Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

Sociedad

8 mayo, 2018

Ciudades para las personas

La expansión urbana se acelera en todo el mundo y los expertos aseguran que urge planificar con el foco puesto en la gente. Copenhague ya lo está haciendo. Es hora de que redescubramos la dimensión humana a nivel planetario.


Por Carolina Cattaneo. Fotos: Real Embajada de Dinamarca.

El planeta experimenta la mayor ola de crecimiento urbano de la historia, dice la ONU, con más de la mitad de la población mundial viviendo en ciudades. La tendencia se mantendrá y las urbes se expandirán solo de manera acelerada, como se expande en el agua una gota de aceite. Con ciudades que se agrandan sin pausa, sus habitantes enfrentan nuevos desafíos y dificultades: la población en barrios marginales aumenta, la desigualdad se acentúa, la contaminación recrudece, escasea la oferta de servicios básicos de calidad y se intensifica la vulnerabilidad ante los desastres naturales. Es preciso hacer algo urgente, opinan los especialistas, pero es crucial hacerlo de manera controlada y planificada. La alerta está lanzada y ya hay señales de cambio: el objetivo número 11 de los 17 que componen la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, aprobada por la ONU en 2015, establece diez metas por alcanzar en la tercera década del siglo XXI, que incluyen, entre otros propósitos, garantizar viviendas y servicios básicos adecuados a todas las personas, mejorar los sistemas de transporte público, reducir el impacto ambiental negativo y dar acceso universal a espacios verdes y públicos, seguros, inclusivos y de fácil acceso. En octubre del año pasado, solo en Buenos Aires hubo tres encuentros simultáneos en los que expertos nacionales e internacionales debatieron sobre cómo construir un mejor futuro para las ciudades. ¿Podrá la humanidad diseñar su hábitat para alcanzar bienestar y calidad de vida y que eso no signifique el despilfarro de recursos naturales? ¿Seremos los humanos capaces de vivir, todos, con estándares mínimos de dignidad en el seno de las ciudades?

La dimensión humana

A comienzos de la década de 1960, cuando el movimiento moderno separaba en divisiones estancas los usos dentro de las ciudades y ponía el acento en construcciones aisladas y monumentales, la periodista canadiense Jane Jacobs ya alertaba en su libro Muerte y vida de las grandes ciudades que aquello terminaría por generar ciudades sin gente, vacías. Jacobs bregaba por la mezcla de estilos, las formas complejas, la creación de lazos comunitarios y la protección de los vínculos en el interior de los barrios.

“El testimonio de Jacobs puede ser considerado como el grito inicial de una voz que clama por un cambio en la forma en que diseñamos nuestras ciudades”, escribe el prestigioso arquitecto y urbanista danés Jan Gehl en su libro Ciudades para la gente (Ediciones Infinito, 2014). Gehl es un convencido de que, a pesar de que cada país presente desafíos particulares, la caminata y el uso de la bicicleta para movilizarse son una solución a muchos problemas de las grandes urbes; sobre todo, a la sobreabundancia de vehículos en las calles y sus consecuencias más evidentes: la polución del aire, la contaminación sonora y la necesidad de destinar enormes espacios para garajes. Gehl opina que el pedestrismo y la circulación en bicicleta deben ser consideradas políticas públicas, porque contribuyen al desarrollo de cuatro atributos fundamentales que debería tener toda ciudad: sostenibilidad, salubridad, seguridad y vitalidad. La ecuación es obvia: caminar y pedalear reducen el consumo de combustibles fósiles y las mareas interminables de autos, disminuyen las emisiones de carbono, evitan el sedentarismo y hacen que más gente circule por las calles, convirtiéndolas en espacios más seguros y propicios para el encuentro.

