Sophia - Despliega el Alma

Cultura

26 julio, 2019

Editoras: cuatro mujeres que aman los libros

Ellas son las responsables de hacer de cada ejemplar que llega a nuestras manos una obra terminada. Y también de elegir temas, cuidar el proceso de escritura y descubrir nuevos talentos. ¿Te gustaría conocer a quienes leyeron por primera vez (y editaron) tus libros favoritos?


Arriba: Paula Brecciaroli y Claudia Arce. Abajo: Luciana Kirschenbaum y Fernanda Pampín,

Por María Eugenia Sidoti. Agradecimiento: Mariana Hunt.

Cada libro que llega a nuestras manos prolijamente escrito, ilustrado, impreso y encuadernado, da fe de que nada sería igual sin ellas. Sus ojos, muchas veces cansados de tantas lecturas, y sus manos dispuestas a ponerse en acción sobre el teclado para dar coherencia y agilidad al texto original de cada autor, son los que hacen de cada ejemplar un mundo y de cada mundo un espacio de encuentro con el lector.

Las mujeres editoras (y los editores varones, claro), trabajan para hacer de un manuscrito una obra acabada y llena de matices, aportándole a cada escritor su experiencia de lectura y edición, una mirada objetiva, una palabra de aliento y ese plus que significan la comprensión y el acompañamiento durante el proceso de escritura. Y sin importar que se trate de autores novatos o experimentados, es común escucharlos hablar su editor cada vez que están a punto de publicar un nuevo título: «Me dijo que volara el segundo capítulo» o «Me recomendó cambiar el final«, son frases que aparecen comúnmente en la charla literaria.

La edición 2019 de la Feria de editores (FED) se realizará los días 2, 3 y 4 de agosto, de 14 a 21, en la Ciudad Cultural Konex (CABA), con entrada libre y gratuita. Estará integrada por 250 stands de editoriales argentinas, de América del Sur y España. +INFO

El 2, 3 y 4 de agosto, los editores de la Argentina y también de otros países del mundo se darán cita en uno de los eventos culturales más convocantes de la ciudad de Buenos Aires: la Feria de Editores (FED), que tendrá lugar en el Centro Cultural Konex. Allí habrá libros, charlas, debates y, por supuesto, contacto con los editores de cada editorial.

Para descubrir de qué se trata esta tarea que muchas veces pasa inadvertida para quienes leemos, te proponemos conocer a cuatro mujeres que dedican sus horas y todo el amor del mundo a poner en funcionamiento el maravilloso engranaje de construir un libro. De manera artesanal y creativa, y apostando a hacer de cada edición un tesoro que valga la pena guardar en nuestra biblioteca.

Sentimientos y rutinas de la noble tarea de editar

MARÍA FERNANDA PAMPÍN: «Se trata de leer, leer y leer»

Para la editora de Corregidor, los sentimientos involucrados en la edición se aproximan a los de la docencia. «Me interesa editar libros que generen interés en el mundo que los rodea, para que el lector o lectora que los experimente tenga la capacidad de pensar por sí mismo. Las rutinas pasan fundamentalmente por leer, leer y leer. Para poder elegir, seleccionar lo que nos interesa y publicar, también debemos conocer lo que se hizo hasta el momento, lo que están produciendo otros colegas y lo que se está escribiendo hoy. Es necesario mantenerse actualizado, conectarse con autores, con lectores (algo que las redes han propiciado en los últimos años). Es seleccionar, pero también editar cada libro, llevarlo a la imprenta, distribuirlo, difundirlo y, fundamentalmente, acompañarlo”, describe.

LUCIANA KIRSCHENBAUM: «Algo que nos encante hacer»

La editora de Limonero asegura que editar es, ante todo, un acto de fe. “La principal creencia es que estamos haciendo algo que nos encanta hacer y que, al mismo tiempo, aporta significativamente al enorme universo de los libros. Los sentimientos que involucra son todos los que uno siente al comprometerse con algo (incluso los más oscuros…). En las editoriales independientes el abanico de cosas que uno hace aligera un poco la idea de rutina, porque las tareas son de lo más variadas: editar libros, elegir ilustradores, conversar con distribuidores, aplicar a fondos y ayudas, atender a y en ferias, pensar en los lanzamientos, redes sociales y tantas otras cosas”, sostiene.

