Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

POR Adriana Amado - Columnistas

29 marzo, 2016

Ropa o cerebro, ¿tiene que ser una opción?

El prejuicio existe, pero ya no hace falta escoger entre una cosa y la otra. Las mujeres del mundo están dando sus propias puntadas en la confección de una larga bandera que nos una. La consigna es poderosa: pensar, luego vestir.

Suponer que a las mujeres solo nos importa la moda y las pilchitas es tan arbitrario como suponer que no nos deberían importar para nada. Quienes luchan contra ese estereotipo que juzga a la mujer por el envase, a veces caen en el otro extremo, que no es más que la otra cara del mismo prejuicio que dicen combatir. Porque tanto como pensar que las mujeres lindas son tontas es suponer que las inteligentes no deben ser lindas. Como si cuidar el vestuario o enrularse el pelo menoscabara las dotes intelectuales.

En estos días en que Michelle Obama estuvo visitando estas pampas hubo quienes se ofendieron porque algunos medios se ocuparon de sus vestidos antes que de su currículo y se escandalizaron porque ponían en primer plano las fotos de los modelos que lució en sus distintas actividades.

michelle-obama-collage

Michelle Obama es una mujer inteligente. Muy. A sus dotes intelectuales agrega la inteligencia social para usar el excipiente adecuado para dosificar su mensaje y esparcirlo globalmente. Por eso, no solo no reniega de su elegancia, sino que sabe usarla como un mensaje político. Consciente de que la estética es una ética, sabe elegir las marcas que la visten y las prendas que luce en cada ocasión. No es casual que prefiera las que están al alcance de las chicas que, como ella, salimos de lugares muy pobres y aprendimos, duramente, que vestirnos es integrarnos. Michelle Obama no reniega de donde viene y sabe muy bien cómo moverse en el lugar al que llegó. Acepta que la moda puede ser como el martillo que, según el uso que se le da, sirve de arma o de herramienta.

El arreglo personal nos enuncia ante los otros mucho antes de que expresemos una palabra. La ropa es una parte principal del lenguaje social y muchas veces sus signos son los únicos que admiten pasajes de una clase a otra. Por eso, para los más desfavorecidos usar una marca de ropa global es más importante que para el integrado: para los más pobres los logos de las zapatillas puede ser el único indicio de pertenencia que este mundo les concede.

No se trata de la frivolidad de la moda, sino la dignidad en el vestir que transmite desde su lugar de primera dama, lejos de la vulgaridad del lujo en que a veces caen los que llegan a lugares de poder. Renegar del lujo es una pose de quienes lo tienen al alcance, así como abusar de sus excesos es la ofensa de los arribistas que intentan olvidar sus orígenes. Los que llegaron lejos sin olvidar de donde salieron saben que el lujo es un derecho que debería estar al alcance de todos. Ese es el mensaje de la señora Obama cuando viste un vestido de dos mil dólares durante la noche, para después usar una camiseta de cinco con la misma apostura. Es parte de su consigna de que todas las chicas pueden y merecen.

Es cierto que para algunas revistas el vestido es lo único que importa. Tanto como que hay mucha gente que solo compra revistas porque hablan de pilchas y de tendencias. Pero justamente es ahí donde se revela poderosa la actitud de esta señora, que sabe llegar con sus ideas, incluso a esos ámbitos en los que habitualmente no hay espacio para mensajes muy medulosos. Ella, que tiene contenido y recorrido, sabe cómo pasar por esos lugares frívolos dejando lo suyo. La ropa que elige tan cuidadosamente Michelle Obama para sus presentaciones públicas es parte de su mensaje #letgirlslearn: que las chicas también se enteren de esto.

Ya nadie duda de que las mujeres tenemos mucho para decir y compartir. Ahora tenemos que aprender cómo presentarnos ante el mundo (ante este mundo que queremos cambiar, pero que por ahora es así) para ser escuchadas.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()