Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Género

14 septiembre, 2018

¡Jaque a los estereotipos de belleza!

Con un ejercicio visual alegre y provocativo, la actriz australiana se convirtió en un símbolo de lucha contra los cánones irreales que nos imponen los medios, parodiando escenas que vemos a diario. ¿Resultado? Hoy es una de las instagramers más populares de la red. ¡Para ver con una sonrisa!


“Elegancia es la ciencia de no hacer nada igual que los demás, pareciendo que se hace todo de la misma manera” Honoré de Balzac

Tiene casi 5 millones de seguidores en Instagram, pero no fue algo que buscó. De hecho, todo comenzó como un juego, allá por 2015, cuando comenzó a bromear con su hermana acerca de lo extraño que se había vuelto el mundo de las modelos. Celeste Barber es actriz y escritora, y hace reír con sus travesuras desde que tiene uso de razón. Es que desde pequeña eligió el humor para atravesar diferentes situaciones de la vida, incluso las más incómodas.

Ese talento para reflejar con espejo crítico aquello que sus ojos estaban viendo como una distorsión, fue lo que la inspiró aquella primera vez que se sacó una foto para parodiar la pose extrema de una modelo tan flaca que daba pena verla. Y sin temor de mostrar su propio cuerpo con poca ropa en toda su generosidad, posó luego una y otra vez para desenmascarar las escenas que nos muestran a diario los medios y las redes sociales: mujeres demasiado bellas, demasiado sexuales, demasiado esbeltas. ¿Por qué la gente elegía mostrarse en poses deshumanizantes, incluso incómodas? Como la pregunta no la dejaba dormir, se puso manos a la obra.

La expresividad de su rostro hizo el resto: después de varios años ejercitando esa capacidad interpretativa, decidió hacer de cada posteo una militancia y con el hashtag #celestechallengeaccepted publica desde entonces en su cuenta su versión imperfecta de las selfies perfectas de la gente linda y famosa. “Cuando tu familia no entiende cuánto trabajo se te va en hacer las cosas desnuda para llamar la atención”, es la frase al pie de la siguiente composición:

“Me identifico totalmente como feminista”, dice ella, que de pronto juega con una simple invitación: “Encuentra la diferencia”, tal como escribió al pie de la foto donde se la ve en una versión libre, tan propia del mundo Barber, de una de esas tantas notas pensadas para seguir mostrando a las chicas como objetos, para vender más ejemplares de revistas (sí, muchachas, hemos recorrido un largo camino, pero eso todavía sigue sucediendo).

“Veo cómo las modelos y las celebridades se muestran en las redes sociales y me digo ‘no es así como nos vemos las personas reales'”, concede esta mujer cuyo interés, dice, radica en alegrarle el día a sus seguidores, sin importar que sean unos cuantos millones, “o solo dos gatos locos”. Conocida internacionalmente por sus performance online, fue convocada para filmar la nueva comedia de ABC The Letdown, que se verá por Netflix. Y hasta en Vogue, cuyas portadas burla sin descanso, quisieron entrevistarla para saber qué le pasa por la cabeza cada vez que decide hacer clic con su teléfono y recrear una escena naturalizada culturalmente, que a través de su lente se vuelve bizarra. Incluso, varias de las mujeres parodiadas no dudaron en apretar el botón “Seguir” para tener acceso a sus publicaciones y reírse junto a ella.

Las mil caras de Celeste Barber

Estas son solo algunos de sus posteos, porque asegura que ideas le sobran: cada día aparecen ante ella (ante todos nosotros) diversas formas de ilustrar la imagen de las mujeres que cosifican o denigran el valor de lo femenino. Sus seguidores la adoran justamente por defenestrarlos y festejan a diario sus ocurrencias con mensajes donde abundan la palabra “gracias” y los emoticones de sonrisas y corazones. ¿Arte? ¿Rebeldía? ¿Moda online? ¿Boba ocurrencia? Cada cual sabrá encontrar el sentido que mejor defina la obra de una mujer que un día decidió cuestionar, a su manera, los estereotipos de belleza que pesan desde hace tanto tiempo sobre nuestras cabezas.

“Soy actriz, escritora, estoy casada (lo siento chicos); soy madre de dos lindos niños y malvada madrastra de dos adolescentes”, cuenta en clave de broma en su sitio web, donde promociona su actual espectáculo de teatro y su último libro. “Me han preguntado cómo voy a poner mi cuerpo en forma para el verano. Esta es mi respuesta”, dice en uno de sus escritos, mostrando una foto en bikini que desafía cualquier canon. 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()