Sophia - Despliega el Alma

Psicología

21 febrero, 2019

Amar es salir de la prisión del yo

¿Por qué, a veces, nos cuesta tanto entendernos? Mitos y verdades sobre las relaciones amorosas.


En esta época en la que el amor se presenta muchas veces como un producto listo para consumir, buceamos las claves para entender por qué construir vínculos saludables nos hace libres y mejores personas.

¿En qué consiste el amor?

«Debemos hacernos cargo de nuestra complejidad y de nuestra potencia, pero reconociendo nuestro límite y dándole posibilidad a la inquietud, al interés, al encuentro de lo humano».

«Además de ser lo que se tramita en el puente de una relación, tiene que ver con la identidad de una persona porque nos define como sujetos y solo así podemos desarrollarnos con plenitud, escapando del yo o el ego«, nos dijo en una entrevista el doctor José Eduardo Abadi, psicoanalista y psiquiatra, dedicado a indagar sobre el espesor de nuestros vínculos amorosos (podés leer el texto completo hacindo clic acá). 

¿Cómo amar sin morir en el intento?

El amor es el gran tema de la humanidad y su ejercicio excede las relaciones de pareja: se trata de una condición que nos hace humanos.
Pero de amores trágicos y desamores se ha nutrido, durante siglos, nuestra cultura. ¿Entonces?

«En un mundo donde vemos tanto egocentrismo, violencia e indiferencia, y donde hay un sentimiento ya no de incertidumbre sino de desolación, lo que falta es el amor. El mundo ahí afuera reclama a través de diferentes tipos de síntomas. Las manifestaciones carenciadas, depresivas, angustiosas y violentas gritan la falta de amor; esa vivencia que queda disfrazada y confundida por el seudoamor».

La idea se instaló fuerte: para amar, había que sufrir. Eso llevó a abonar un concepto erróneo, que sobrevive aún hoy. «El desamor o el seudoamor son grandes motivos de sufrimiento«, según Abadi. Tristeza, angustia y depresión… ¿quién no pasó por un momento de zozobra estado en pareja? El vacío o la imposibilidad de llegar al otro puede convertirse, así, en una rabia profunda.

¿Acaso consumimos una idea del amor cuya fecha de vencimiento ya pasó y se encuentra en mal estado?

Parece que sí. «Vivimos en una sociedad de consumo, un lugar de materialidad permanente y fantasía mágica donde existen todo tipo de gurúes, y eso hace que aparezca una distorsión sobre lo que es una relación de amor. Me refiero al amor como aquello que podemos comprar o como un modelo a imitar, medios mediante«, concluyó Abadi, no sin antes regalarnos algunas pautas para comenzar a trabajar nuestros vínculos a conciencia.

¡Atención! Es muy importante destacar que, si bien los seudoamores son peligrosos y están a la orden del día, siempre se los puede reconocer a tiempo. ¿Querés saber cómo aprender a amar saludablemente? ¡Enterate!

3 claves para comenzar:

–Reconocer y valorar al otro.

–Vencer resistencias propias, expandirnos.

–Animarnos a jugar y a ser más creativos.

¿Te sirvió? ¡Hay muchas otras ideas valiosas! Accedé a la nota completa acá.


¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()