CLAUDIA ARCE: «Nos mueve la curiosidad y el entusiasmo»

¿Qué es lo más importante para la editora de Compañía Naviera Ilimitada? “Lo que nos mueve es principalmente la curiosidad y el entusiasmo de hacer llegar a otros lo que nos parece que vale la pena”. Así de simple.

PAULA BRECCIAROLI : «Un libro tiene que conquistarnos»

Al principio, está el enamoramiento. Esa ansiedad potente que produce encontrarse con un libro que te logra conmover. Si eso no está, es difícil que se pongan en acción los mecanismos de la edición. En Conejos trabajamos con Ariel Bermani y Bruno Szister, por eso, un libro tiene que conquistarnos a los tres. Cuando eso sucede, creemos, confiamos, en que esa magia se va a replicar en los lectores. El trabajo de la edición es un oficio paciente. Consiste en desgrasar el texto, sacarle brillo, refrescarlo para que después se convierta en un libro material”, revela la editora de Conejos.

Lectores y editores se dan la mano a través de ese mágico puente que son los libros. (Foto: FED).

Desafíos y obstáculos a vencer

Es hermoso, pero no siempre resulta sencillo: editar libros supone, asimismo, trazar caminos viables para que los textos se encuentren con el lector y no queden en el camino, a la deriva del desencuentro. Y si bien es cierto que, a diferencia de lo que ocurre con diarios y revistas, los libros impresos se siguen vendiendo, las dificultades económicas y los nuevos recursos digitales ponen en vilo el trabajo de las editoriales más pequeñas. ¿Qué opinan las editoras sobre este escenario tan complejo?

MARÍA FERNANDA PAMPÍN: «El desafío diario consiste en sobrevivir»

Como editores independientes, el riesgo es muy alto y, en un escenario complejo como el actual, el desafío diario consiste en sobrevivir y llevar adelante el rumbo del proyecto, un proyecto latinoamericanista iniciado por mi padre, que sigue siendo familiar y que cumple medio siglo el año próximo. El desafío tiene que ver también con la toma de decisiones acerca de qué tipo de libros queremos publicar, sin depender de la coyuntura política ni de la lista de bestsellers porque, si nos equivocamos, no hay un gran grupo de capitales financieros detrás para sostener el proyecto«, señala Fernanda y dice que en la edición independiente, los desafíos van de la mano del riesgo: «Por eso, los que trabajamos en Corregidor, decimos que militamos cada novedad, salimos a defendarla. Los sueños pasan por poder sostener el proyecto, elegir los autores y autoras que nos interesan y tener una presencia más fuerte en el mercado latinoamericano”.

LUCIANA KIRSCHENBAUM: «Hacer algo de lo que nos sintamos orgullosos»

Para Luciana, se trata de seguir haciendo las cosas bien, sin perder de vista aquello que se busca consolidar. «El desafío principal es mantener un fondo editorial del que nos sintamos orgullosos. También ir publicando cada vez más libros propios (al menos en la misma medida que traducciones). Sería fantástico poder ampliar nuestras redes de distribución dentro del país y tener más apoyo de compras institucionales«.

CLAUDIA ARCE: «Los sueños son muchos»

Los obstáculos, lamentablemente, son muchos, pero los sueños también. En lo económico está todo muy difícil y el libro en varios sentidos va a contrapelo de la época que nos toca vivir. Pero es por eso mismo que apostamos a hacerles un lugar, a expandir la belleza que transmiten”, resume Claudia.

