Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Varones conectados

16 junio, 2017 | Por

Líderes e hijas: el valor de creer en ellas

En vísperas del Día del Padre, una iniciativa dispuesta a instalar la importancia de hacer que, quienes se encuentran en puestos de liderazgo, inspiren a sus hijas mujeres a alcanzar sus propios sueños, más allá de los estereotipos y los mandatos.


“Hay algo inmenso en el amor de un padre. Algo que no puede fallar. Algo en qué creer frente a todo el mundo”.

Frederick W. Faber

Solo basta mirar las fotos. Papás orgullosos, sonrientes. Papás que abrazan a sus hijas −sean pequeñas o adultas− con el mismo gesto amoroso. Papás que más allá de desempeñar el más alto rango en las compañías importantes del mundo, comparten tiempo con ellas y se ocupan de cultivar un entrañable vínculo padre-hija. Pero también algo más: son papás que quieren abrir para cada una de ellas (las suyas y a su vez las hijas de otros varones), las puertas hacia un futuro brillante donde las mujeres sean protagonistas de un verdadero cambio cultural.

De eso se trata “Leaders & Daughters” (“Líderes e Hijas”), una iniciativa destinada a apostar a la diversidad, creada por la firma Egon Zehnder (ver recuadro). Si bien no solo son líderes hombres y sus hijas mujeres quienes participan de cada encuentro anual (hay también muchas líderes madres), es cierto que aun son ellos quienes ocupan gran parte de los puestos de liderazgo y eso se nota en cada encuentro, donde los directivos varones continúan siendo mayoría. A nivel mundial, se estima que solo un 25% de los altos cargos disponibles son ocupados por mujeres. De hecho, la ONU estima que harán falta unos ochenta años para alcanzar una igualdad de oportunidades verdadera, lo que demuestra que a pesar de las buenas intenciones, el germen de la transformación avanza lento, muy lento.

Sobre Egon Zehnder

La firma, que nació en 1964 y hoy cuenta con más de 440 consultores en 41 países de todo el mundo, trabaja en estrecha colaboración con las empresas públicas y privadas, empresas familiares y agencias sin fines de lucro y gubernamentales para proporcionar servicios de asesoramiento en liderazgo, planificación, búsqueda de ejecutivos, desarrollo y evaluación. Más información: www.egonzehnder.com

“Nos hemos comprometido a nivel global a fomentar la diversidad y la inclusión dentro de las organizaciones creyendo que la diversidad en el liderazgo no sólo crea un mundo mejor, sino también mejores organizaciones que crecen y prosperan a través de ello. En este marco se comenzó a realizar, hace dos años a nivel mundial en el marco del Día Internacional de la Mujer, el ciclo de eventos ‘Leaders & Daughters’ que reúne a los máximos líderes de distintas organizaciones junto a sus hijas mujeres para inspirarlas en su elección y desarrollo profesional”, explicó en diálogo con Sophia Marcelo Grimoldi, director de Egon Zehnder Argentina.

Este año, dichos encuentros se llevaron adelante en 40 ciudades como Londres, Hong Kong, Nueva Delhi, Seúl, Sao Paulo, Paris, Sídney, entre otras, y asistieron alrededor de 3.500 participantes en total. “En Buenos Aires se realizó por primera vez con una importante convocatoria y un panel de mujeres líderes sumamente inspirador para todos los asistentes”, señaló Grimoldi en referencia a expositoras de la talla de Susana Malcorra, la saliente Canciller. Para conocer más detalles sobre la iniciativa, hablamos con él acerca del valor de apostar al desarrollo de las mujeres.

Marcelo Grimoldi durante el primer encuentro celebrado en Buenos Aires.

–¿Cuál es la importancia de este tipo de encuentros?

–En general, los eventos que convocan a CEOs de empresas tienen una significativa tasa de cancelación a último momento. En este caso, no canceló ni un participante, lo cual demuestra el interés de los líderes en el tema y en que sus hijas estén expuestas a las novedades en el mundo de los negocios y a escuchar mensajes inspiradores para su desarrollo. Fue muy revelador escuchar a la Canciller Susana Malcorra decir que ese día, en ese horario había sido convocada para otros 5 eventos y se comprometió con “Leaders & Daughters” porque le parecía que tenía suma importancia comunicarle a los líderes y a sus hijas su propia vivencia en relación a la diversidad y la inclusión en las empresas.

