Sophia - Despliega el Alma

POR Virginia Gawel - Columnistas

22 noviembre, 2016

Ciencia y espiritualidad: ¿qué cambia si yo cambio?

El reconocido Doctor Ervin Laszlo estuvo en la Argentina para invitarnos a reflexionar acerca del valor de encontrarnos. "Es imposible que algo no esté conectado al todo", dijo en el marco de diversas charlas, dejando en claro una verdad tan científica como espiritual.

ciencia-y-espiritualidad-1

Seguramente, si te detuviste a leer el título de esta nota, tu condición sea la siguiente: trabajar todos los días para transformarte, para gestar la más plena expresión de tu identidad. Así, has atravesado cambios… cambios… y más cambios. Y la persona que se siente descripta en esta condición, suele tener un sufrimiento a veces pequeño, pero otras enorme: que otras personas no hagan nada para salir del dolor, que el mundo no cambie como quisiera, que la Humanidad siga siendo injusta en tantos sentidos… La pregunta que allí se impone, según mi corazón (vapuleado por esos mismos dolores, sobre todo cuando era más joven), es ésta: ¿qué más cambia si yo cambio? ¿Cómo se puede ayudar para que en el cambio de mi entorno y de este planeta en el que vivo, se genere una transformación en todo eso colectivo que me duele?

Curiosamente o no, la respuesta que a mí más me impacta es la que dan las Ciencias de hoy, cuando nos dicen que todo cambio en la parte afecta al Todo, inequívocamente. Entonces, toda persona que se compromete con una transformación evolutiva, lo sepa o no, lo vea o no, incide en generar una masa crítica de evolución para el resto. Y también, el esfuerzo que otro humano haga o haya hecho en esa dirección puede, sin que yo lo sepa, servirme de contención interna, pues lo veamos o no, estamos en red, y esa red invisible nos señala cabalmente que nadie está solo en su intento.

Por eso, quisiera hacer un repaso por varios encuentros recientes en los que, justamente, ese fue el tema central: Ciencia y Espiritualidad entrelazadas, sustentando esta visión. Este 2016, Buenos Aires fue parte de un evento que cada vez tiene repercusión en más lugares del mundo: la Spiritweek. Esta “Semana de la Espiritualidad”, tuvo lugar entre el pasado 24 de octubre y el 2 de noviembre y fue una gran ocasión para tomar conciencia sobre la importancia de que la espiritualidad, más allá de todo credo, pueda dar nuevos fundamentos a cada área de la vida humana.  La Red Global NetSpirit (nacida en Argentina para irradiar este mensaje de distintas maneras), generó esta posibilidad de encuentro y, dentro de las actividades propuestas, trajo al país a una figura eminente: el Doctor Ervin Laszlo. Sorprendente hombre de las Ciencias, nacido en Hungría en 1932, el impacto de su pensamiento se hace sentir en los cinco continentes.

ciencia-y-espiritualidad

(En la foto, de izquierda a derecha: Gayatri Narein y su traductora, Andy Freire, Ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, el Doctor Ervin Laszlo, declarado ese día Visitante Ilustre, su traductora, y el Doctor Eduardo Zancolli, médico cirujano, autor de los libros “El misterio de las  coincidencias” y “El Plan”).

Con 84 años, espléndido y lúcido, se mostró tan sencillo que uno no lo imaginaría autor de más de 80 libros, conferencista internacional, difusor del pensamiento científico de vanguardia y dos veces candidato al Premio Nobel de la Paz. Un postulado esencial que enuncia (y que hoy afirman desde los astrofísicos investigando las galaxias, hasta los físicos hurgado en la intimidad cuántica del átomo), es que todo está interconectado, todo es Uno. Esa certeza de Unicidad (Oneness) implicó que, cada vez más perceptiblemente, la noción de espiritualidad empiece a permear las más diversas disciplinas, incluyendo Educación, Psicología, Economía, Medicina…

El Doctor Laszlo entrelaza sus saberes académicos con lo que dicen antiguas Tradiciones de Sabiduría: que hay una Consciencia (con mayúscula) expresada como un campo de información, generatriz de todo lo que existe. Percatarse de esa Consciencia en nosotros nos hace partícipes lúcidos de esa interconexión: “Estoy entretejido en la Gran Trama”. Así, ni aun estando solos estamos solos: las acciones individuales no existen por sí mismas, pues todo lo que la parte haga modificará al Todo. En la vida de relaciones personales, en una sociedad, en una nación, en el mundo… en el Universo.

Darse cuenta de ello implica también una directriz ética: si daño, me daño.

Este hombre sabio y contundente en su decir, en poquitos días (y con una energía increíble), habló de Ciencia y Espiritualidad en distintos eventos –desde la inauguración del Anima Film Fest (Festival de Cine para el Alma) al Congreso Internacional de Cirugía de Mano– diciéndole a mil médicos que el cuerpo no es eso que ellos ven y tocan, y que la medicina debe evolucionar hacia medios no-mecánicos para ayudar en su salud. También recorrió desde el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (explicando a especialistas en Sistemas cómo es esa interconexión del Todo), hasta nada más y nada menos que la Legislatura Porteña, donde en una mesa redonda con los destacados Gayatri Naraine (educadora, representante de Brahma Kumaris antes las Naciones Unidas y UNICEF) y el doctor Eduardo Zancolli (médico, escritor, investigador de los fenómenos sincrónicos y de la interrelación ciencia-espiritualidad), afirmó algo que nunca se había dicho en un ámbito como ése: “Existen abrumadoras evidencias científicas de que la consciencia no es producida por el cerebro, sino que éste transmite la consciencia, la cual existe per se, más allá del cerebro. Hay, por ejemplo, registros médicos de personas que, bajo condiciones incompatibles con la vida (incluyendo la ausencia de actividad cerebral durante largos minutos), al retornar extraordinariamente de ese estado han podido dar datos precisos de todo lo que sucedió en su entorno mientras estaban ‘muertas’. Y hace décadas que se ha constatado que los seres vivos podemos comunicarnos sin que medie percepción sensorial. Si eso no está sujeto al cuerpo, no está sujeto a la muerte. En el Universo nada desaparece”.

