Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Blog: Desde Miami

29 octubre, 2014

Luz, cámara… ¡cine!

“El cine debería hacerte olvidar que estás sentado en un teatro (o una sala de cine)”, Roman Polanski.

Quiero invitarte a que nos metamos juntos en otro mundo por un ratito. Ese mundo que empieza cuando nos sentamos en una butaca, apagamos nuestra permanente e instantánea conexión electrónica con el mundo -balde de pochoclo o chocolate de por medio, solos o acompañados- y por dos horas le pedimos a algún director y sus actores que nos cuenten una nueva historia.  Vení, vamos al cine. Con motivo de la re apertura del popular Tower Theatre en el barrio de Little Havana,  inaugurado en 1926 y cerrado al público por reformas desde hace unos meses, se realizó en Miami un mini festival de cine llamado MIFFEcito (alusión al cafecito cubano) que tuvo lugar del pasado 16 al 19 de octubre. Una versión reducida del 32º Miami International Film Festival (MiamiFF), que se celebrará próximamente: del 6 al 15 de marzo del 2015. 

El Tower Theatre pertenece al Miami Dade College, en la famosa calle 8 del barrio pequeña Havana.

Ball & Chain es un tradicional bar cubano -también remodelado recientemente- donde se realizó la fiesta de la noche de apertura del Miffecito.

Uno de los regalos que creo nos da el cine es el de hacernos viajar a otras realidades. Esos mundos que no nos pertenecen al ciento por ciento, que son historias de “otros”,  pero que de alguna manera y en alguna parte nos resuenan. Porque el cine está realizado por hombres y entonces no puede escaparle al hecho de que va a hacernos de espejo de nuestra vida real. Otro de los regalos que nos da el cine (tan necesario algunos días) es el de escaparnos o desenchufarnos por momentos de nuestra realidad. Permitirnos un “recreo”, descasar en otra historia. Darnos cuenta de que la vida está formada por las historias de todos nosotros filmando nuestra propia película, todos los días. Y qué bueno es, a veces, meterse en la historia de otro y salir del protagónico por un rato. Fue un lujo: durante los cuatro días del festival se proyectaron de ocho a diez estrenos internacionales y se contó con la presencia de cineastas y estrellas invitadas. Este festival se focaliza, especialmente, en el cine Ibero-Americano; puerta de entrada para que muchos directores, productores y actores emergentes se hagan conocer en los Estados Unidos. Te dejo dos de los diez links de las películas que se proyectaron que más repercusión tuvieron:  • Conducta (Cuba), dirigida por Ernesto Daranas – nominada al Oscar y premio Goya  http://youtu.be/0_UyFZOeh3c • 8 Apellidos Vascos (España), dirigida por Emilio Martínez-Lázaro –  fue un gran éxito en toda España. http://youtu.be/426QdCdtZlk Tuve la oportunidad de consultarle a Jaime Laplante, presidente del Festival de Cine de Miami, como veía la industria de cine de Latinoamérica y me comentó que, a su entender, cada año se están produciendo trabajos cada vez más sofisticados e interesantes, alcanzando fuertes estándares técnicos, como los del cine español. También consideró que a través del Festival de Cine de Miami y de la excelente oferta de salas de teatro de Miami, se está ofreciendo una programación tan buena como en cualquier otra parte del mundo. Algunos todavía tenemos la nostalgia de mirar una película en una sala de cine. Sí, entiendo que es cómodo bajar la película en un aparto móvil, verla online, alquilarla desde el control remoto de nuestra casa. Sin embargo, creo que hay algo en el ritual de ir al cine que nos predispone a recibir la película de otra manera. ¿Será por la falta de interrupción? ¿Será porque no hay teléfonos o timbres que suenen? ¿O porque estamos ahí presentes, sentados en nuestra butaca y sin la posibilidad de hacer otra cosa más que mirar la pantalla? Y es que ahí estamos, sentados en nuestras butacas, esperando que nos cuenten una historia que nos haga creer, por un ratito, que somos parte de un gladiador, que podemos cantar bajo la lluvia, que podemos tener superpoderes, ser detectives, estrellas de Hollywood, otra vez niños o estar, de pronto, en el Titanic. Y a vos, ¿cuál fue la película que te marcó? Gracias por estar, hoy, en esta sala. ¡Hasta la próxima!   

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()