Sophia - Despliega el Alma

10 julio, 2019

Amar, pero de verdad

Me quedé helada. Luego de leer una frase que dijo un personaje tuve que volver a mirar de nuevo si efectivamente decía eso… O si yo entendí mal.

Una persona que se acababa de separar después de  catorce años de  matrimonio, solo porque el «amor caducó», como si fuera verdad que el amor tiene una fecha de vencimiento…

Como si el amor fuera tan efímero, tan vacío de contenido, tan superficial… Es evidente que no entendió nada acerca de esa palabra sublime. Amar. Amar de verdad. No de manera egoísta, sino amar dejando lo mío. Dándole prioridad al otro.

Pero lo peor es que esta persona se expresó de manera deliberada y supongo que sin saber lo que decía. «Que Dios nos bendiga mucho».
Como si Dios fuera una frase mágica. Como si por arte de magia, sin tener idea de a quién se refería, invocara el nombre del mismísimo amor… Dios.

Porque en realidad es la misma palabra. Dios es amor. Y si entiendo el verdadero significado de eso, tendría más cuidado en usar su nombre en vano.

Porque uno no se separa porque «me cansé», ni porque «tengo un esposo o esposa rezongona». Uno no se separa porque engordó unos kilos su compañero de ruta o porque tiene algunas canas más que antes.

Amar significa otra cosa… Significa soportar… Significa no hacer nada indebido, no ser envidioso, no pensar mal, sino todo lo contrario…

Amar, a pesar de que me cueste. A pesar de despertarme un día y ver el cansancio del otro y decirle: «yo te banco». Amar significa perdonar, una y otra vez… No irritarse pronto por algo que no me gusta o con lo que no estoy de acuerdo. Es aprender a escuchar y poder dialogar. Eso es amar.

Pero veo que quedan pocos que están dispuestos a vivir así, porque obvio que es un esfuerzo a veces… Pero los que elegimos ese camino disfrutamos de todos sus beneficios. Gozamos de sentirnos seguros, de saber que alguien nos ama más que a ellos mismos… Gozamos de la presencia de Dios en medio nuestro, porque es resultado innato de honrar la palabra amor… O sea, honrar a Dios.

Así que te invito a poner en su lugar y vivir de manera correcta todo lo que tiene encerrado este misterio. Amor… Pero del verdadero (el otro es un fiasco).

Analía Duo




Comentarios ()