Sergio Sinay
Sergio Sinay es escritor, periodista, se ha formado en psicología gestáltica, es estudioso de la logoterapia y aplica estas y otras herramientas humanísticas a la investigación de los vínculos humanos. Ha publicado más de veinte libros enfocados en temas de pareja, masculinidad, relación entre padres e hijos, ética y comportamientos, además de cuatro novelas y un libro de cuentos.
foto: Anita García Quiroga

MÁS ARTÍCULOS DE SERGIO SINAY

24.07.2014 :
Sergio Sinay
Caminábamos bajo una lluvia repentina y breve por las calles adoquinadas de Antigua, bella
Comments
2
Ratings
3
10.07.2014 :
Sergio Sinay
Páez entró en la vida de Cristina hace trece años. Ella nunca había
Comments
0
Rating
1
10.07.2014 :
Sergio Sinay
Los premios Nobel que en su momento obtuvieron Bernardo Houssay o Luis Federico Leloir no nos
Comment
1
Ratings
6
26.06.2014 :
Sergio Sinay
“Me gusta mirar a la gente”, dice Jorge, mi vecino que vive en el octavo piso, sin
Comments
3
Ratings
4
15.06.2014 :
Sergio Sinay
El mismo día en que una amiga (Helena) me cuenta un episodio de su vida, leo en las cartas
Comments
3
Rating
1
12.06.2014 :
Sergio Sinay
“Salomón, te vencí”. Cuentan que estas palabras salieron de los labios
Comments
0
Rating
1
10.06.2014 :
Sergio Sinay
La escena transcurre en la esquina de las calles Córdoba y 25 de Mayo, en San Miguel de
Comments
0
Rating
1
29.05.2014 :
Sergio Sinay
Hace un tiempo conocí  a una mujer cuya mirada era muy particular. No sólo te
Comments
0
Ratings
0
15.05.2014 :
Sergio Sinay
Quienes lo conocen, lo saben. Es empecinado y cabeza dura. De manera que cuando hace unos
Comments
6
Ratings
4
10.05.2014 :
Sergio Sinay
Mientras mi mirada se elevaba hacia la cúpula que nos cubría, a 53 metros de
Comment
1
Rating
1
10.05.2014 :
Sergio Sinay
Si fuéramos inmortales no tendríamos miedo. Pero ocurre que lo somos y nuestro bien
Comment
1
Rating
1
01.05.2014 :
Sergio Sinay
Con 18 mil habitantes, enclavada al sudeste de la provincia de Buenos Aires, conocida como la
Comment
1
Ratings
2
24.04.2014 :
Sergio Sinay
El autor de Fausto, obra cumbre de la literatura universal, que nos incita siempre a reflexionar
Comments
3
Ratings
0
20.04.2014 :
Sergio Sinay
Caminar cien pasos con los zapatos del otro. Eso recomendaba Aristóteles allá lejos
Comments
3
Ratings
7
10.04.2014 :
Sergio Sinay
Cuando era chica Diana acompañaba a su mamá a una feria en la calle Arcos. Durante
Comments
4
Ratings
2

LO MÁS VOTADO

24.07.2014 :
Sergio Sinay
Caminábamos bajo una lluvia repentina y breve por las calles adoquinadas de Antigua, bella
Comments
2
Ratings
3
18.07.2014 :
Desde Estocolmo
El mes de julio en Estocolmo me recuerda a enero en Buenos Aires, cuando el microcentro baja
Comments
3
Ratings
3
25.07.2014 :
Hacelo vos misma
Sigo presentándote distintas técnicas con las que puedas identificarte y así
Comments
8
Ratings
3
28.07.2014 :
La moda según Sol
"La base del glamour está en el equilibrio y en ser quién eres." Michael
Comments
0
Ratings
3
El árbol de la vida
12.06.2014
:
Sergio Sinay

“Salomón, te vencí”. Cuentan que estas palabras salieron de los labios de Justiniano, el emperador que se propuso recuperar la gloria del imperio romano y que, entre otros legados imperecederos, dejó el Corpus Juris Civilis, compilación de leyes sobre la cual se basa hoy el derecho en Occidente. Corría el siglo V y Justiniano se había propuesto construir un templo que superara al de Jerusalén. Su frase anunciaba que lo había logrado: la basílica que Constantino mandó a construir en el año 326, y que fue varias veces destruida por incendios y terremotos, renacía ahora convertida en una monumental “ofrenda a la Sabiduría Divina”. Cuando Justiniano encargó a un gran matemático (Anthemio) y a un excelso arquitecto (Isidoro de Mileto) la reconstrucción final de la Basílica de Santa Sofía, todos en Constantinopla (la actual Estambul) creyeron que el emperador había enloquecido. Era imposible erigir un templo de esas dimensiones, con una imponente cúpula que, a 58 metros de altura, fuera sostenida por cuatro arcos, una construcción pródiga en mármoles y exquisitos mosaicos. Era imposible, pero allí estaba. Allí está hoy, todavía, tan eterna como las montañas y los mares. Se dice que cuando el célebre escultor vasco Eduardo Chillida (1924-2002), quien continuó en la escultura las ideas de Picasso, entró por primera vez en Santa Sofía solo atinó a murmurar: “Tengo la sensación de estar adentro de los pulmones de Bach”.

