Sophia - Despliega el Alma

Inspiración

14 mayo, 2019

¿Arde el amor?

Somos frágiles: basta un poco de fuego, un descuido apenas, para que una existencia se apague, una flor se marchite o una catedral se derrumbe, como ocurrió días atrás en Notre Dame... ¿Y si aprendemos a andar más livianos para no dejarnos consumir por el fuego?


Por Stefano Cartabia*

La pasada Semana Santa, probablemente, quedará marcada por el incendio de la Catedral de Notre Dame de París. Una Catedral que no es solo una catedral: es símbolo, historia, arte, cultura, fe.

Ardió Notre Dame bajo el implacable fuego. Ardió Notre Dame, en otros tiempos ardió Roma y hoy en día siguen ardiendo hogares, víctimas de la pobreza o la guerra. También se caen aviones, descarrilan trenes, chocan autos, se sacude la tierra, se agitan las aguas y el egoísmo humano sigue generando sufrimiento inútil.

Ardió Notre Dame: tanto dolor, tanta amargura, alguna polémica como siempre y tantas preguntas sin respuestas. ¿Qué enseñanza nos deja el incendio devastador? ¿Qué nos hace vislumbrar la Pascua entre llamas y humo?

Todo es frágil y pasajero.

Basta un poco de fuego, un descuido. Basta poco, realmente muy poco, para que una existencia se apague, una flor se marchite, una Catedral se derrumbe, se calle la sonrisa de un niño, barrios enteros desaparezcan. “La apariencia de este mundo es pasajera” (1 Cor 7, 31), recuerda Pablo.

La catedral de Notre Dame se incendió en la tarde del 15 de abril.

«Basta un poco de fuego, un descuido. Basta poco, realmente muy poco, para que una existencia se apague, una flor se marchite, una Catedral se derrumbe, se calle la sonrisa de un niño, barrios enteros desaparezcan»

Es la hermosa fragilidad de la existencia misma, la maravillosa fragilidad del vuelo de las mariposas, del canto del ruiseñor, de la colorida hoja otoñal que se desprende y cae. Fragilidad que se convierte en hermosa y maravillosa cuando es reconocida, amada, asumida. Fragilidad que invita a vivir la existencia con liviandad y desapego.

La liviandad del ser que no tiene nada que ver con superficialidad o falta de responsabilidad. Es la liviandad de la gratuidad, de quien recibe el existir como regalo y lo entrega, día tras día, sin quejas ni afán de posesión. Es la liviandad de quien pisa la tierra con respeto y ternura, de quien mira la realidad con amor, de quien se tiñe de paciencia, de quien honra a todo ser viviente.

El desapego de quién ha conocido al Amor y se ha entregado a Él. El desapego de quien ha aprendido a soltar todo, para vivir el presente en su plenitud y belleza. El desapego de quien vive de lo invisible, de quien se deja respirar. El desapego de quien descubrió el Ser eterno que late en el seno mismo de la fragilidad.

Así es Pascua. Así sopla el Espíritu eterno que alienta en la fragilidad, la sostiene y en ella se expresa y en ella, también, arde. Entonces la pregunta que la fragilidad nos hace se hace más esencial: ¿arde el Amor?

¿Arde en ti, el Amor?

Más allá de todo lo que se muere, derrumba y cae, ¿arde el Amor? Seguirá existiendo la fragilidad y seguirán derrumbándose catedrales. ¿Arde el Amor que no se derrumba? Esta es la pregunta pascual y la única pregunta a la cual vale la pena responder. 

«¿Somos lo suficientemente sabios para aprender de estos fuegos? ¿Somos lo suficientemente sabios para transformar estos fuegos en el Amor que arde y no consuma?»

El fuego consumió Notre Dame y consume nuestros días. Otros fuegos y otros incendios afectan a nuestras existencias.

¿Somos lo suficientemente sabios para aprender de estos fuegos? ¿Somos lo suficientemente sabios para transformar estos fuegos en el Amor que arde y no consuma (Ex 3, 2)?

Es este el Amor Pascual. Es este el Misterio de Cristo resucitado que late en cada rincón de fragilidad. Es este el mensaje pascual que resuena glorioso: en el seno mismo de la Cruz, invisible y silencioso, arde el Amor y en la oscuridad y en el silencio del sepulcro, arde la Vida. En el corazón de la fragilidad y el dolor humano, habita lo único real: el Amor. ¿Ya lo viste? ¿Estás en Casa?

*Para Eclesalia.net

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Whoops, you're not connected to Mailchimp. You need to enter a valid Mailchimp API key.

Comentarios ()