Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Reflexiones

15 julio, 2016

Niza, volvemos a empezar

Anoche, el espanto tomó a esa hermosa ciudad por asalto y dejó a los franceses indefensos frente la locura asesina del terrorismo. Hoy, el mundo es testigo del mismo escenario que nos deja cada masacre terrorista: los medios cubriendo el día después. En ese marco, un joven periodista francés nos hace llegar su autocrítica y un llamado a no acostumbrarnos a los relatos del horror.


niza1

Niza. Tomamos los mismos códigos y volvemos a empezar. El Euro 2016 acababa de sacar su reverencia. Un poco de alivio atravesaba la atmósfera de Francia. Todo comienza con una alerta. En el smartphone. A las 22 pm. Lo más inquietante es que en dieciocho meses, este tercer atentado de magnitud en suelo francés ya tiene sus propios códigos. La costumbre se instala. La palabra “enésima” entra en escena. Enésimo movimiento de pánico, enésimos gritos, enésimos puestas en marcha de la máquina mediática, beneficiosa para algunos, perturbadora para otros. Miren… Las 23 es el tiempo de…

Primeras ediciones especiales. Al principio, la confusión. Como en París el 13 de noviembre. Estamos en el comienzo de una historia, por terrible que sea. Los estudios se encienden. En regulada, todo se prepara. Se abre el baile morboso. Los enviados especiales son enviados a toda prisa sobre el terreno para describir lo indescriptible, mientras que las redes sociales se inflaman de mensajes inquietantes, de avisos de búsqueda, de rumores, de videos tomados en formato retrato bajo el tema del momento y de tuits solidarios donde cada uno elige abrir sus puertas. Asombroso, el papel de estas redes sociales, catapultarse en el espacio del instante, de efímeras máquinas como verdaderos salvadores de la humanidad.

prayfornice

Luego viene el tiempo de los invitados especiales, antiguos especialistas, mujeres y varones, a veces incómodo de estar presentes, hacinados en los estudios de televisión. Las vendas vienen entonces vestir a los logos de las cadenas televisivas. Se construyen nuevas barreras de seguridad y los reporteros ensayan nuevas metáforas para separar al mal del bien. Durante este tiempo, los diseñadores y dibujantes están preparando un nuevo “Je suis Charlie” o ” Pray for Paris ” y las cadenas de noticias arman compilados de imágenes certeras, con los testimonios más o menos oportunos. ¿Qué filmar? ¿Qué decir sobre las víctimas? ¿Qué límites no son para cruzar? Ahora congelo las respuestas a estas preguntas. Los errores nunca van del todo lejos. Pero todo está al filo de la navaja. Cada vez.

Se repite. El modus operandi ha evolucionado, pero el papel de los medios de comunicación mantiene su rutina. Entonces, sí, entre Charlie Hebdo, la hiper kosher, la parafernalia y ahora el paseo de los ingleses, un cambio se ha producido. Uno solo. La resignación que sube, la solidaridad que poco a poco se diluye, y la ira subyacente que va a terminar por explotar para siempre en este país. Una escala adicional se ha dado: después de atacar a los periódicos y a los jóvenes, llegó el momento de atacar a la familia, a los niños. Imprudencia la de salir durante una noche de verano en una de las más bellas costas de Francia.

Luego pasa el tiempo… El desfile de las políticas. Siempre las mismas palabras. Las mismas “banalidades”. Las palabras pasan: lo que pasa se vuelve casi banal, habitual, rutinario. El horror se convirtió en consumible. Un anuncio se activa antes de poder acceder a un vídeo de la masacre en directo. ¿En qué mundo vivimos? Uno que hasta ahora no deja de sorprendernos pero de acostumbrarnos a la vez. Complejo, terriblemente inquietante. Niza no es más que, lamentablemente, un nuevo dominó que acaba de caer bajo las balas de un siglo 21 material, obsesivo y compulsivo. Un hondo pésame a todas las víctimas.

ataque-niza-2

Publicada por el periodista francés Grégory Cordero, especialista en comunicación y marketing, en su cuenta de Facebook.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()