–Desde tu experiencia, ¿cómo cambió la mentalidad corporativa en temas vinculados al género y la diversidad?

–Creo que, históricamente, en el mundo se veía al tema de diversidad como un requerimiento para acceder a un mejor costo de capital (calificación de emisiones financieras). Las principales impulsoras de los mejores gobiernos corporativos fueron las calificadoras de riesgo. Actualmente, se está tomando conciencia del impacto positivo de la diversidad en los resultados y en las decisiones de las compañías. Aquí en la Argentina, estos procesos vienen algo retrasados ya que el mercado de capitales no tuvo demasiado desarrollo durante la última década.

–¿Qué creés que falta a la hora de lograr mayor igualdad o, mejor dicho, una verdadera integración entre varones y mujeres?

–No creo en la igualdad del varón y la mujer, sino en otorgarles igualdad de oportunidades, derechos y obligaciones. Ni siquiera todos los varones son iguales entre ellos, ni las mujeres entre ellas.  Justamente lo que hay que potenciar son las diferencias de las personas, aprovechando al máximo sus diversas habilidades.

–¿De qué manera se puede avanzar en ese sentido?

–Sería positivo, al tomar una decisión de elección de talento humano, obligarse a tener alternativas diversas. En otras palabras, mi sugerencia es fomentar la diversidad en la presentación de candidatos para poder mantener la libertad de elección basada en mérito. Pero obligar a elegir por cupo, salvo en algunas ocasiones donde la disparidad es abrumadora, puede ocasionar más daño que beneficio: no sólo puede perjudicar la imagen de las personas elegidas, sino que no fomenta la posterior inclusión para aprovechar esas habilidades diversas.

Leaders & Daughters: los CEOs y sus hijas, con mensajes inspiradores.

–Como líder y como padre, ¿cuál es el gran desafío y también el gran anhelo a la hora de hacer visible el tema “hijas”?

–Mi gran anhelo es que puedan elegir, que tengan las oportunidades y sean ellas las que decidan participar o no. Creo que cierta dosis de “dificultad” en la vida es positiva, ya que forja el carácter y permite probarse en situaciones complejas. Como dice el proverbio “Un mar en calma nunca hizo un marinero experto”.  Pero en lo que no estoy de acuerdo es en que haya una dificultad para un grupo, en perjuicio de una ventaja para otro grupo. Creo que ése es un sentimiento compartido por varios CEOs que estuvieron presentes y confirmaron su compromiso de que en sus empresas no se cometan esas injusticias.

–¿Cómo podemos hacer del mundo corporativo un ámbito más humano? ¿Dónde encontrar la inspiración para impulsar ese movimiento?

–Como Ingeniero Industrial recién recibido, a mí me tocó a los 23 años hacerme una pregunta muy complicada, pero que me ayudó enormemente a humanizarme. Yo estaba secuestrado y de rehén en el asiento trasero de un automóvil. La pregunta fue “¿Cómo mido mi vida para ver si me voy al cielo o al infierno?”. La ventaja de hacerse esa pregunta bajo la percepción de muerte inminente, es que uno realmente profundiza y logra hacer un examen con una gran profundidad. Y por lo tanto, si se le da la oportunidad de continuar la vida, probablemente haya obtenido una buena brújula para hacerlo.

Sin llegar a ese extremo, creo que sería positivo que la gente se pregunte: “¿Cómo voy a medir mi vida, al final del recorrido?” No tengo dudas que las respuestas que uno vaya encontrando van a hacerlo más humano.

Cartas de los líderes a sus hijas

En el marco de esta propuesta de encuentro y reflexión, la compañía cuenta en su sitio web con las cartas que aquellos CEOs que formaron parte de la concurrencia les escribieron a sus propias hijas mujeres, como parte de un ejercicio de pensamiento donde aparecieron sentimientos muy profundos. Compartamos a continuación algunas de ellas:

Querida Ashley,

Mis palabras no pueden siquiera expresar el amor instantáneo que sentí por ti cuando llegaste al mundo. A medida que pasa cada día, mi admiración crece viéndote ser amable, cariñosa y apoyando siempre a los demás. No hay nadie en este planeta, aparte de tu madre, que represente mejor estos maravillosos rasgos. Realmente espero que sigas persiguiendo tus sueños y descubras que puedes ser lo que quieras y lograr lo que quieras lograr. Tu imaginación es tu único límite. No puedo esperar para ver y admirar cómo juegan por fin tus sueños.

