Sergio Sinay
Sergio Sinay es escritor, periodista, se ha formado en psicología gestáltica, es estudioso de la logoterapia y aplica estas y otras herramientas humanísticas a la investigación de los vínculos humanos. Ha publicado más de veinte libros enfocados en temas de pareja, masculinidad, relación entre padres e hijos, ética y comportamientos, además de cuatro novelas y un libro de cuentos.
foto: Anita García Quiroga

MÁS ARTÍCULOS DE SERGIO SINAY

09.10.2014 :
Sergio Sinay
Ricardo, el mítico mellizo que, junto a su hermano Juan, lleva adelante desde hace
Comments
4
Ratings
2
02.10.2014 :
Sergio Sinay
Aunque no las usamos a todas, el castellano, nuestro idioma, tiene más de 100 mil
Comment
1
Ratings
9
25.09.2014 :
Sergio Sinay
Corría el año 1863 cuando el francés Charles Baudelaire (1821-1867)
Comments
2
Rating
1
18.09.2014 :
Sergio Sinay
¿Existen, finalmente, los ángeles? Mi amigo Eduardo está convencido de que
Comments
4
Ratings
2
11.09.2014 :
Sergio Sinay
Llevan entre 20 y 45 años en cautiverio y no han cometido ningún delito. Sus
Comments
0
Rating
1
04.09.2014 :
Sergio Sinay
Habían pasado más de cuarenta años desde la última vez que vi a
Comments
3
Ratings
5
28.08.2014 :
Sergio Sinay
En las afueras de la ciudad de Guatemala, tomando un breve desvío en el camino
Comments
0
Rating
1
21.08.2014 :
Sergio Sinay
Virginia nació en Villa Giardino, un hermoso pueblo del Valle de Punilla, en
Comments
2
Ratings
3
08.08.2014 :
Sergio Sinay
Son pocos y empecinados. Los une el dolor, el compromiso, la responsabilidad y un profundo
Comments
3
Ratings
2
07.08.2014 :
Sergio Sinay
Cae la tarde, finaliza el día de trabajo, un hombre sale, como otros, de una obra en
Comments
3
Ratings
7
31.07.2014 :
Sergio Sinay
“Cuando escribo siempre tengo la sensación de que alguien está detrás
Comments
0
Ratings
0
10.07.2014 :
Sergio Sinay
Páez entró en la vida de Cristina hace trece años. Ella nunca había
Comment
1
Rating
1
10.07.2014 :
Sergio Sinay
Caminábamos bajo una lluvia repentina y breve por las calles adoquinadas de Antigua, bella
Comments
2
Ratings
4
10.07.2014 :
Sergio Sinay
Los premios Nobel que en su momento obtuvieron Bernardo Houssay o Luis Federico Leloir no nos
Comment
1
Ratings
6
26.06.2014 :
Sergio Sinay
“Me gusta mirar a la gente”, dice Jorge, mi vecino que vive en el octavo piso, sin
Comments
3
Ratings
5

LO MÁS VOTADO

20.10.2014 :
Virginia Gawel
“¿Usted tiene hijos?” “No, nunca quise tenerlos”.
Comments
15
Ratings
9
19.10.2014 :
La moda según Sol
"La elegancia es un equilibrio entre sencillez, pulcritud, espontaneidad y
Comment
1
Ratings
4
22.10.2014 :
Desde Madrid
El barrio de Salamanca es de esos distritos que se disfrutan sólo de caminar. Pasear sin
Comments
9
Ratings
3
24.10.2014 :
La cita
"No juzgues cada día por la cosecha que recoges, sino por las semillas que
Comments
0
Rating
1

Acceso



El árbol de la vida
04.09.2014
:
Sergio Sinay

Habían pasado más de cuarenta años desde la última vez que vi a Ricardo Z. Nos despedimos al egresar del Colegio Nacional Absalón Rojas, en Santiago del Estero, y cada uno partió, como ocurrió con todos los compañeros, en busca de su destino. En aquella época no había universidad allí y si queríamos seguir una carrera debíamos emigrar de la provincia, de la casa, de las calles, de las caras y de las costumbres conocidas. Otras ciudades nos esperaban (Córdoba, Buenos Aires, Tucumán, Rosario) y en ellas íbamos a crecer. Nuestros padres nos entregaban con entereza y con confianza a la vida. Más allá de la natural nostalgia inicial, aquel destetamiento, hoy lo sé, fue un poderoso impulso hacia nuestra transformación en personas autónomas.