Este último evento se llamó, justamente, “¿Puede la espiritualidad cambiar la realidad?” y me sorprendieron mucho las primeras palabras de Gayatri Naraine: “Si tomamos esa pregunta como punto de partida creo que necesitamos una redefinición, pues implica que la espiritualidad sería algo fuera de la realidad como para cambiarla. Y el hecho es que la espiritualidad es la realidad, desde lo que estamos tratando juntos”.

ervin-laszlo-4
El Doctor Ervin Laszlo, ciencia y espiritualidad. Foto: NETSPIRIT.

Quisiera convidarles (como si fuera algo para degustar despacio), algunas notas de mi libreta. Les cuento: tengo la buena fortuna de ser parte de los integrantes de la Red Global Net Spirit (¡les invito fervientemente a aprovechar todo el material que hay en su sitio web!). Esto me posibilitó participar de múltiples instancias escuchando al Doctor Laszlo. Mientras tomaba nota de sus palabras pensaba en ustedes (exactamente así), como quien toma fotos de algo hermoso con el anhelo de compartirlo de algún modo con sus seres queridos. ¡Ustedes son parte de mis seres queridos! Así que aquí van algunos de mis registros textuales:

“Todo lo acontecido desde el inicio de los tiempos está presente como un Campo de Información, que he llamado “Akasha”, como las antiguas tradiciones de la India. Todos aportamos a ese Campo en cada cosa que hacemos. Desde ese Campo, el pasado informa al presente y crea el futuro.”

“La noción de ‘casualidad’ es un fetiche colectivo que nos inhabilita para actuar: ¡si todo es casual, no tienes que hacer nada! Creer que todo es puro azar es no reconocer nuestra conexión con el Todo. Y es imposible que algo no esté conectado al todo. Es más: todo influencia a todo en todo momento. Estamos conectados informacionalmente con el Todo.”

“El verdadero Amor es indicativo de un alto nivel de conexión”.

“Todo es Consciencia. Como dijo el Físico James Jeans, ‘El universo se parece cada vez menos a una gran maquinaria y cada vez más a un gran pensamiento’. Se trata de una Consciencia inteligente que se expresa en todo lo que existe. Aun la Biosfera está organizada con una Consciencia. La Biosfera tiene consciencia de sí misma. Y en este planeta en este momento la consciencia está llamada a evolucionar. Si falla el proceso se mudará hacia otro lugar, para desplegarse”.

“Asumir lúcidamente esta interconexión nos convierte en ‘transcievers’ (Nota: combinando en inglés las nociones de ‘transmitir’ y ‘recibir’). Significa ser parte activa en esa evolución, y encarnar ese principio que los africanos denominan Ubuntu, que se traduce así: ‘Yo soy porque nosotros somos, y nosotros somos porque yo soy’”.

“Todo es vibración. Cuando elevas tu frecuencia, camia tu realidad. Materia y Consciencia son lo mismo, y se manifiestan como patrones de vibración”.

 “La resistencia a experimentar que todos somos Uno se da por el miedo a perder la identidad. Hasta que en el fondo comprendemos que nuestra verdadera identidad es holística: parte de sistemas que interactúan entre sí. Colaborar conscientemente con esa interacción es hallar sentido a la vida. Allí sabemos que no existe tal cosa como la separación”.

“Nuestra especie podría, con un salto evolutivo de consciencia, ser aquélla que se va convirtiendo en custodia de la Unidad en el Universo. Y eso se revela aun en los actos cotidianos de cualquier individuo”.

El más reciente libro del doctor Laszlo, justamente, se llama “¿Qué es la realidad?”  (por ahora publicado en inglés, pero pronto saldrá en español). Su invitación es a ser parte activa en la evolución del Todo. Empieza por mí, pero no termina en mí, sino en un Nosotros inconmensurable.

Quizás la síntesis más acabada de estos complejos pensamientos y de su impacto en la vida cotidiana esté expresada en estas palabras que dijo mi amigo Gabriel, un niño muy especial de 9 años que vive a más de 600 kilómetros de casa, en medio de las sierras de Córdoba, Argentina, y a quien, como ama el conocimiento, le compartí un video de Laszlo. Cabe aclarar que habíamos estado hablando de unos niños de mi pueblo que no tienen hogar, y también de los perros abandonados en Luján, que llegan con los peregrinos y luego quedan, solos. Su mensaje de Whatsapp de hoy dice: “Gracias por el video. Yo recién lo miré y me hizo acordar algo que estaba pensando cuando venía de la escuela. Pensaba en cómo ayudar a los nenes, más que nada, y también a los perros. Cómo ayudar a los que no tienen padres o son muy pobres o a los perros que no tienen casa. Y al escuchar el video me di cuenta de que estaba pensando eso, estaba sintiendo eso por los perros y por los nenes porque, como dice el video, ¡Todos somos Uno!”.

A continuación, ustedes también pueden ver el video y contarme, como Gabriel, sus propias reflexiones… Están todos invitados a experimentarla, a ser parte lúcida de esa Red.

 

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()