Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Tendencias

6 noviembre, 2018

Estación Federal: economía, arte e identidad

En Palermo abrió sus puertas un mercado de consumo responsable donde se pueden encontrar artesanías, alimentos y juguetes de productores de todo el país. Sus protagonistas promueven el comercio justo, un movimiento que posibilita un intercambio más equitativo para todos.


Por Agustina Rabaini 

Es un viernes de primavera en Palermo y detrás del predio donde se emplaza el Planetario de Buenos Aires, el sol pleno cae en el patio de Estación Federal, otro atractivo paseo donde no se ven las estrellas, pero se puede hacer compras de la economía social, colaborar con familias en situación de vulnerabilidad y descubrir tesoros confeccionados en diferentes regiones de la Argentina.

Artesanías y mieles puras, juguetes de lana de llama, vinos orgánicos de uvas mendocinas, trabajos en fibra de chaguar, palma y palo santo; decenas de objetos cargados de historia, afecto e identidad asoman en los estantes y vale la pena demorarse para escuchar las historias de vida y descubrir a las personas que están detrás de los emprendimientos.

En los típicos arcos de Palermo, aggiornados y puestos en valor para la ocasión, funciona este mercado que abrió sus puertas durante el invierno y ofrece productos en los rubros artesanías, juguetes y alimentos. ¿El fin? Ofrecer a los pequeños productores de diferentes regiones la posibilidad de acceder a un punto de venta en Buenos Aires, promover la inclusión y el encuentro, fomentar el comercio justo y el consumo responsable.

Tiempo de incluir

A cargo del espacio de venta de juguetes está CAII (Centro de Atención Integral para la Inclusión). Arte y Esperanza gestiona del espacio de artesanías, De Luz administra el mercado de alimentos y En Buenas Manos el bar atendido por personas con discapacidad auditiva.

En los locales de Espacio Federal funciona también el Programa Prohuerta que promueve la autoproducción de alimentos orgánicos para mejorar la calidad de vida de las familias. Con la colaboración del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), brinda información, capacitación y ofrece plantas y semillas para hacer una huerta en casa. Además, en el lugar funciona una sede del Centro de Promoción, Investigación y Formación de Energías Renovables (CEPIFER) que, en conjunto con UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina), lleva adelante cursos y charlas abiertas sobre energías renovables.

Los anfitriones cuentan que, en el lugar, el salón y el patio están disponibles para realizar talleres y actividades −para chicos y grandes−, eventos para organizaciones, eventos empresariales, rondas de negocios, ferias temáticas y capacitaciones.

Fátima Ochoa, directora del Programa de Inclusión Económica que depende del Ministerio de Desarrollo Social, fue la encargada de promover y posibilitar el desarrollo del proyecto, y no esconde su entusiasmo: “En Estación Federal hoy se puede pasear y acceder a productos muy originales que no están en el shopping ni en las tiendas a la calle. Encontrarán trabajos artesanales a precio justo y detrás de cada uno de ellos hay una familia, una cooperativa, grupos de personas con ganas de crecer y compartir lo que hacen. Con cada compra realizada se genera impacto social, porque lo que se comercializa fue elaborado por artesanos y cooperativas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad social o poseen escasas oportunidades de acceso desde sus lugares, muchos de ellos de comunidades aisladas de nuestro país”.

Además, dentro de los emprendimientos, hay una gran cantidad de mujeres trabajando. “No es que hayamos buscado proactivamente que hubiera mujeres, pero en el rubro artesanía, por ejemplo, detrás del trabajo hay cantidad de abuelas, madres, nietas que aprenden viendo a sus antecesoras y que tienen mucho para aportar y transmitir con su arte”.

Identidad argentina

Mercedes Marsal es la directora de Arte y esperanza y lleva 32 años trabajando con las comunidades del norte. Con esa trayectoria, tiene mucho para contar acerca de la oportunidad que significa para las comunidades tener un punto de venta en Capital y hacer valer el principio de comercio justo.

En este mercado solidario lo que hacemos es recibir a los artesanos y acordar un precio acorde al trabajo realizado. Estamos en contacto con 360 comunidades que nos ofrecen sus textiles, piezas de madera, vasijas de cobre, bandejas de palo santo y tejidos, entre muchos otros objetos, y trabajamos para que su arte pueda ser difundido. Estamos hablando de muchas familias que están reconstruyendo sus culturas y de argentinos que se animan a decir que defienden su identidad como pueblos originarios. A través de su producción artesanal, en Estación Federal encuentran un lugar de valoración”, resume Mercedes.

Detrás del espacio de la juguetería, la ONG CAII lleva adelante proyectos a nivel federal y brinda apoyo escolar y fortalecimiento familiar en siete centros integrales de la ciudad de Buenos Aires.

María Inés Capponi es voluntaria de la ONG y atiende junto a otros compañeros de la organización el espacio de juegos que tiene una propuesta diferente. Además de ofrecer juguetes, en el espacio los chicos pueden interactuar y “probar” las piezas fabricadas por productores del sector social que buscan cuidar el medio ambiente: los juguetes son artesanales tanto como ecológicos y fueron elaborados, por ejemplo, con tinturas no químicas. Hay propuestas para chicos de 0 a 9 años, juegos de ciencia, productos de arrastre, de encaje, cajas para hacer experimentos, y los juguetes tienen un precio promedio de $400.

La idea es que los chicos salgan del lugar de meros observadores y puedan interactuar y crear, junto a un adulto que pueda asistirlos y asesorarlos.

Frutos de esta tierra

Finalmente, en el espacio de alimentación, Esteban Olivera representa a Vinos de luz, un emprendimiento que produce bebidas y productos mendocinos con el objetivo de generar impacto social y ambiental, además de donar las ganancias a distintas ONGs. “Los productos del espacio vienen de manos de estos y otros productores del interior del país que no llegan a las grandes cadenas de los supermercados”, cuenta Esteban mientras recorre los estantes donde asoman productos como aceite de oliva, miel, mermeladas, frutos secos, granolas y tés, escabeches, alfajores, huevos, especias y yerbas orgánicas.

Lo dicho: este mercado para emprendedores es una buena opción para conseguir productos a precio accesible, en medio de una zona de la ciudad de espacios generosos y vista al verde, por lo que resulta una atractiva parada durante los paseos del fin de semana y aun más ahora que los parques están florecidos y la primavera invita al picnic o a demorarse hasta que caiga la tarde.

Espacio Federal está ubicado en Belisario Roldan 4415, bosques de Palermo, CABA.  Abre de miércoles a domingos y feriados, de 10 a 20. www.estacionfederal.gob.ar

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()