Sophia - Despliega el Alma

Tendencias

15 marzo, 2019

¿Cómo ser varones en tiempos de feminismo?

No es fácil encontrar comodidad en el nuevo lugar que reserva para los hombres la lucha contra el machismo. Por eso, es hora de buscar el equilibrio.




Todo cambió: de tener mejores puestos de trabajo, mejores sueldos y la posibilidad de tener conversaciones y actividades exclusivas lejos del hogar, los varones pasaron a andar un nuevo camino. A reconocerse pares, a sentirse una parte necesariamente integrada de este mundo conformado por hombres y por mujeres.

“Ser hombre no debería significar nunca un impedimento para actuar como un caballero”. 

José Saramago

Pero todo ocurrió de una forma no siempre amable. La sociedad comenzó a gritar contra los estereotipos de género y recién entonces muchos comenzaron a ver las atrocidades de un patriarcado que, tantas veces sin querer, habían naturalizado. Y fueron juzgados (o así se sintieron) por un nuevo movimiento de mujeres.

Por fortuna, una gran parte de ellos participó activamente de la toma de conciencia en sus espacios cercanos, alertando a familiares, amigos y compañeros, acerca de esta nueva realidad: la necesidad urgente de poner en valor lo femenino. De no correr a ningún lado, sino de ir a la par.



De trabajar de una vez por todas en equipo.

Sin embargo, muchos todavía continúan desorientados, a la espera de un nuevo mapa que sea capaz de orientarlos en esta nueva forma de ver y construir el mundo.

¿Y los caballeros?

¿Cómo seguirá la cuestión de ahora en más?

“Respetar o, mejor aún, amar no pasa por igualar o fusionar, sino por valorar y honrar al otro, desde su singularidad”.

Miguel Espeche

Sobreviven, pero ahora andan sin armadura. Van descalzos, con el alma a flor de piel. Por eso, nuestro columnista Miguel Espeche les rinde un sentido homenaje en un texto que podés leer haciendo clic acá.

Las formas van cambiando, pero hoy quiero honrar los valores que subyacen en la caballerosidad, asumiendo los riesgos del caso. Es que, se sabe, el terreno está minado hoy por el discurso ideológico que condena cualquier óptica ajena a su dogma y evita pensar y sentir respecto de los vericuetos más sutiles del asunto”, escribe el psicólogo especialista en vínculos.  

Aquel lugar del caballero, aun con nuevas formas y liturgias, merece incorporarse a nuestro paisaje, incluso en un sentido mítico, para poder salir un rato de la imagen del varón “bestia violenta” o, por el contrario, ‘pasteurizado y livianito”, dice Miguel.

Si querés saber cómo acompañar esta transición, sin importar si sos varón o mujer, entonces no dejes de leer la nota completa acá.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()