Invierno 2017

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Educación

11 Agosto, 2016

Convivencia escolar: un desafío para los docentes

Fomentar una mirada más integral sobre el bullying es la nueva tendencia que impulsan educadores de la Argentina y de varios países de Latinoamérica, para dejar de culpar a los chicos y comenzar a trabajar con su entorno. Una guía para reflexionar y elaborar nuevas propuestas.


escuela

Por Isabel Martínez de Campos

“La violencia escolar no comienza en el acto de acoso. Suele suceder porque el chico que la lleva a cabo muchas veces no recibe cariño y atención en su casa, y vive inmerso en una sociedad que es violenta también”, asegura Romina Giselle Kasman, consultora internacional en educación quien trabajó la temática en la OEA y la UNESCO, entre otros organismos de renombre, y hoy es autora del blog pionero para docentes sobre Convivencia Escolar, realizado por la Compañía Securitas y la Asociación Conciencia.

A su entender “si como maestros solo nos enfocamos en poner en penitencia al niño acosador, dejamos de lado abordar las causas más profundas y no solucionamos el problema de raíz”.

Números que dicen mucho

En Argentina el 70 % de los chicos tiene conocimiento de peleas (*)

El 66% de los alumnos tiene conocimiento de situaciones constantes de humillación, hostigamiento o ridiculización. 

El 18% reconoce sufrir burla de manera habitual por alguna característica física. 

El 70,8% sostiene tener conocimiento de la ocurrencia de peleas con golpes entre alumnos en la escuela.

Fuente: bullyingsinfronteras. (*) Datos aportados por el estudio sobre conflictividad y violencia en las escuelas secundaias de gestión pública y privada del Área Metropolitana de Buenos Aires, realizado por UNICEF y FLACSO).

Las palabras de la especialista reflejan una nueva tendencia en el mundo que ofrece otra mirada, más integral, sobre el bullying, concentrada en la visión de que este flagelo que aumenta día a día en escuelas, está más relacionado con la sociedad en la que los chicos se mueven, que en la problemática de los niños en sí. “Es importante que tomemos en cuenta que los chicos tienen el derecho a vivir en paz. Al hablar simplemente de bullying estamos criminalizando a los niños, cuando el problema es más grande y pasa por la falta de paz que existe en la sociedad en la que vivimos”.

Experiencias en países como Costa Rica, Colombia y Nicaragua, entre otros países de la región, llevan la delantera en este enfoque que invita a los docentes a debatir sobre nuevas formas de abordar la temática a través del juego, el arte y el compromiso ciudadano. Lejos de la simplificación o de la bajada de línea, con frases como “este comportamiento de los chicos está mal, hay que cambiarlo”.

Argentina no está siendo ajena a esa tendencia, y ya implementa una nueva forma de abordaje para poner el foco más en la convivencia escolar que en el bullying. En la siembra, desde los primeros años de vida, del concepto de que convivir con el otro no se reduce a la escuela sino a la convivencia social en general. De esa manera es posible construir una sociedad más justa, basada en un clima de respeto y no discriminación. Esta línea se inicia en nuestro país con un blog pionero en Argentina, dedicado especialmente a docentes, donde se los invita a plantearse y debatir acerca de cómo generar conciencia en los chicos sobre la importancia de construir un espíritu de compartir.

convivencia-escolar-770

Más allá del bullying

“Mejorar la convivencia escolar no implica solo promover reglas de entendimiento en el aula, sino que los docentes, como líderes, tienen que tomar el rol de pensadores, preguntándose cuáles son las causas y las herramientas particulares que mejor encajan en el ámbito social de la escuela en las que están inmersos”, opina Kasman, quien trabajó durante muchos años como coordinadora de programas de educación de la Asociación Conciencia, entidad que implementa numerosos proyectos de convivencia escolar, entre ellos el programa “Convivir” en el municipio de Tigre y que ahora, junto a Securitas, ofrece este nuevo espacio virtual de participación e intercambio. “Es un blog pensado para la interacción, con prácticas promisorias y planes de clase, que se implementan a través de la educación cívica y ciudadana, la educación en las artes y la cultura, los medios de comunicación, el deporte, la educación intercultural y la educación para la paz, no se trata solo de bullying.”

Vivimos tiempos complejos donde a veces pareciera que el chico es el responsable de las situaciones de violencia escolar. Pero, en realidad, un niño que pelea es el resultado de múltiples factores. ¿El principal? La falta de atención en el hogar y la violencia o desatención social. Esta carencia puede suplirse con la experiencia de una buena convivencia en la escuela. “Los chicos que están en situación de vulnerabilidad tienen una salida que se basa en la construcción de relaciones sociales sólidas y en la confianza que deposite el maestro en ellos para poder salir de la violencia. Esos chicos que viven situaciones difíciles, fuera del ámbito escolar, necesitan que los maestros crean en ellos, que los quieran y los cuiden. En los contextos violentos la gente tiende a aislarse más, y los docentes pueden funcionar como agentes de cambio y sostén. Es una cuestión de ciudadanía. Si yo te enseño convivencia, te enseño que el otro es igual a vos y tiene tus mismos derechos. Claramente los compañeros y los maestros nunca van a suplir el amor del hogar, pero el cuidado, el respeto y una buena experiencia escolar, pueden salvar a un chico porque lo vivirá como un modelo sano a seguir. En definitiva, sabrá que convivir en un ambiente pacífico, contenedor y saludable es posible”.

La pregunta es: ¿Cómo se llega a generar una buena convivencia escolar sin utilizar los métodos tradicionales de decirles a los chicos que “esto no se hace”? En los casos más innovadores, como por ejemplo en Costa Rica, todas las materias tienen como objetivo el aprendizaje de la ciudadanía y mediante ella, la convivencia y la construcción de paz. Con una mirada en el bienestar común de la sociedad, el aprendizaje de la ciudadanía, y mediante ella, la convivencia y la construcción de la paz, aprenden, por ejemplo, matemática en conjunto y cada uno va aportando sus talentos, poniendo al descubierto el espíritu de grupo y lo bueno de cada uno. El fin del método de estudio no es solo aprender a sumar y restar, sino también la convivencia con los demás.

Uno de los programas más reconocidos a nivel mundial en la temática es Aulas en Paz, en Colombia, desarrollado por la Universidad de los Andes y la Organización Convivencia Productiva A.C. Al ser un programa preventivo, trabaja con estudiantes de primaria por medio de un currículo de aula, talleres con padres y madres de familia, sesiones extraescolares con estudiantes en riesgo y visitas a sus hogares. Aulas en Paz brinda capacitación y acompañamiento a profesores, todos los materiales y la gestión necesaria para llevar a cabo sus actividades con éxito. Porque, en definitiva, se trata de un desafío posible.

convivencia-escolar-2

Más información, en el blog Convivencia Escolar:

convivirpromoviendovaloresparaelfuturo.com

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()