempre pero siempre  íntima. El único aspecto social era esa pregunta que una amiga el otro día criticaba por invasiva: ¿que te trajeron los Reyes? Y que yo no paro de hacer porque me llena de cosquillas en la panza (juro que no hago cuentas ni comparo). Les hemos puesto velitas alrededor de los zapatos para que los divisen desde lo alto. Les hemos dibujado los pedidos cuando los chicos no sabían escribir. Cartas inmensas como afiches y llenas de colores que dejábamos en el buzón de la esquina. Me partía el corazón dejarlas ir.
Acá en España descubrimos otra manera de recibir a los Reyes Magos. Porque la noche del 5 de enero y el día siguiente son los más importantes del año. Y les juro que no  exagero. Los adultos se saludan por Reyes Magos (no hago captura de pantalla de Whatsapp por respeto a la privacidad no solo ajena, pero tengo miles de ejemplos en ,i teléfono). Claro que la fiesta es muy infantil, lúdica y los Reyes tienen un rol preponderante en su relación con los chicos, diría que Papa Noel esta desdibujado. Ellos visitan los jardines de infantes, los chicos les entregan las cartas y Melchor o Gaspar o Baltasar les dan caramelos. También hay heraldos y carteros reales que se encuentran en las plazas de los pueblos y reciben la correspondencia.

IMG_1587

El 5 a la noche (en Madrid fue de 6 a 10) la cita ineludible de todos los madrileños fue la increíble cabalgata de los Reyes Magos, que recorrió todo el Paseo de la Castellana hasta la Plaza de Cibeles con un despliegue de carrozas y actores y vestuario que te deja fría. Y no es por el frío tremendo que hacia, porque lo hacia y mucho, sino porque había treinta y un carrozas que simbolizaban las notas musicales y grandes obras clásicas de la música (tal era el tema de este año, la música, con especial énfasis en los villancicos), habia caballos, personajes y pajes repartiendo toneladas de caramelos, los Reyes Magos saludando desde sus carrozas Sol, Fa y Do y dando su mensaje desde Cibeles a todos los chicos, celebrities también haciendo de colaboradores de Sus Majestades con su bolsa de caramelos y posando para las fotos del público, que deliraba. Toco Cateura, una orquesta paraguaya con instrumentos reciclados en vivo, actuó del coro de la Fundacion Princesa de Asturias, hubo de todo, y en especial después del mensaje de los Reyes leído por Melchor, un festival de fuegos artificiales con el Ayuntamiento de fondo y sonando el primer movimiento de la “Sinfonia de los Juguetes” de Mozart. Fuegos que siempre nos dejan con la boca abierta y los ojos brillantes. Que lindo es ver fuegos artificiales, nuestra lluvia de estrellas inventada.

Quienes se queden con ganas de ver de que se trata este espectáculo, pueden ver la transmisión de Television Española en el link que les pego: www.rtve.es/alacarta/videos/especiales-navidad/cabalgata-reyes-050115-1858-169/2943221.shtml

Y el día 6 a la tarde, que es feriado feriado, no vas a encontrar nada abierto, toca el fin de fiesta con el roscón de Reyes. Que es una rosca de masa suave, endulzada con agua de azahar y adornada con frutas abrillantadas. Solo comí la mía porque era de Mallorca, que es garantía de cosas ricas y la habían preparado con crema chantilly y naranjas. Saben que históricamente se escondía en el roscón algún regalito (de cerámica, pero también me contaron que el Museo Chicote -ojo que es un bar en Gran Via- les ponía monedas de oro y me lo dijo alguien a quien le tocaron tres de esas) y el afortunado que comía ese trozo era el “coronado” del día. A Cande, argentina también, que la comió con nosotros, le toco un pececito de cerámica, de modo que la tradición pervive y eso me conmueve.

Creo que vale la pena enterarnos de como el pueblo madrileño vive esta fiesta, con tal intensidad y alegría, para que nos anime a hacer el esfuerzo y no dejar que desaparezcan nuestras tradiciones, porque es cultura popular y nos da carácter e identidad, porque nos reconcilian con nuestro ser nacional y con el espacio público, porque enriquecen nuestra vida y la de las generaciones venideras. Porque urge transmitir esa cultura de -en palabras del escritor Juan Marse hoy en El País, que me encantaron- implica “entender tu relación con los demás y la de los demás contigo”.

Porque, yendo al fondo del asunto -que por que tenemos esta fiesta y quizás sea por el solsticio al final como ocurre con casi todas las fiestas de la Iglesia Católica-, lo que los sabios de Oriente representan son virtudes tan valiosas que la sociedad debe buscarlas y agradecerlas: saber leer los signos (en este caso, la estrella de Belen que indicaba el camino al Pesebre); la preeminencia de la inteligencia y el estudio; y por último la perseverancia. Con eso en mente, yo también salgo a la calle a bailar y cantar!

Dos notas al pie: les recomiendo aprovechar estas Fiestas para descubrir (o releer, como hice yo, aceptando las órdenes de mi interior) el fantástico “Un recuerdo navideño”, de Truman Capote. La prosa concisa revela su profesión de periodista, pero es también tan poética y sobre todo nos presta una mirada inocente sobre la celebración y las tradiciones, a la vez que reflexiona con pesar y lucidez sobre las personas que dejamos atrás en nuestro camino. Y que nos siguen esperando. Esa frase que nos regala la pluma brillante de Capote: “… Podría dejar este mundo con un día como hoy en la mirada” (en el original tiene mas impacto: “I could leave this world with today in my eyes”, el inglés tiene esas cosas a veces) es al menos una razón para leerlo: emoción y deseo en estado puro.

Y, por último (juro que es lo ultimo) un dato para las fanáticas -o no, no hace falta serlo- de Arturo Perez Reverte. Hoy estreno Telecinco (www.telecinco.es) la serie Alatriste, sobre las aventuras del famoso Capitán. Les había recomendado Isabel (RTVE) y se que muchas, como yo, se volvieron adictas. No puedo hacer una valoración sobre esta porque apenas comienza, pero me parece interesante el tema y Perez-Reverte se manifestó muy a gusto con la adaptación de su novela. Les propongo seguir juntas el desarrollo del programa y lo sometemos a critica en unos capítulos.

¡Hasta pronto reinas!

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()