Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

31 octubre, 2017 | Por

Abena Antwi: “Cuando fortalecés a las mujeres, estás empoderando a toda la comunidad”

La investigadora y Jefa de Innovación Técnica de Burt’s Bees visitó recientemente la Argentina y se reunió en exclusiva con Sophia para compartir el detrás de escena de los productos que elabora con mirada científica, con mirada empresaria y, fundamentalmente, con mirada de mujer.

Por Tais Gadea Lara

“La sustentabilidad es una tendencia en la actualidad”. Determinada a decir lo que piensa, con una alegría que desborda en su forma de hablar y que transmite el orgullo que siente por lo que hace; así se expresa Abena Antwi. Es licenciada en Química por la Universidad de Kean (Estados Unidos) oriunda de Ghana y se desempeña como Jefa de Innovación Técnica de la compañía de cosmética natural Burt’s Bees, donde comenzó a trabajar en 2008 como Química Senior. Hoy desarrolla tecnologías emergentes para crear planes a corto y largo plazo. “Mi rol es buscar la innovación en formulaciones e ingredientes de cada artículo. Con mi equipo buscamos lo que hay en tendencia y lo que está por venir, y lo llevamos a la compañía”, explica.

Burt’s Bees buscó marcar una diferencia en el sector de la cosmética con productos de origen natural, sin químicos ni agregados y sin testeo en animales. Al respecto, Abena es contundente: “No probamos en animales porque no lo consideramos ético para nuestra empresa”. El resultado final es un producto de alta calidad que nada tiene que envidiarle a la competencia y que, por el contrario, tiene su distinción particular entre los consumidores. “Creo que los consumidores eligen nuestros protectores labiales, hidratantes, jabones, geles, porque les gustan, pero también porque defienden el trabajar de forma sustentable”, argumenta.

Consciente la importancia de su rol como mujer en el ámbito de la ciencia y dispuesta a comunicar su trabajo para empoderar a otras, Abena Antwi conversó con Sophia sobre su labor diaria, las posibilidades y los desafíos de trabajar con recursos de la naturaleza, y la importancia que cada uno de nosotros tiene como consumidor.

Más mujeres en los laboratorios

Durante años, la ciencia fue un sector donde las mujeres quedaron tantas veces relegadas. Sin embargo, siempre buscaron −de alguna u otra forma− hacer sentir su presencia. En el último tiempo, esta participación femenina se incrementó y el caso de Abena, desde su aporte en química, es un ejemplo de esa nueva realidad. Para ella, la clave está en seguir sumando más voces: “Siempre estoy interesada en incluir a más mujeres. De hecho, comencé a mentorear a jóvenes durante los últimos tres años”.
Ante el mensaje del nuevo presidente de su país de residencia, Estados Unidos, quien ha cuestionado el rol de la ciencia, Abena se muestra contundente: “Creo que Donald Trump está muy solo. El resto del mundo entiende lo que está pasando con el cambio climático. Y la ciencia ha hablado”. Es por eso que ella se siente orgullosa de ser parte de ese ámbito científico: “Luego de 20 años en el sector, veo que cada vez más mujeres son reconocidas por su trabajo. El ámbito de la ciencia puede ser muy intimidante; por lo que tenemos que ser respetuosas, pero nunca olvidarnos de hacer sentir nuestra voz”.

Abena junto a Tais.

−La naturaleza siempre es maravillosa. ¿Cuál es el mejor conocimiento que ha aprendido trabajando con ingredientes naturales?

−Podría ser un conocimiento y un desafío al mismo tiempo: se trata de comprender un ingrediente. Antes de eso solo ves árboles y plantas, pero al hacer química aprendí a mirar el producto como un todo. Todas las formulaciones y todos los ingredientes que ponemos tienen algún beneficio para el cuidado del ambiente y de nosotros mismos.

−Ha trabajado en esta industria durante mucho tiempo y en diferentes compañías, incluyendo L’Orèal, Kiehl’s, Maybelline, Ralph Lauren… ¿Por qué decidió involucrarse en una empresa que tiene un nuevo concepto basado en la sustentabilidad?

