Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Artes

28 marzo, 2018

Monsieur & Madame Adelman: una historia de amor a la francesa

Es una de las películas destacadas que se presentará en la 10° edición de Les Avant-Première, el festival de cine francés en Buenos Aires. Un drama romántico que cautiva de principio a fin con una narrativa única. Tuvimos la oportunidad de disfrutar del film en exclusiva y te contamos todo antes de su estreno.


Por Tais Gadea Lara

El café en las mesitas de las veredas. La luz de la Torre Eiffel ilumina estando encendida o apagada. Los edificios con un estilo arquitectónico propio invitan a levantar la mirada una y otra vez. Los parques, con formas en sus vegetaciones, protagonistas en cada una de las grandes ciudades del país. La combinación perfecta entre los mejores quesos y el buen vino. La lectura en espacios públicos y privados. Ese constante cigarrillo que parece ir en contra de una corriente internacional que disminuye su consumo. La moda como un símbolo histórico que transforma las avenidas en pasarelas de la mano de hombres y mujeres, jóvenes, niños y niñas. Los espectáculos que ensalzan el estilo de la cultura local a toda hora. Francia es un montaje de escenas cinematográficas en sí misma.

¿Cuándo verla?

La película forma parte de la grilla de la 10° edición de Les Avant-Première, la semana que celebra el cine francés en las calles porteñas. Se presentará en la pantalla grande de Cinemark Palermo (Beruti 3399, Palermo, CABA) en dos funciones: domingo 8 de abril a las 22.30 y lunes 09 a las 22. Luego de este estreno en el festival, llegará a los distintos cines comerciales del país a partir del 19 de abril. Más información: www.cine-frances.com

La historia universal del cine es tan atrapante como las producciones que hoy disfrutamos en salas, televisores o dispositivos digitales. Desde aquellas primeras imágenes de un grupo de obreros saliendo de una fábrica, hasta el asombro que se llevaron los espectadores al ver que un tren se dirigía hacia ellos por la pantalla y llegaron a agacharse por temor; el séptimo arte surgió para contar historias a través de un medio nunca antes visto. Pero en esa cronología, quizás lo más interesante es analizar el desarrollo diferencial que han tenido el cine estadounidense y el europeo.

Los primeros cineastas de Estados Unidos vieron en este “arte” una posibilidad netamente comercial, una oportunidad de generar ganancias, una vía para dar nacimiento a un nuevo negocio. Así nació la conocida industria de Hollywood, tal como la conocemos hoy. ¿Qué pasaría con el objetivo puro de contar historias? ¿Qué pasaría con esa magia especial del séptimo arte? Ambos persisten gracias a la búsqueda, tan del cine europeo, de anteponer las historias con las cuales puedan identificarse las personas, por sobre los efectos especiales computarizados y las repeticiones eternas de fórmulas de superhéroes que ya se sabe que funcionan. Lejos de ser antagónicos de la industria hollywoodense (a la cual disfrutamos, ¡y mucho!), las producciones europeas se conservan como esas salas especiales de cine donde poder ver algo distinto. Y el cine francés es protagonista de ese diferencial.

Con estilo propio y un idioma que enamora, incluso cuando no se lo entiende a la perfección, el cine originario de Francia supo cautivar a los espectadores argentinos. Hace 10 años, Green Tara Producciones trajo a las calles porteñas la semana del cine francés: Les Avant-Première, una oportunidad para disfrutar de los estrenos de las películas más premiadas y reconocidas a nivel internacional con sede de producción allí, en el bello y diverso territorio francés.

En el marco de la celebración de esta décima edición del festival en Buenos Aires, la competencia de las películas en grilla es notable. ¿Pero se le puede ganar a una historia de amor tan única que, por momentos, parece una historia de odio? Monsieur & Madame Adelman (o “Señor y Señora Adelman” en su traducción al español) se presenta como una propuesta distinta, cautivante y hasta con cierto grado de locura. Es que el filme narra los 45 años de relación entre Sarah y Victor, pero también entre Victor y Sarah, sus virtudes y sus defectos, sus pasiones y sus odios, sus encuentros y desencuentros, sus relaciones sexuales y sus infidelidades.

FICHA TÉCNICA. Nombre original: “Monsieur & Madame Adelman”. Director: Nicolas Bedos. Protagonistas: Doria Tillier, Nicolas Bedos. Año: 2017.