“Las personas que aún continúan usando el espacio público han sido bastante maltratadas. Los obstáculos urbanos, el ruido, la polución, la poca cantidad de espacio, el riesgo de accidentes y condiciones de uso casi siempre deplorables son el panorama general con el que deben enfrentarse los usuarios [de casi todas las ciudades del mundo]”, asegura Gehl.  Sin embargo, señala que también son varios los gobiernos que están buscando revitalizar y mejorar las condiciones de circulación de los peatones y que comienzan a invertir su escala de valores, restándole supremacía al automóvil y priorizando a los que van de a pie o en bicicleta.

Aunque una buena parte de las soluciones para alcanzar calidad de vida urbana depende del dinero, no están allí todas las respuestas. Escribe Gehl: “La planificación urbana debe empezar por las personas. Es barato, simple, sano y sostenible construir ciudades para las personas, así como también una obvia política de acción para enfrentarse a los desafíos del siglo XXI”. Para él, es hora de que redescubramos la dimensión humana de la planificación urbana en todas partes del planeta.

Urbanismo, nuevos modelos de ciudad

Un miércoles de octubre de 2017 en La Usina del Arte, pleno barrio de La Boca. Allí se lleva a cabo la XVI Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires. En uno de sus sectores, un grupo de gente espera para comenzar la recorrida por la exposición fotográfica de la ciudad de Copenhague. Una de las anfitrionas de la muestra es Tina Saaby, la arquitecta jefa de la capital danesa. Rubia, altísima y de mejillas coloradas, ella explica en un inglés marcado por el acento nórdico que su función es establecer diálogos para que políticos, desarrolladores y arquitectos se entiendan mejor y arriben a la conclusión de que construir “en islotes” ya no es una buena opción.

Mientras señala fotos de puentes peatonales, piscinas públicas o terrazas verdes, Tina Saaby cuenta que la política urbanística de su ciudad está sostenida, entre otras cosas, por el concepto de habitabilidad. “Tiene que ver con cómo construimos para vivir. Uno de nuestros principales temas es la movilidad verde o ecológica: cómo impulsar a las personas para que usen más la bicicleta o caminen más. El otro tema principal tiene que ver con poner el foco en el ser humano, entenderlo. Comprender por qué se conecta, por qué hace contacto visual, por qué se para a charlar. Tratamos de crear una atmósfera que ayude, que sea positiva y que fomente todo eso”. Las autoridades del gobierno de Copenhague fijaron una meta: que para 2025 las personas pasen un 20% más de su tiempo al aire libre.

Finalizado el recorrido por la muestra, y mientras los mozos van y vienen con copas y bocaditos en bandejas, Tina Saaby se dispone a responder preguntas.

–El arquitecto Richard Rogers, creador del Centro Pompidou de París, dijo hace poco que cada persona debería tener el derecho de ver un árbol desde su casa. ¿Está de acuerdo?

–Sí (lanza una carcajada). Nuestras políticas arquitectónicas tienen un nuevo enfoque para incorporar la naturaleza a nuestros proyectos urbanos. Hace cinco años era más fácil talar árboles. Hoy no es tan sencillo; hay que hacer un análisis y casi siempre resulta que la mayoría de ellos tiene que permanecer donde está.

–¿Qué significa la expresión “ciudades para las personas”, tan usada últimamente?

–Quiere decir poner primero a las personas. No hay ciudad si no hay seres humanos en ellas. Para tener ciudades en las que haya vida, tenemos que alcanzar una comprensión básica de los seres humanos antes de comenzar a discutir cómo deberían lucir las cosas. Significa que cuando hablamos con los que participan en las decisiones en torno a una ciudad no es sobre cómo luce lo arquitectónico, sino qué hacen los arquitectos por las personas.

–¿Qué podemos esperar de las ciudades en un futuro cercano?

–Una de las cosas que podemos hacer cada uno de nosotros es asumir responsabilidades sobre la ciudad en la que vivimos, cambiar nuestros comportamientos y ver qué podemos hacer para tener lugares más limpios y más seguros.

Ciudades más amables, menos hostiles; políticos, desarrolladores y arquitectos más responsables y conscientes, y ciudadanos más comprometidos. Todo un cambio cultural que solo las nuevas generaciones juzgarán si se alcanzó a tiempo.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()