Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Blog: Desde Miami

16 octubre, 2015

Paddleboard, pensamientos y posparto

La aventura de ser madre por segunda vez y el desafío de encontrar nuevas fuerzas de la mano de la naturaleza. Un viaje a las profundidades del ser, para bucear por el verdadero significado de la vida.

Apenas el doctor me dio el alta de la bien conocida “cuarentena”, me subí a una tabla. Quería probar un deporte que me había tentado mucho durante el embarazo: el standup paddleboarding (SUP). Este deporte creció muchísimo en los últimos años. Acá, en Miami, es uno de los deportes outdoor que sumó mayor cantidad de nuevos adeptos.

Te cuento de qué se trata: uno navega parado en una tabla similar a una tabla de surf pero más grande, y se desplaza en el agua ayudado por un remo largo. Yo lo veo como una combinación del surf y el kayak.

Y así, a cinco semanas de haber recibido el regalo de tener a nuestro segundo hijo, me subí al Paddleboard.

imagen1

“Con ese miedo, nadie salió a conquistar nada ¡eh!”, frase célebre de mi querido marido. Estaba subida en la tabla, el mar estaba demasiado transparente; esa transparencia que molesta porque te permite ver con claridad el mundo submarino que hasta entonces solamente formaba parte de tu imaginación. Soy fanática del Río de la Plata, adoro el delta argentino y para mí ahí sí aplica la creencia popular “Ojos que no ven, corazón que no siente”, porque como no puedo ver lo que hay debajo del agua marrón, transitarlo no me asusta.

En este mar cristalino, en cambio, acababa de ver una mantarraya pasar por debajo de la tabla y de repente me imaginé todo lo que podía llegar a ver dentro del agua; todo con lo que podría tener un encuentro en su hábitat. Pensaba en los manatees (son una especie de vacas marinas típicas de esta zona), delfines tiburones u otros peces. Estaba feliz de tener un espacio de tiempo para mí entre tantos pañales. Sin embargo, el miedo me pasó a visitar.

La frase de Federico, mi marido, me causó gracia. Él muchas veces está el otro al lado para marcar, cuan maestro de vida, lo que está costando y hay que superar. De repente, me acordé de las lecciones de geografía, desde Cristóbal Colón a Robinson Crusoe, y me empujé a salir a la bahía para ver qué pasaba.

imagen2

“Yo no miro para abajo, solo me focalizo en mirar para adelante. Si miro para abajo no sé con qué me puedo encontrar, entonces sólo miro para adelante y avanzo”. Segunda frase célebre en pleno remo, esta vez de mi vecina, un día que fuimos a hacer Paddleboard juntas. Qué importante es tener la mirada puesta hacia adelante, sin dejarnos paralizar por lo que imaginamos puede haber debajo, ¿no?

“Haz lo que tengas que hacer para mantener tu barco a flote”. Tercera frase célebre que suelen decir los americanos, todo el tiempo, en ámbitos de negocios. Esta frase también me vino a la cabeza mientras daba las primeras remadas: lo más importante era mantenerme a flote arriba de la tabla para seguir remando.

La necesidad de libertad que me genera el posparto y las frases que resonaba en mi cabeza me fueron dando la fuerza necesaria para avanzar, perdiendo el miedo a lo que podía pasar. Además, tenía que volver a amamantar en sesenta minutos ¡no había tiempo que perder! Y así me encontraba, sola, remando en el medio de una gran bahía, la Bahía de Brickell, acompañada únicamente por mis pensamientos…

Increíble ese efecto que tiene el agua, el silencio, la soledad, la ausencia de conexión electrónica para suavizar la mente. Me subí a la tabla con un mar de pensamientos encima, pero a medida que me propuse avanzar, el mar se fue adueñando de cada uno de ellos. Y sentí que me pedían que los dejara ahí, porque nada era tan importante como para llevármelo.

Esta es la Bahía de Brickell, el día que encontré un arcoiris. Detrás, el puente que va a la isla de Key Biscayne.

imagen3

El posparto late. La necesidad de encontrar un balance entre las horas de amamantamiento, el corazón y el alma entregados a la maternidad, se funden con la necesidad de reenergizarme. De subir a una tabla a remar y sentir que ese espacio me renueva para volver a mi mundo con más fuerza. Como lo dijo la escritora A.S. Byatt: “Yo pienso en la escritura simplemente en términos de placer. Es la cosa más importante en mi vida, hacer cosas. Por mucho que ame a mi marido y a mis hijos, los puedo amar solo porque soy la persona que hace esas cosas. Yo, quien soy, es la persona que tiene el proyecto de hacer esa cosa. Y porque esa persona hace eso, todo el tiempo, esa persona es capaz de amar a toda esa gente”.

imagen4

Me encantaría que me cuentes qué actividades hacés para volver a tu mundo reenergizada…¿Te animás a compartirlas conmigo?

Hasta la próxima, queridas lectora. Acá me quedo remando con mucho agradecimiento por los mares del posparto y sus aguas cristalinas.

Nos vemos en el agua…
Sol

Para mayor información sobre Paddleboarding

En Miami:
http://www.tripadvisor.com/Attraction_Review-g34439-d7179305-Reviews-Kustom_Water_Sports-Miami_Beach_Florida.html

En Buenos Aires (se hace en El Molino, En San Isidro):
https://www.facebook.com/MahaloSport/timeline?ref=page_internal

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()