Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Sociedad

7 julio, 2015 | Por

¿Filantropía o Justicia?

A través de las redes sociales, la ciudadanía apoyó la convocatoria de la Asociación de Magistrados en defensa de la Justicia independiente. Una causa que debe involucrarnos a todos...


 

marcha1

A pocas horas de la nueva manifestación en apoyo de la Justicia Independiente, convocada por la Asociación de Magistrados para el martes 7 a las 18 hs. frente a Tribunales de Talcahuano y en todas las plazas del país, es clave entender que no se trata de una marcha partidaria o en contra de este gobierno. La falta de Justicia (que nunca llega o llega tarde), no es exclusiva de este gobierno, ni es un tema de política partidaria, ni mucho menos un tema abstracto. Es un tema que afecta desde hace varias décadas a todo el país, a millones de personas de carne y hueso, y que se ha agravado en los últimos años.

La lista sería interminable: los familiares de las víctimas de los atentados de la AMIA, de la Embajada de Israel, y los del fiscal Nisman; los ex combatientes de Malvinas que se suicidaron esperando tratamientos; los de la tragedia del tren Sarmiento en Once, que todavía hoy reclaman el juicio a dos ex secretarios de Transporte; los de la inseguridad en las calles fruto de la política garantista que libera a criminales y violadores; las víctimas de la Trata, como Maria Cash o Marita Verón y tantas mujeres más desaparecidas en democracia que caen en las redes mafiosas que pagan campañas y compran impunidad entre los funcionarios; las Madres del paco que luchan en soledad contra el poder político (provinciales y nacional) que mira para otro lado mientras los traficantes les arrebatan a sus hijos para el narco menudeo…

Pero ahí no termina la lista de los afectados por la falta de una Justicia independiente y resolutiva. Falta todavía nombrar a las victimas indirectas de la injusticia social del país, es decir a los más pobres: los jubilados que nunca reciben lo que les corresponde; los que no tienen atención médica decente en los hospitales, ni cloacas ni agua potable, los niños que no tienen vacunas ni educación, ni que hablar de vivienda digna, y así hasta llegar a los indígenas desnutridos de la Argentina profunda, a quienes además se les quitan sus tierras y se los mata si reclaman demasiado.

Para enfrentar estos flagelos, agrupadas como “causas sociales”, hay cientos de ONG que generosamente trabajan día y noche desde hace años para paliar las condiciones de injusticia, a lo ancho y a los largo del país, a las que se le han unido empresas que hacen de esto una bandera de RSE. Son miles de mujeres y de varones argentinos voluntarios, luchando cada día para mejorar la vida de sus prójimos. Conozco el tema, estuve treinta años (y sigo estando) vinculada a la acción social de ONGs. Pero comprendí que más allá del caso de una verdadera emergencia, la filantropía es una trampa, porque nos anula la visión del verdadero mal que hay que enfrentar, que no es la pobreza en un país rico como el nuestro, sino la corrupción del Estado y la impunidad.

Porque todas, absolutamente TODAS estas tragedias y estas víctimas están atravesadas por un hilo conductor: la corrupción sistemática de funcionarios de los tres poderes de todo el país, y de empresarios que se asocian entre sí para repartirse prebendas, dineros, favores y fueros para asegurarse impunidad. Lisa y llanamente los funcionarios del Estado nos roban la plata del presupuesto nacional en asociación ilícita con empresarios corruptos, mientras se dedican a la sistemática destrucción de los organismos de control y de la poca Justicia independiente que nos queda.

Este verdadero terrorismo económico e institucional que se está desplegando sobre el país desde el Estado, esconde algo mas grave: una crisis moral enquistada en la sociedad. Por eso requiere el compromiso de todos los argentinos honestos, cuyos valores éticos y morales sean las defensas para combatirlo. Y requiere un cambio de estrategia: dejar de mirar a las ONGs solidarias para exigir que la Justicia sea el tema central de la campaña presidencial. Que todos los candidatos hablen y expliquen su posición frente a la corrupción y a la impunidad. Entendámoslo bien porque queda poco tiempo. La manifestación del 7 de julio en apoyo a la Justicia independiente no es en defensa de los jueces y de los fiscales: es en defensa propia.

palacio justicia
El imponente edificio de Talcahuano -llamado “Palacio de Justicia”- albergará al #7J.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()