Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Sustentabilidad

25 agosto, 2017

Cuidadora del agua, esa fuente de vida

Antonella Vagliente nació en Córdoba, tiene 27 años y es una de las jóvenes del mundo con mayor proyección internacional como vicepresidenta de Parlamento Mundial de Jóvenes por el Agua y cofundadora de Young Water Solutions. Conocé su enorme compromiso.


Cuando Antonella Vagliente tenía apenas 15 años y empezaba a dar sus pasos iniciales en el mundo del voluntariado social, la primera actividad que le asignaron en la organización Ecoclubes de Córdoba –su ciudad natal– fue por el día Mundial del Agua. Muchos años después cumplió los 27 y su preocupación por el derecho al acceso al agua devino para ella en una causa personal, al punto de comprometerse en trabajar para que millones de personas puedan mejorar su calidad de vida en todo el mundo.

Si bien en la Argentina el consumo de agua es 4 veces mayor a lo recomendado por la OMS, aproximadamente el 15% de la población no tiene acceso al agua potable. Las organizaciones no gubernamentales que se ocupan del tema en diferentes regiones informan que la falta de agua puede afectar la vida cotidiana de los habitantes. Según la Fundación Plurales, que trabaja en el marco del programa Sed Cero, “hay lugares que para acceder al agua se paga hasta 8 veces más que en las zonas urbanas, y cuando no se dispone de los recursos económicos necesarios, el acarreo de agua ocupa hasta 6 horas a pie y recae principalmente sobre las mujeres y las niñas”.

Antonella nos habla ahora vía Skype desde su casa en Bélgica, donde codirige la organización Young Water Solutions junto a su pareja, pero antes viajó durante un año y medio por ciudades y visitó poblaciones de varios continentes. Primero dejó la Argentina y viajó a Europa para participar de la Semana Internacional del Agua en Estocolmo y luego formó parte del evento que organiza la red Global Shapers, del Foro Económico Mundial, una organización de jóvenes de menos de 30 años a la que pertenece.

Más tarde se embarcó en un viaje de seis meses por el sudeste asiático y en el camino se enteró de que había ganado una beca para cursar el Máster en Gestión Integral del Agua en la Universidad de Queensland en Princeton, Australia, hacia donde partió. Hoy es la vicepresidenta del Parlamento Mundial de Jóvenes por el Agua.

En Sophia la conocimos en 2015, cuando, como integrante de la Asociación Plurales, impulsaba junto a Avina y Danone el proyecto Sed Cero para que familias de comunidades aisladas de la región del Gran Chaco (Argentina, Bolivia, Paraguay) pudieran tener acceso a agua segura. Ya entonces era habitual verla pasar tiempo con la gente del campo para detectar las necesidades básicas que no estaban cubiertas y para ayudarlos a hacer valer los recursos con los que sí contaban.

Alta_1975

“El 80% de los trabajos dependen del agua y, con la escasez que tendremos, los cambios tienen que empezar a llegar”.

Un trabajo y un desafío que nunca dejó de lado porque hoy, más allá de las conferencias que dicta, Antonella continúa visitando a los habitantes de zonas rurales remotas y en su viaje por el sudeste asiático caminó durante tres días por las montañas en Myamnar.

“Quería conocer la vida de las comunidades rurales en Asia y pude dormir en las casas de las mujeres del lugar”, recuerda, y mientras comparte fotos de la experiencia, agrega: “Lo que me moviliza es este sentimiento de corresponsabilidad, la idea de que todos somos responsables por el bienestar de todos”.

Está claro que, además de empujar proyectos a nivel local e internacional, Antonella profesionalizó su entusiasmo a la hora de contagiar a otros jóvenes para generar acciones o cambios positivos en sus comunidades. “Es algo que se me da y que me gusta”, admite, y cuenta que ya lo hacía cuando era una estudiante en Córdoba –es licenciada en Desarrollo local y regional por la Universidad Nacional de Villa María– y la invitaban a dar clases en las escuelas.

“Con los años pude ver la fuerza que tienen los jóvenes y las capacidades que pueden desarrollar para mejorar sus contextos más cercanos. Por eso trabajo también para que los gobiernos y los líderes del mundo los escuchen. A los gobiernos les pedimos que trabajen para garantizar la provisión de agua y el saneamiento, y ojalá se capacite cada vez más en las escuelas sobre cambio climático”.

El agua está en el centro del desarrollo sustentable y resulta fundamental para la calidad de vida de la población, el desarrollo socio-económico, y de los ecosistemas. Resulta vital a la hora de sostener y mejorar el bienestar de todos los seres vivos. El agua es una problemática clave a trabajar en la adaptación al cambio climático, sirviendo de vínculo crucial entre el sistema climático, la sociedad humana y el medio ambiente (Fuente: Fundación Plurales). 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()