Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Blog: Desde Nueva York

29 marzo, 2013

El Lower East Side, un encanto que perdura

  El Lower East Side (LES) es uno de los barrios más antiguos y con más historia de Manhattan y también uno de los más trendy. Acá se mezclan locales de diseño, restaurantes de moda, museos en antiguos edificios con cafés tradicionales. Esta combinación lo hace uno de los barrios más atractivos de la ciudad y un destino obligado en New York para visitar de día y de noche. Para que puedan ubicarlo fácilmente, el Lower East Side está a la derecha del SOHO. Es el barrio que va desde el East River hasta la calle Houston al norte y limita al oeste con Broadway. Para llegar se pueden tomar las líneas de subte F hasta la estación East Broadway y Delancey Street o las líneas J, M, Z hasta Essex Street. Esta es un poquito de su historia y algunas de las cosas del barrio que no se pueden perder.     La historia del LES   Antes de la Revolución Americana la zona del Lower East Side era un campo cuyo dueño era James Delancey. Hoy se lo recuerda con la calle que lleva su nombre y otra que se llama Orchards, por los huertos que había en el campo. El Lower East Side nos remonta a los orígenes de la Nueva York multicultural, porque con la llegada de la inmigración a fines del Siglo XIX y principios del XX, se convirtió en el barrio elegido por miles de personas que venían de distintas partes del mundo y que se asentaron en edificios con pisos compartidos. En estos tiempos se formó una gran colonia alemana, por lo que alguna vez el LES fue conocido como “Little Germany” (o Pequeña Alemania). Mas tarde, hubo una fuerte inmigración judía que aportó mucho al perfil actual del barrio, como se ve en las sinagogas y restaurantes que abundan en estas cuadras. En esos tiempos de gran inmigración, se abrieron muchos negocios en las plantas bajas de los tenements, que son los edificios característicos de esta zona, y se llenaron las calles de carritos de venta ambulante. El barrio se convirtió en un destino comercial importantísimo en la ciudad. La calle Orchard fue uno de los puntos comerciales más activos hasta que, en 1939, el gobernador LaGuardia creó el Mercado de Essex Street, que todavía hoy sigue abierto. Así se sacaron los carritos de la calle y se juntaron todos los vendedores en lo que fue el primer gran supermercado de la ciudad. Más tarde el Lower East Side sufrió algunas décadas de deterioro pero, eventualmente, se convirtiría en el elegido de artistas y músicos. Acá fue donde, desde 1973 hasta 2006, estuvo el emblemático bar CBGB donde tocaron bandas como The Ramones, Blondie y Talking Heads y juntaban en largas tertulias artistas como Andy Warhol. Todos los cambios e influencias que tuvo el LES lo hacen el barrio que es hoy: dinámico, ecléctico y sobre todo, muy divertido.   El New Museum   El New Museum (o Nuevo Museo) es el único museo en Nueva York dedicado exclusivamente a presentar arte contemporáneo de todo el mundo. Aunque fue fundado en 1977 y tuvo distintas “sedes” durante muchos años, recién en diciembre de 2007 se inauguró el edificio actual en el 235 de la calle Bowery. Como no podía ser de otra manera, este museo, que generalmente tiene muestras muy modernas y un tanto controversiales, se ubicó en el LES.  El New Museum es uno de los pocos museos construidos con ese propósito que hay en Nueva York. Los otros dos son el Guggenheim, que abrió en 1959, y el Whitney Museum de 1966. El edificio del New Museum es único y su estilo moderno en medio de este barrio de edificios bajos de época, genera una combinación espectacular. Fue diseñado por el estudio Sejima + Nishizawa / SANAA y en marzo de 2008, el edificio fue nombrado una de las siete maravillas arquitectónicas por Conde Nast Traveler.   El museo generalmente tiene muestras muy originales y diferentes por lo que lo recomiendo solo para aquellos que tienen ganas de ver arte “no convencional”. Por ejemplo, el museo lanzó un proyecto llamado “Bowery” en el que se organizan muestras enhonor a los artistas que vivieron en este barrio para recuperar su historia y su pasado artístico tan importante. El New Museum esta cerrado los lunes y los martes, pero si están por esta zona, no dejen de darse una vuelta para, aunque sea, ver el edificio y quizás animarse a entrar.   Qué es de la lectura sin un buen café?
McNally Jackson es una librería independiente y uno de los referentes de la cultura literaria de Manhattan. Además de tener una selección de libros, revistas, cuadernos, y tarjetas impecable, McNally Jackson tiene un cafecito único por su decoración tan creativa y original. McNally Jackson esta en el 52 de la calle Prince entre Lafayette y Mulberry. Recomiendo ir ya sea para comprar un libro, tomarse un café o hasta para imprimir su propio libro de bolsillo de la Espresso Book Machine.  
Katz’s   Katz’s es uno de los delis más famosos de Manhattan y está ubicado en la esquina de las calles Houston y Ludlow. Tiene comida “estilo kosher” y es uno de los bares que refleja la cultura que aportaron los inmigrantes de principios de siglo. Es muy divertido ir a este café y tomarse algo, aunque siempre esté lleno de gente y las colas sean un poco largas. Katz no hubiera sobrevivido a tres depresiones, recesiones múltiples y dos guerras mundiales si no fuera uno de los mejores delis de Nueva York. Inaugurado en 1888, este café-restaurant está lleno de anécdotas e historias divertidas e interesantes. Por ejemplo, todavía se mantiene la tradición que llaman "Enviá un salame a los chicos del Ejército". Esta campaña que se lanzó durante la Primera Guerra Mundial para ayudar a los soldados todavía hoy se conserva para que la gente pueda mandar regalos a las tropas americanas en Afganistán e Irak. Una recomendación, no tiren el ticket que se entrega en la entrada. Aunque solo estén de visita y no vayan a comprar nada hay que devolverlo o se cobra una multa. Un sistema distinto, pero así es en Katz’s.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()