  •  
  • 1
5
28.08.2014
:
Sergio Sinay

En las afueras de la ciudad de Guatemala, tomando un breve desvío en el camino montañoso que lleva hacia Antigua (la primera capital, destruida por un terremoto en el siglo XVIII y renacida como una ciudad colonial que es hoy Monumento de la Humanidad), hay un lugar de exquisita serenidad y dulce placidez. Se ve en él una construcción clásica, robusta, hecha para durar, como las de los antiguos conventos, rodeada de un amplio parque, cuyo verdor encandila bajo el sol, y al fondo un bosque nutrido y fresco. En el edificio funciona una escuela de teología y también el Instituto de Ciencias de la Familia, en donde se forman quienes luego estudiarán los vínculos humanos siguiendo el pensamiento de Víktor Frankl (el gran médico y pensador vienés, autor de “El hombre en busca de sentido”) y del filósofo existencialista y personalista Emmanuel Mounier, cuyo esencial tema de preocupación era la persona.

  •  
  • 1
1
21.08.2014
:
Sergio Sinay

Virginia nació en Villa Giardino, un hermoso pueblo del Valle de Punilla, en Córdoba. Habla con esa tonada inconfundible y, cordobesa al fin, el humor ingenioso e irónico de su provincia, se va filtrando en sus frases y en su mirada. Tiene la piel morena, lleva su pelo lacio atado atrás y eso deja su cara despejada. En los dedos de sus manos usa unos anillos de plata que no podrían pasar inadvertidos. Son pequeñas esculturas, obras de arte antes que simples joyas. Los hace ella. Ese es su oficio. Orfebre. Platera. Artista. De las tres opciones elige la última. Y tiene razón, es una artista.

  •  
  • 1
3
08.08.2014
:
Sergio Sinay

Son pocos y empecinados. Los une el dolor, el compromiso, la responsabilidad y un profundo sentido moral. Nacieron hace siete años, al calor de una tragedia que no fue ni la primera ni será la última. Pero fue la que les hizo sentir que esas cosas no pueden olvidarse y que algo debe hacerse contra ellas. Por eso eligieron como nombre “Prohibido Olvidar”. El 10 de mayo de 2012, tras la muerte de Guillermina Castagna, una nena de 8 años atropellada, mientras andaba en su bicicleta, por un camión cerealero cuyo conductor huyó sin detenerse, se preguntaban: “¿Hasta cuándo vamos a seguir velando niños y jóvenes por causa de siniestros viales? ¿Cuándo vamos a poner límites? ¿Cumplimos con la ley? Mañana le puede tocar a usted, ¿qué hacemos?”. Lo que este grupo de personas decidió hacer hace algunos años es salir de la comodidad, de la indiferencia, de la pereza moral. Se nuclearon, van a escuelas, presentan obras de teatro que no solo divierten a los chicos, sino que los educan en este tema para que mañana tengan recursos para ser personas responsables. Proponen modificaciones a las leyes permisivas (que terminan protegiendo a los asesinos y denigrando a las víctimas), actúan incansablemente por esas modificaciones, acuden prontos a sostener el dolor de quienes pierden seres queridos en las calles y las rutas de una guerra civil infame y no declarada (8 mil personas por año mueren en siniestros de tránsito en el país, 80 mil en una década, esa es una guerra y el enemigo está adentro). Firmes, incansables, incorruptibles, participan todos los fines de semana en controles de alcoholemia, que ellos impulsan, en las rutas en donde jóvenes alcoholizados matan y se matan con pavorosa facilidad.