  •  
  • 1
1
10.06.2014
:
Sergio Sinay

La escena transcurre en la esquina de las calles Córdoba y 25 de Mayo, en San Miguel de Tucumán, mientras me conducen desde el aeropuerto al hotel en donde me alojaré esa noche tras la conferencia que daré en la Universidad Tecnológica. El espeso tránsito del mediodía nos detiene y mientras esperamos reanudar la marcha se escuchan unos fuertes gritos. Al principio cuesta distinguir si se trata de una discusión o una celebración, pero pronto nos quitamos la duda. Un hombre de larga cabellera desgreñada y aspecto harapiento acaba de cruzar la calle y, justo en la esquina, se encuentra con alguien que avanza hacia él y parece su propia imagen en un espejo. Este lleva también ropas gastadas y en las últimas, una larga barba, cabellera grisácea y sin forma y un sombrero raído que corona su cabeza. Ambos abren los brazos, los ojos y la boca y se abalanzan el uno sobre el otro fundiéndose en un poderoso y estrecho abrazo. Gritan con júbilo en celebración de ese encuentro, al parecer inesperado, y, sin soltarse, empiezan a saltar y a girar en una danza improvisada y contagiosa. Los transeúntes se detienen a observarlos y, en los autos, cesan la impaciencia, la ansiedad y los bocinazos. Los conductores están ahora ocupados con esa escena. Miro sus caras y las de los peatones. Hay ceños que se han distendido, gestos que se ablandaron, expresiones de afable sorpresa, muchas sonrisas y uno que otro talante desconcertado.

  •  
  • 1
1
29.05.2014
:
Sergio Sinay

Hace un tiempo conocí  a una mujer cuya mirada era muy particular. No sólo te veía. Te miraba. Es decir, te percibía, te recibía. No te atravesaba. Era hospitalaria. Cuando, con otras personas, se lo hicimos notar, nos respondió que quizás se debía a que cada vez que una persona se acercaba, ella pensaba: “¡Qué interesante! Viene hacia mí un universo”. Y se preguntaba qué habría en ese universo, a qué se asomaría en él. Y confesó que nunca se frustraba, que, efectivamente, cada universo dejaba algo en ella, le abría puertas insospechadas, la invitaba a nuevas realidades, nuevas perspectivas. Agregó que nunca se decepcionaba. Por eso abría bien los ojos cuando alguien se aproximaba, fuera conocido o no, y ella misma marchaba al encuentro con alegre expectativa.

  •  
  • 1
0
15.05.2014
:
Sergio Sinay

Quienes lo conocen, lo saben. Es empecinado y cabeza dura. De manera que cuando hace unos años intentaron trasladarlo a otro lugar, su respuesta fue: “De aquí me van a sacar con los pies para adelante”. Hasta ahora, cumplió. El padre Valentín Holzmann, sacerdote salesiano, continúa en Santa Rosa, La Pampa, cumpliendo allí su tarea. El 24 de mayo (“No quise interrumpir la fiesta patria”, dice) cumplirá 89 años. Camina con pasos cortos y veloces que lo llevan directo a su destino, habla con una voz baja y susurrante que, de manera asombrosa, resulta perfectamente audible, su cabeza está coronada por un cabello blanco abundante y rebelde y sus pequeños ojos azules emiten una mirada diáfana, directa, ante la cual no queda otra salida que ser honesto y sincero porque nada parece escapar a ella. Cada día a las 7 de la tarde el padre Valentín va a la sacristía de la capilla erigida junto al instituto Domingo Savio, perteneciente a la obra de los salesianos en la ciudad, se prepara y sale a dar su misa. El resto del día está ocupado por tareas que lo apasionan. Por ejemplo, preparar la comida de los docentes que atienden a los más de 1200 alumnos que acuden al Instituto. O recibir a los huéspedes que se alojan en el piso que alguna vez albergó a los sacerdotes de la orden y en donde hoy habita el propio padre Valentín.