PAULA BRECCIAROLI: «Encontrar a los lectores»

Para Paula, se trata de llegar a los otros sin resignar calidad: “El desafío de cualquier libro publicado es hacerse un lugar y encontrar a los lectores. Para un editor esa es la inquietud más fuerte una vez que el libro salió de la imprenta. El sueño, por supuesto, es que el libro logre seducir, que deje una marca y en un sentido amplio, que se haga un lugar en la literatura. En el trabajo editorial, también se juegan los desafíos que puede tener cualquier negocio. La economía, la visibilidad en el mercado editorial, la prensa. Pero por sobre todo eso está la calidad de lo que se produce”.

Charlas literarias, talleres y debates, en el marco de la Feria de Editores. (Foto: FED).

Las infinitas posibilidades de los libros

Ellos nos llevan por lugares e historias increíbles, nos muestran otros mundos, pero también nos invitan a indagar dentro nuestro. A la vez, nos rescatan del desconocimiento, disipan las dudas y llevan luz a los rincones más oscuros, esos donde nos acurrucamos a transitar los momentos difíciles. Un buen libro es guía, compañero, inspiración; mapa para encontrar caminos jamás imaginados. Imposible no querer que cada buena lectura dure para siempre…

MARÍA FERNANDA PAMPÍN: «Iniciar la lectura desde pequeños»

«Edito especialmente literatura latinoamericana y argentina contemporánea presentados en colecciones relacionadas a las literaturas regionales, un nicho que hemos sabido ganar y que continúa poco explorado. Algunas de las colecciones destacadas de la editorial son Narrativas al Sur del Río Bravo, Archipiélago Caribe y Vereda Brasil, que llevan publicados autores ineludibles para pensar la literatura latinoamericana hoy«, comparte y destaca el rol de la literatura y la lectura, no solo de adultos, si no también para los chicos: «Es importante iniciar una práctica desde pequeños desde las instituciones escolares, las bibliotecas y el núcleo familiar. La lectura (y en consecuencia la literatura) resulta imprescindible para conocer mejor todo aquello que nos rodea e imaginar nuevos mundos, facilita la comunicación, libera emociones, estimula la creatividad y tantas otras cosas. Sin embargo, creo que lo que más me interesa es que permite desarrollar el pensamiento crítico. No me cabe la menor duda de que sin la literatura nuestra vida sería mucho más aburrida y chata: la literatura nos permite conectarnos con otras personas«.

LUCIANA KIRSCHENBAUM: «Los libros siguen siendo un lugar de goce mayúsculo»

«Editamos libros ilustrados. Podría decirse que para niños, pero creemos que son libros que disfrutan los adultos del mismo modo. Creemos que los libros siguen siendo un lugar de goce mayúsculo, de apertura, de ampliación del universo (en nuestro caso verbal y visualmente) y un espacio hermoso y posible para compartir«, dice la editora de Limonero.

CLAUDIA ARCE: «La lectura ayuda a calmar la angustia y la ansiedad»

«Buscamos publicar buenas historias bien contadas. Que transmitan modos diversos de entender el mundo y conecten diferentes mundos. Libros de autores argentinos y del resto de los países latinoamericanos y también traducciones de diferentes países y lenguas«, describe la editora de Compañía Naviera Ilimitada a la hora de poner en palabras el enorme universo de una búsqueda que va más allá de las ventas. Y agrega: «El ritmo vertiginoso y lleno de distracciones del presente no facilita los momentos de lectura, pero creemos que los libros ayudan a calmar la angustia y la ansiedad, dos males de esta época, y a empatizar con los otros«.

PAULA BRECCIAROLI: «Los libros pueden salvarnos»

«Nosotros editamos novelas y libros de cuentos, ocasionalmente poesía y un libro de entrevistas a Mario Levrero sobre el oficio de la escritura. Nos interesan los textos que puedan dejar una cicatriz en el lector. Un historia, una visión del mundo, que persista en el tiempo. El lugar de la literatura es imprescindible. Tenemos la convicción que los libros, a todos los que amamos leer, pueden salvarnos«, concluye la editora de Conejos.

Editoras y editores, grandes anfitriones de un encuentro donde las lecturas son protagonistas. (Foto: FED).

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()