Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Blog: La trama de los días

31 mayo, 2018

El oficio de la memoria: trazar recuerdos, tejer historias

Detrás de todo emprendimiento hay una historia y detrás de cada historia hay infinidad de sentidos. En esta ocasión, un viaje a la memoria y al oficio de tejer, a través de los diseños de Paulina Terence.

 

PH: Miguel Angel Esmoris.

Nuestra cita fue un miércoles. El punto de encuentro Falena, una librería ubicada en el barrio de Chacarita que quería visitar hace tiempo.

Al ingresar devino la sensación de entrar en un secreto. La sucesión de los libros y el clima musical abarcaban los rincones con delicadeza. Paulina me esperaba junto al hogar a leña que ofrece esta casa reciclada en su planta baja. Nos abrazamos y sonreímos. Empezamos a charlar.

Me dejo guiar por la curiosidad: ¿cuál será la historia detrás de Lapin, su marca de tejidos? Intuyo que hay una conexión con lo femenino. Le pregunto sobre el trasfondo, cómo conectó con eso. La historia comienza a trazarse de forma natural. Paulina abre el relato diciendo que teje desde los 6 años. Que creció rodeada por la creatividad, gracias a su padre fotógrafo y a su madre que, además de dedicarse a la pintura, es quien le enseñó a tejer. Que la elegancia de su abuela resulta inolvidable. Que creció rodeada de avíos y máquinas de coser tras la visita constante a la mercería de su madrina.

Asoman el juego, la calidez y la tradición como palabras claves en todo lo que hace, como una manera de estar en el mundo.

UN VIAJE DE MIL PUNTOS

Sigue el relato y llegamos a Nueva York, ciudad a la que arribó en 1996 para estudiar en la Escuela de Arte y Diseño Parsons. Su talento y su visión encontraron allí un marco de exploración y fue así como sus tejidos hicieron camino hasta las tiendas de Donna Karan en la  Quinta Avenida. Más tarde llegarían a Roma, Milán y la Patagonia Argentina, logrando hilar una geografía propia a través de lo artesanal y la expresión implícita.

Hay una transición: de lo cálido al movimiento, de lo característico a lo total, de lo autóctono a lo global. Un puente. Todos los conceptos entrelazados por el ejercicio de la mirada, el placer de envisionar y el anhelo de fusión. La fuerza de la mujer amanece como gran protagonista de las colecciones, al igual que la búsqueda de formas nuevas enunciar el mundo, los mapas, el arte y la confluencia.

1 de 3 Ph: Miguel Angel Esmoris
2 de 3 Ph: Miguel Angel Esmoris
3 de 3 PH: Maria Laura Bilmezis

Los tejidos de Lapin están intervenidos por la cultura, el arte y los viajes. Las grandes pasiones de Paulina se traducen en diseños que buscan la armonía entre el volumen y la simplicidad lineal. Están presentes la evocación oriental y la sensación de hogar (reflejada también en nuestro lugar de encuentro), que decanta desde su infancia.

EL PROCESO DE CREACIÓN Y CREATIVIDAD

“Cuando uno se marcha,
se da cuenta de que hogar
no es de donde vienes
ni adonde vas.
Llevamos la casa a cuestas”.
Elvira Sastre

La sensación de cobijo encontró refugio no sólo en los diseños que desplegó Paulina sobre la mesa de Falena, sino también en el hogar a leña crepitante que entabló un diálogo sutil con los tejidos, completando la escena. Mientras la noche descendía sobre el patio de la librería, nos sumergimos en las aspiraciones inherentes a su emprendimiento: pensar en la creación desde los sentidos; generar un diálogo con quien está del otro lado, su memoria y su universo cotidiano; contar historias y restaurar los rituales que nos hacen sentir en casa.

Lo sensorial está definitivamente presente en cada diseño. La textura y calidad de los tejidos emulan ese abrazo cálido y maternal que viaja sin escalas a través de la memoria íntima. La paleta de colores va del negro clásico al azul, pasando por los grises y los marrones, respetando siempre los colores naturales de la lana (que sólo ocasionalmente es teñida a mano). En las colecciones podemos encontrar sweaters con tendencia lineal, gorros con volumen, bufandas y mantas para el invierno.

PH: Miguel Angel Esmoris.
Imagen: instagram.com/lapin.tejidos
Imagen: instagram.com/lapin.tejidos

El mensaje de Lapin está íntimamente vinculado a respetar los tiempos de la naturaleza. Paulina detalla, además, que tras sus visitas al norte surgió un gran interés por promover el trabajo artesanal de las mujeres que viven allí, donde se realiza el proceso de esquilado.

La tradición de la lana y la representación de lo autóctono cumplen su parte desde el tacto y el detalle silencioso de cada modelo, así como lo artesanal y lo novel, que han trascendido a lo largo de la vida de la diseñadora. El cruce de las distintas ramas del arte y de los diversos puntos geográficos hacen que cada pieza sea única, preservando su valor de pertenencia al conjunto.

VUELTA POR EL UNIVERSO

En el universo conceptual de Paulina aparece la práctica del tejido como meditación, la construcción de lo creativo (equilibrio que enlaza lo femenino y lo masculino), la influencia de la cinematografía, y la arquitectura como estímulo-llave. Es su visión fotográfica de lo que la rodea lo que da cuenta de aquella niñez en el cuarto de revelado junto a su padre, aprendiendo los gajes del oficio.

El color de los paisajes, las huellas de contraste y la cultura oriental son piezas significativas en la estética trazada por Lapin.  Al momento de crear −y vivir− la música emerge como musa indiscutible. En la lista de canciones de Paulina encontraríamos melodías de Max Ritchter, Sakamoto y St. Germain, así como éxitos de Nick Cave, PJ Harvey, Brian Eno, Miles Davis y Chet Baker. Siguiendo el ovillo de inspiración, en primera fila aparecen las actrices Tilda Swinton, Milla Jovovich e Isabella Rossellini, acompañadas por la artista y escultora Louise Bourgeois, conocida por sus esculturas arácnidas y su capacidad de transformar lo autobiográfico en arte.

LA MUJER DETRÁS DE LAPIN
Paulina Terence (Argentina, 1970) estudió Diseño e Ilustración con Pedro Zambrana, y Diseño textil en la escuela Parsons de Nueva York. Aficionada de la música, el cine, la fotografía y todo lo relacionado con el mundo del arte, alterna su tiempo entre su emprendimiento Lapin y su pasión por la pintura. Contacto: paulinaterence@gmail.com / IG: lapin.tejidos

Hilar ideas, conceptos, historias; el trabajo en red y el trabajo artesanal; el rescate emotivo de lo que nos convoca y nos trae al momento presente conforman la base de cada colección, en la que el valor de lo propio y lo identitario accede a una nueva dimensión.

Llegando al final de la entrevista, y antes de cerrar con otro abrazo, le pedí a Paulina que eligiera una canción, en afán de que las lectoras pudieran adentrarse en su cuarto. Así apareció Klima con esta melodía que acaricia con la apertura de una metáfora: en esencia, todas somos tejedoras.

 

*
Y a vos, ¿qué historia te convierte en tejedora? Me encantaría leerte en los comentarios.
Espero que hayas disfrutado este viaje a través de los sentidos. Te espero para la próxima nota, en la que vamos a embarcarnos en un recorrido por algunas librerías de Buenos Aires.
Te deseo una excelente semana,
Sol.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()