Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Blog: Ensanchar la Tienda

15 mayo, 2015

Con el alma desvelada

Mañana se reedita Stop! Tiempo de mujeres, el loco sueño de un grupo de amigas de trabajar por un mundo mejor. Hoy Caro, una de sus creadoras, nos invita a acompañar el movimiento.

 

Corazón acelerado, adrenalina, cansancio, entusiasmo, muchas ventanas abiertas en la cabeza, alegría, ojeras un poquito más marcadas que de costumbre, desvelo. Esas son algunas de las cosas que siento en este momento. Mañana sábado es la segunda edición de Stop! Tiempo de Mujeres, un encuentro inspiracional para mujeres que propone bajar el ritmo con el que vivimos por un rato y darnos lugar para revisar nuestra vida desde una perspectiva que integre cuerpo, mente y alma.

El proyecto Stop, que hoy es un encuentro real, que se hace por segunda vez y al que el año pasado fueron 130 mujeres, surgió hace casi dos años como una idea loca. Estábamos seis amigas en un bar festejando el Día del Amigo y entre un comentario y otro, una de ellas pidió la palabra: “Amigas, hay algo que vengo pensando hace tiempo y tengo una propuesta que hacerles”. A todas nos empezó a latir fuerte el corazón, sabíamos lo que podía venir. Desde que nos conocimos después de hacer un mismo retiro espiritual hace casi 10 años, siempre sentimos adentro que, algún día, tendríamos un proyecto juntas.

Las seis tenemos diferentes edades, fuimos a distintos colegios, ninguna estudió lo mismo que la otra y nuestros trabajos no se parecen en nada. No nos juntó la vida, nos juntó otra cosa… Y es como si, desde siempre, algo mucho más grande nos hubiese unido.

11000084_843822099021587_2559245962609847120_o
El encuentro del año pasado reunió en Córdoba a 130 mujeres.

El bar estaba lleno de gente, casi no nos escuchábamos entre nosotras, pero fue ahí, después del segundo trago, cuando Cori nos contó su propuesta y preguntó ¿Quién se prende?! Así de simple, así de trascendente, así de cotidiano. Era una idea bastante loca, pero las 6 adentro nos moríamos de ganas de decir “¡yo!”. Y así fue, la mayoría dijimos que sí, sabiendo que el sueño era de todas.

¿Cuál era el sueño? Generar espacios que, desde el mundo, promovieran mujeres de pie y con sentido de trascendencia. Esa era nuestra causa, eso era lo que nos había mantenido unidas, el creer que el mundo necesita esas mujeres y que nosotras necesitamos esos espacios.

En este sentido, Revista Sophia fue nuestra gran inspiración. Todas la leíamos y nos alucinaba el concepto revolucionario detrás de la revista, la manera en que algo tan cotidiano y del mundo como es una revista femenina era capaz de transmitir un mensaje tan fresco, liberador y espiritual, y ponerlo al alcance de cualquier mujer que pase por un kiosco (o tenga acceso internet).

¿Podría ese espíritu que tanto admirábamos de Sophia replicarse en el espacio que queríamos crear? Dispuestas a averiguarlo, contactamos a su directora para proponerle conocernos e invitarla a Córdoba a hablar en el primer encuentro que organizáramos. Para nuestra total sorpresa, nos respondió, y solo Dios sabe cómo y por qué, pero terminó pasando: en 2014 hicimos el primer Stop de Mujeres de Córdoba y Cristina Miguens fue nuestra oradora en ese primer encuentro.

Me pregunto si a ustedes les pasa lo mismo, pero es que ¡yo miro este mundo y lo encuentro tan lleno de contradicciones! Un mundo en el que por primera vez en la historia las mujeres están accediendo a derechos, pero en el que, en mi país, cada 30 horas muere una de ellas por violencia de género; un mundo capaz de producir más riqueza que en toda la historia, pero donde los niños siguen muriéndose de hambre y de sed; un mundo que ha posibilitado el mayor índice de acceso a la educación de todos los tiempos, pero no ha sido capaz de que su habitantes aprendan a respetar la dignidad de cada ser humano; un mundo que esta hiperconectado y en el que cada vez más personas lloran a escondidas su soledad; un mundo lleno de posibilidades, pero que no nos enseña a hacer de ellas verdaderas opciones.

Desvelada como estoy, con el arrebato de esperanza que me da estar tan cerca de nuestro segundo Stop, me atrevo a preguntarnos: ¿qué pasaría si todos tomáramos consciencia de que tenemos en potencia una respuesta para dar a cada una de las causas que nos desvelan? ¿Qué pasaría si volviésemos a creer en que algo tan ordinario como que una charla de bar con amigos pueda convertirse en un proyecto con plan de acción? ¿Qué pasaría si pusiésemos fecha para empezar eso que nos da vueltas en la cabeza desde hace tiempo? ¿Estaría nuestro mundo tan lleno de contradicciones?

A veces las contradicciones me llenan de bronca y me quitan la esperanza… Pero hoy no, hoy elijo recordarnos la potencia que tenemos adentro. Estamos a una decisión de distancia de empezar a construir el mundo y la vida que queremos. Queda en nosotros empezar ahora o seguir posponiéndolo, pero que nadie diga que no es posible, sin antes haberlo intentado.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()