−Después de mis años en otras grandes compañías, elegí Burt’s Bees por lo que representa: la sostenibilidad, aquello que buscamos obtener. No ponemos simplemente ingredientes en una formulación, tenemos que guiarnos por la transversalidad ambiental, ir a diferentes países y descubrir de dónde vienen esos ingredientes para que podamos tener la viabilidad necesaria en todos los que usamos, de modo que nos aseguremos que estamos devolviendo un beneficio a la comunidad y le estamos haciendo un bien al ambiente. El objetivo de la empresa es cumplir los objetivos de la Agenda 2030 (de Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas), por lo que debemos asegurarnos de no contaminar ni dañar el ambiente. No se trata sólo del producto que estás vendiendo, sino también del packaging que lo envuelve y de las materias primas que lo componen.

−¿Cómo es el trabajo con las comunidades?

−En todos los lugares, como Tanzania, nos aseguramos de que la comunidad sea apoyada o se les pague una buena suma de dinero; los ayudamos a construir escuelas y empoderamos a las mujeres para que no tengan que depender de los hombres y puedan ser su propio sostén económico. Cuando fortalecés a las mujeres, estás empoderando a toda la comunidad.

−Cada vez que hablamos de productos más sostenibles, surge la pregunta sobre el lado económico. ¿Es un buen negocio?

−Los es. En Burt’s Bees no siempre buscamos ganancias, pero sí pensamos en cómo va a impactar en el ambiente y en el mundo. Puede que no sea rentable, pero creemos que es la mejor decisión que debemos tomar. Y lo hemos hecho realmente bien. He trabajado en la empresa durante 10 años, y en este período la compañía ha estado creciendo y todavía tenemos posibilidades de expansión.

−¿Cuáles son las oportunidades que tiene cuando se trabaja con ingredientes naturales?

−Los beneficios se relacionan con la devolución que hacemos. Esto no se trata sólo de devolver dinero a la comunidad de la que obtenemos nuestros ingredientes, sino también de aseguramos que los empleados estén preocupados por el trabajo. Hacemos voluntariado en nuestras comunidades. De hecho, cada empleado tiene que emplear ocho horas de su tiempo cada año para ayudar con actividades de voluntariado. Ejemplo de ello fue la iniciativa “Vestirse para el éxito”, dirigida a mujeres que han sido maltratadas y que hace mucho no han vuelto a trabajar, donde las ayudamos a confeccionar nuevos atuendos para las entrevistas laborales.

−¿Y los desafíos?

−Cada ingrediente proviene de un clima que tiene problemas. El color del producto puede cambiar. Si hay un desastre ambiental en su área, eso obviamente afecta a la formulación del producto. Un día puede ser marrón, otro día de otro tono totalmente diferente. Una vez que tenemos un producto en el mercado debemos asegurarnos de obtener el mismo producto todos los años. La formulación con ingredientes naturales puede ser muy difícil debido al clima y al impacto ambiental del producto.

−Cuando hablamos de consumo responsable, la comunicación es vital para la empresa, ¿cómo se cuenta todo lo que se hace para atraer a más consumidores?

−Burt’s Bees es muy transparente. Comunicamos la naturaleza de lo que hacemos, los recursos de los cuales están hechos nuestros productos. Tenemos un gran equipo de sustentabilidad trabajando alrededor del mundo que, por ejemplo, viaja hasta África para conocer los ingredientes de los productos y garantizar las condiciones de su utilización.

“Empoderamos a las mujeres para que no tengan que depender de los hombres y puedan ser su propio sostén económico. Cuando fortalecés a las mujeres, estás empoderando a toda la comunidad”.

−Promueven el voluntariado desde sus acciones y hasta usted misma participa en algunas de las actividades. ¿Por qué es importante el voluntariado en estos tiempos?

−Porque hay que devolver a la sociedad. No podés estar en un círculo cerrado en el que vas a trabajar, obtenés dinero y lo haces sólo para tu familia. Yo era una de las niñas de Ghana que en los 80 hacía filas para obtener una taza de arroz y recuerdo que gente de otros países venía a misionar a África para ayudarnos. Por lo que yo, personalmente, necesito devolver a aquellos que no tienen. E incluso trabajando en una compañía y siendo una mujer ocupada con dos hijos, tengo la posibilidad de dar esas horas vitales por año para ayudar a otros.

−¿Algún consejo para los lectores a la hora de ser consumidores responsables?

−Sean audaces. No se dejen intimidar. Lo que me gusta de los milennials es que hablan mucho, y hacen sentir su voz. Continúen y no dejen que nadie los detenga.

Descubrí más sobre el concepto de sustentabilidad detrás de Burt’s Bees en burtsbees.com

 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()