  •  
  • 1
4
10.05.2014
:
Sergio Sinay

Mientras mi mirada se elevaba hacia la cúpula que nos cubría, a 53 metros de altura, y mientras me rodeaba el imponente silencio de un espacio inmenso, de mullidas y bellas alfombras, con espléndidas columnas de mármol y arcos de sublime perfección, le daba la razón a Dogan Kuban, acaso el mayor experto contemporáneo en arquitectura otomana, cuando escribió: "Si en San Pedro, en Roma, es la cúpula lo que atrae las miradas, las cúpulas bajas de Sinan, en cambio, con su decoración de pintura abstracta, parecen flotar de forma mágica sobre nuestras cabezas. En lugar de la estructura, se contempla el espacio". Allí, en Estambul, en la Mezquita de Suleyman, construida durante siete años (entre 1550 y 1557) con el trabajo de 3523 personas y al costo de 700 mil piezas de oro, me sentía flotar, efectivamente, en la intemporalidad del modo en que los astronautas lo hacen en la ingravidez. No recuerdo haber tenido antes esa sensación, que me embargó hace dos semanas.

  •  
  • 1
1
10.05.2014
:
Sergio Sinay

Si fuéramos inmortales no tendríamos miedo. Pero ocurre que lo somos y nuestro bien más preciado es la vida (de ahí que cuando ella transcurre en el sinsentido, en el vacío, en la superficie de las cosas, sobreviene la angustia existencial), tememos perderla. Y luego, en cadena, están todos los miedos. Al dolor, a la pérdida de seres queridos, al desamor, a que nuestros sueños no se cumplan, al rechazo. Y la lista puede ser interminable, ya que a los miedos comunes a nuestra condición humana, cada quien agrega los propios. ¿Se puede vivir sin miedo? Hay quienes prometen que sí y hasta ofrecen fórmulas y entrenamientos. Tanto tememos al miedo que muchas veces nos proponemos luchar contra él y vencerlo. Creo que es imposible. El miedo, al final de cuentas, es una emoción, como la alegría, la ira, la vergüenza, la tristeza, la ternura. Las emociones vienen en nuestro equipaje existencial. Y cumplen funciones: las de la ira son, entre otras, transformar aquello que la provoca, poner justicia en la injusticia, transmitir necesidades no atendidas, etcétera. La de la vergüenza, hacernos revisar la imagen que tenemos de nosotros mismos, actualizarla para no desvalorizarnos ante los demás. La de la alegría, celebrar lo conseguido, compartir un cierto estado de gracia y bienestar, ver la luz del mundo. Y así con cada una. Una función esencial del miedo es la de advertirnos acerca de un peligro, otra es la de inducirnos a revisar si nuestros recursos son acordes a la situación que enfrentamos. Así, a veces el miedo nos rescata llevándonos a tierra firme y otras nos induce a reforzar herramientas y conocimientos, a prepararnos mejor para lo que viene.

  •  
  • 1
1
01.05.2014
:
Sergio Sinay

Con 18 mil habitantes, enclavada al sudeste de la provincia de Buenos Aires, conocida como la capital nacional del ternero, en Ayacucho nacieron, entre otros, Ricardo Balbín y Mario Clavell (una inolvidable voz de la canción romántica). Ciudad pequeña y amable, de horizontes amplios, claros y profundos, de cielos azules e infinitos, hay allí tres colegios secundarios, un hogar rural en el que se dictan talleres abiertos para todas las edades, una escuela de artes y una biblioteca pública, municipal y popular que se llama Manuel Vilardaga. En esa ciudad ocurre algo extraordinario. Los bebés nacen con un libro bajo el brazo.

  •  
  • 1
2
Página 1 de 19

ARTÍCULOS RELACIONADOS

21.10.2011 :
Sergio Sinay
Epifanía es una bella palabra. No sólo por su sonido, en el que las
Comments
20
Ratings
31
01.12.2010 :
Virginia Gawel
Son así: diferentes. Insisten en hallar un sentido que vaya más allá
Comments
66
Ratings
107

la carta elegida

la carta de la semana
16.07.2014 :
Cartas de Lectoras
Hoy quiero yo comunicarme con ustedes para contarles que Sophía es para mí más
¡Envianos tu carta! info@sophiaonline.com.ar
MÁS EN SOPHIA
imagen del congreso
NOTICIAS LEGISLATIVAS
29.07.2014 :
Noticias legislativas
La senadora Sigrid Kunath (FPV-Entre Ríos) solicitó la reforma del Código Penal a
Comments
0
Ratings
0
solidaridad
PUENTE SOLIDARIO
12.06.2014 :
Solidaridad
El Barómetro de la Deuda Social de la Infancia del Programa del Observatorio de la
Comments
0
Ratings
0
alumno en el aula
EN EL AULA
12.04.2013 :
Educación
La Universidad Católica de Salta (UCASAL), actualmente con 92 filiales en la Argentina,
Comments
0
Ratings
3