  •  
  • 1
2
07.08.2014
:
Sergio Sinay

Cae la tarde, finaliza el día de trabajo, un hombre sale, como otros, de una obra en construcción y sube a su auto. Lo pone en marcha, avanza y, frente al primer semáforo, mientras espera la luz verde, duda. Finalmente, la luz lo autoriza a avanzar y todo indica que el hombre tomó una decisión. Su auto sube a una autopista que lo llevará a Londres. Tiene una hora y cuarenta cinco de viaje. Algo importante lo espera allí. Algo tan importante como para hacerle postergar otras cuestiones tan significativas como llegar a casa para ver junto a sus hijos de 13 y 11 años el partido de fútbol decisivo para el equipo del que son hinchas. O para no estar presente en la mañana siguiente en la obra de la cual es capataz justo cuando llegarán al unísono decenas de camiones para descargar el cemento sobre el que crecerá un edificio de 55 pisos que, para el hombre, significa la consagración profesional. El hombre se llama Iván Locke, y este es el comienzo de una película minimalista, precisa, sin un fotograma ni una palabra de más, que plantea de manera descarnada, inteligente y a fondo un profundo dilema moral. Su título es, sencillamente, “Locke”. No está en los cines, invadidos hoy por películas pasatistas y rápidamente olvidables, que mueren pronto bajo toneladas de pochoclo y gaseosas. Es necesario rastrearla en los videos clubes o en Internet. La tarea vale la pena, este film devuelve al cine sus valores y su sentido.

  •  
  • 1
7
31.07.2014
:
Sergio Sinay

“Cuando escribo siempre tengo la sensación de que alguien está detrás de mí haciendo muecas. Por eso huyo, todo lo que puedo, de las grandes palabras”, confesó alguna vez Wislawa Szymborska (1923-2012), la poeta polaca que ganó el Premio Nobel de literatura en 1996. Sin grandes palabras, con vocablos certeros y justos construyó una obra conmovedora y de impresionante lucidez, con una mirada asombrosamente despierta, capaz de encontrar en los obvios hechos y paisajes de lo cotidiano, los más profundos significados. Así, por ejemplo: “Alma se tiene a veces. / Nadie la posee sin pausa / y para siempre. / Día tras día, / año tras año / pueden transcurrir sin ella. / A veces solo en el arrobo / y los miedos de la infancia / anida por más tiempo. / A veces nada más en el asombro / de haber envejecido”. O así, en “Retrato de mujer”:

  •  
  • 1
0
10.07.2014
:
Sergio Sinay

Páez entró en la vida de Cristina hace trece años. Ella nunca había convivido antes con alguien así. Su nombre era simplemente ese. Páez. La despedía y la recibía en silencio, con fidelidad y con cariño. A cambio, Cristina le daba a Páez la mejor vida posible. La salud de él fue perfecta hasta hace un año, cuando empezó con algunos problemas renales. Tras un período de diálisis y dificultades, Páez se recuperó, pero finalmente sus problemas regresaron un par de meses atrás. Hace dos semanas, en la madrugada, Páez murió en brazos de Cristina. Era el primer gato que ella tuvo en su vida y, según me cuenta cuando nos encontramos después de algunas semanas sin vernos, la ausencia del animalito es increíblemente enorme tratándose de un cuerpo tan pequeño. “De veras nunca creí que se pudiera tener un lazo de amor tan profundo con un animal”, me dice con los ojos húmedos. “Si yo estaba bien, él hacía su vida, si yo estaba mal se quedaba a mi lado, se acurrucaba en la cama o en un sillón junto a mí, refregaba su lomo en mis piernas, me rozaba con su cola, como una caricia. Sabía, Páez sabía”.

  •  
  • 1
1
Página 1 de 21

ARTÍCULOS RELACIONADOS

21.10.2011 :
Sergio Sinay
Epifanía es una bella palabra. No sólo por su sonido, en el que las
Comments
20
Ratings
31
01.12.2010 :
Virginia Gawel
Son así: diferentes. Insisten en hallar un sentido que vaya más allá
Comments
76
Ratings
109

la carta elegida

la carta de la semana
25.09.2014 :
Cartas de Lectoras
Hola, Sophia! Quedé fascinada con la columna de Miguel Espeche, El Pujo. ¡Tan atinado
¡Envianos tu carta! info@sophiaonline.com.ar
MÁS EN SOPHIA
imagen del congreso
NOTICIAS LEGISLATIVAS
29.10.2014 :
Noticias legislativas
En Plenario de comisiones, los diputados nacionales dictaminaron el Régimen de
Comments
0
Ratings
0
solidaridad
PUENTE SOLIDARIO
08.10.2014 :
Solidaridad
Anoche tuvo lugar la 5º cena anual a beneficio de Haciendo Camino, la Asociación Civil sin
Comment
1
Ratings
0
alumno en el aula
EN EL AULA
12.04.2013 :
Educación
La Universidad Católica de Salta (UCASAL), actualmente con 92 filiales en la Argentina,
Comments
0
Ratings
3