Última Edición

Sophia - Despliega el Alma

  • Seguinos

21 junio, 2018

¿Qué pienso sobre el aborto?

En estos días en los que cualquiera te pregunta si estas a favor o estas en contra del aborto. Estos días en que se marketinea la vida con pañuelos de colores y si demorás en responder te preguntan: ¿estas a favor de que se sigan muriendo mujeres por hacer abortos clandestinos?

Reflexiono… ¿Qué pienso?

Respeto y la valoro la vida, claro que no quiero que mueran mujeres y no quiero que mueran personas en general, pero mal que les pese a algunos, esos fetos son también personas. Aparecen en las redes eslogans y hasta dibujos esquemáticos tratando de convecencernos de que es necesario aprobar esta ley para acabar con tantas muertes injustas… y pienso ¿acaso la muerte del bebé no les parece injusta?

Dejando de lado el aborto por violación ya contemplado en el Código Civil, creo que antes de decidirse por un aborto la mujer tiene muchos momentos de elección, en definitiva elige hacer un aborto porque previamente tomó varias decisiones para llegar a ese punto, por ejemplo eligió tener relaciones sexuales, eligió no utilizar métodos anticonceptivos, o los eligió mal, eligió mil cosas y sigue eligiendo, elige arriesgarse a morir con tal no tener a ese hijo… elige … elige… ¿y el bebé? ¿Y ese ser que no pidió estar en ese cuerpo gestante que lo rechaza, que no puede defenderse ni elegir? ¿Quién vela por sus derechos?

El Estado debe velar por los derechos de los ciudadanos, incluso los que no pueden elegir, y me sigo preguntando ¿por qué nos quieren convencer que valen más los derechos de la madre que los derechos del hijo?

¿Por qué insisten en que ninguna mujer quiere abortar, sino que se ve obligada a ello? ¿Cómo es que “se ve obligada” a abortar y no “se ve obligada” a respetar esa vida? Insisten con la carga psicológica que implica un aborto, y me pregunto ¿acaso hacerlo en el marco de la ley le va a aliviar la carga psicológica de haber tomado esa decisión?

Me pregunto qué es lo que representa una carga para la mujer ¿acaso su capacidad de organismo gestante? ¿Es eso, quizás, lo que rechazan enfáticamente quienes se fanatizan insistiendo en la igualdad entre el hombre y la mujer? Algo es seguro: partimos de la base biológica de que no somos iguales, porque las mujeres tenemos la capacidad de alojar vida en nuestro cuerpo. Lo que sí debería ser igual es la libertad para tomar la decisión de cuidarse.

Entonces, si algunas mujeres reniegan de esa capacidad de organismo gestante, existe desde el año 2006 la ley 26.130 que prevé la anticoncepción quirúrgica voluntaria, es decir que quien no desee tener la posibilidad de quedar embarazada puede hacerlo con una simple ligadura de trompas. Esto es sin matar a nadie, sin los riesgos y daños psicológicos que generan un aborto y lo que tanto se repite como caballito de batalla: DECIDIENDO SOBRE TU PROPIO CUERPO.

Si las opciones están, si podemos acceder libre y gratuitamente a evitar los embarazos no deseados, si hay miles de alternativas ¿por qué no empiezan a hacer campaña y difusión para informar a las mujeres de las opciones que tienen? Para todas aquellas mujeres que consideren que su naturaleza biológica limita sus derechos, para que quien lo viva como una carga renuncie a esa capacidad biológica con responsabilidad y sin avasallar la vida de otro.

Todos debemos tener el derecho de decidir sobre nuestro cuerpo entonces, quien lo desee, que decida sobre su capacidad gestante, pero que quede claro que un hijo no es parte de nuestro cuerpo y desde el momento mismo que elegimos mil cosas y como consecuencia quedamos embarazadas allí termina la individualidad en la decisión, porque hay alguien más a quien respetarle su derecho principal, que es el derecho a la vida.

No podemos legalizar un crimen porque muere gente, porque si lo legalizamos también alguien se muere. Porque como sociedad legalizar el aborto es tirar la toalla, es darnos por vencidos, es aceptar que no podemos aspirar a más, es negar el poder que tiene la educación en la formación de ciudadanos que se respeten, se cuiden y tomen decisiones responsablemente.

Pidamos y marchemos enfáticamente porque se aplique la Ley de Educación Sexual desde el jardín. Es necesario construir ambientes de contención para nuestros niños y adolescentes, con información clara, real y al accesible. Como padres eduquemos a nuestros hijos, conversemos sobre sexualidad, como conversamos sobre tantas cosas, escuchémoslos y enseñémosles la responsabilidad de nuestros actos, eduquemos para evitar situaciones de riesgo, eduquemos para tomar decisiones y para hacerse cargo de las consecuencias de esas decisiones.

Madelaine Sobot




Comentarios ()