Con amor, papá

Angus Kennard, CEO de Kennard’s Hire.

Querida Leah,

Desde que eras pequeña, te he estado diciendo que cuando crezcas podrías ser lo que quisieras. Algunas personas han reaccionado cínicamente cuando les he dicho eso. Ellas piensan que estoy sugiriendo que literalmente puede ser cualquier cosa que elijas, algo que creen que es poco realista. Eso no es lo que quiero decir, y sé que me entiendes. Lo que quiero decir es que debes explorar tus verdaderas pasiones y darles lo mejor de tu ser. Crecer significa aprender a soñar a lo grande, tratar y (a veces) fallar, y encontrar tu propia alegría. Eres una niña tan alegre que ya sé que estás bien encaminada para tener éxito en la vida.

Un padre sólo quiere una cosa para sus hijos, y es que sean felices. No pretendo decirte cómo ser feliz, por cierto. ¿Tengo ideas para ti? A que sí. Las compartiré contigo cuando quieras, y tal vez a veces cuando no quieras. Si me mantengo fiel a mí mismo, no intentaré decirte qué carrera elegir, qué amigos tener, o qué pasatiempos perseguir. Mi trabajo consiste en mostrarte un marco para la felicidad, apoyándote en tus decisiones y, cuando estés lista, elijas un camino para realizar tus sueños.

Viene de una larga línea de mujeres fuertes, incluyendo a sus abuelas, a sus dos tías y, por supuesto, a su madre. Usted también tiene un papá que fue criado en una casa con dos hermanas mayores y cuyas compañeras de clase siempre estuvieron entre las mejores en todo en la escuela. Sé que nunca dejarás que nadie te diga que no puedes hacer algo porque eres una niña. No puedo esperar a ver qué opciones tomas en el futuro. Estoy muy orgulloso de las decisiones que ya has tomado.

Te amo cada segundo de cada día,

Papi

Adam Lashinsky, CEO de Fortune.

Siempre le digo a Evelyn, mi hija de tres años, que sea valiente. Por eso, pensaba en mostrarle el camino al salir de mi propia zona de confort y escribir estas líneas para ella: Evelyn, por favor no dejes de preguntar “por qué”, es un rasgo que me encanta de ti.

Sé desafiante, audaz y valiente, pero también hazte muchas preguntas.

No te voy a decir “puedes ser lo que quieras”, porque no concibo que no puedas ser alguna cosa. Un chico muy inteligente, cuando se le preguntó qué es lo que quería ser cuando fuera mayor dijo: “No sé, eso todavía no se ha inventado”,  así que quién sabe lo que serás tu. Solo estoy esperando ver tu viaje y tus sueños.

Solo te pido que estés presente. Que dejes por un rato el iPad / teléfono o cualquier dispositivo que la gente use en el futuro, mirando siempre a su alrededor para soñar despierta.

Ahora, vuelve a mirar Pow Patrol, que todavía hay tiempo. 

Papi

Richard Matthews, CEO de Pontoon Solutions. 


Liderar siendo mujeres

Los resultados la encuesta global de Líderes e Hijas acerca de las motivaciones de las mujeres a la hora de trabajar, demostró que existe un aumento en la aspiración a alcanzar el liderazgo ejecutivo durante las primeras etapas de la carrera profesional de las mujeres, pero conforme avanzan en la escala, esas aspiraciones caen. Los resultados indican que:

  • El 74 por ciento de las mujeres, a nivel de dirigentes juveniles y medias, aspiran a llegar algún día a la alta dirección dentro de sus organizaciones.
  • Sin embargo, sorprendentemente, en casi todos los países, la ambición se desvanece para las mujeres en el nivel directivo y superior, y se reduce de un 72 por ciento a 57 por ciento.
  • ¿La razón? A medida que aumenta la antigüedad, las mujeres sienten que las promociones se hacen cada vez más difíciles de obtener. También ven una mayor necesidad de superar los prejuicios y los estereotipos de género en el lugar de trabajo.
  • El papel del esposo y del padre, así como el de terceros (jefes, compañeros de trabajo, amigos, etc.), influyen sobre las ambiciones profesionales de las mujeres en todo el mundo, poniendo de relieve la importancia del apoyo masculino positivo.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()