Lo que en esta breve descripción puede parecer una típica película dramática que vemos una tarde de lluvia de domingo, es en verdad una producción que no ha escatimado en detalles, que ha buscado la perfección en la realización de una historia de amor imperfecta. Una narrativa única, atractiva, dinámica. Una invitación a reflexionar sobre el rol del hombre y de la mujer en la relación, sobre las decisiones que se toman y las etapas que se dejan, sobre los errores irreversibles y los perdones aceptables. Y si bien, por momentos, el absurdo parece llevarse al extremo en la pantalla, pareciera haber un por qué y un para qué detrás de todo.

A medida que uno ve y disfruta el film, se enmarca en un viaje de dos puntos de vista. Por un lado, en el tiempo y, por esto, no nos referimos únicamente al hecho de que la historia se ubica en un presente que nos rememora a lo ocurrido en el pasado sino, más precisamente, porque estamos en ese recorrido permanente a lo largo del desarrollo de este romance entre Sarah (Doria Tillier) y Victor (Nicolas Bedos). “Una historia de amor de principio a fin”, acompaña como lema al título en el tráiler del film. Y es, literalmente, de principio a fin. Porque uno siente que ha acompañado a sus protagonistas desde que se conocen hasta que su historia concluye. Y parece que se han vivido junto a ellos esos 45 años de aventuras y tragedias, de sonrisas y llantos, de botellas de alcohol y cafés, de cuerpos esbeltos y arrugas imborrables, de momentos absurdos y de otros que se tornan muy reales. Son 120 minutos de duración que no fallan ni aburren, pero se sienten como años de ese romance iniciado en los 70.

Luego, el viaje es en el espacio. En los lugares, las locaciones; en aquellos múltiples ámbitos en los que los protagonistas se van desplazando a medida que cambia su vida, a medida que crece su amor, a medida que hay que tomar nuevas decisiones para seguir creciendo. Ese traslado por bellos paisajes y realidades francesas se percibe también en el cambio propio de los protagonistas: desde la forma en la que visten y lucen −para bien o para mal− hasta el modo en que sus personalidades se modifican, también para bien o para mal.

Monsieur & Madame Adelman es una historia de amor, con todo lo bueno que ello implica, con todo lo malo que puede significar. La fórmula de su éxito radica en la combinación de esa característica distintiva con un plus particular: es una historia de amor donde la literatura, la escritura, la pasión por las letras son protagonistas. Como medio conquistador o separador, como fórmula de éxito o de fracaso, como veta para generar dinero o malestar familiar, la narrativa se hace inmersa al interior de la narrativa cinematográfica. El arte de la escritura se envuelve de imágenes y sensaciones través del film, e invita al espectador a unir dos mundos tan perfectos como imperfectos, tan simples como complejos, tan odiados como amados.

“No sé dónde estamos. A veces hablo en el pasado, otras en el futuro. Nuestra pareja es muy complicada. La vida nos ha demostrado a los dos que tiene mucha imaginación. Pero este amor, el nuestro, posee, me parece, un carácter irreversible”. Lo que pareciera una de las citas del guión de la historia entre Victor y Sarah, son en verdad las palabras del propio Nicolas Bedos (tan controversial a lo largo de su carrera profesional como polémico), para referirse a la relación que, en la vida real, han mantenido con Doria Tillier. Ese amor irreversible que, ficción o realidad, realidad o ficción, parece tener un matiz especial en francés.

La crítica ha titulado en más de una ocasión que Nicolas le debe el éxito de su primer largometraje como director a la musa inspiradora que la protagonizó: Doria. Cuando tengan la oportunidad de verla, se preguntarán cuánto hay de ficción o de realidad… O tal vez si es solo una simple −y compleja− historia de amor a la francesa.

Todo eso que te puede interesar antes de verla: 

♦ La película ha sido reconocida en distintos festivales cinematográficos, tanto al interior de Francia como en el resto del continente europeo.

♦ ¿Dato de color? El actor Nicolas Bedos tuvo el doble desafío de protagonizar y dirigir el film. Junto con Doria Tillier fueron los co-escritores de la historia.  

♦ Y un plus: los actores que protagonizan esta historia de amor han tenido un romance en la vida real.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()