Sophia - Despliega el Alma

Espiritualidad

12 noviembre, 2018

Acompañar en el adiós


Hablar de la muerte sin eufemismos. Mirarla a los ojos y reconocer el enorme sentido que puede tener la experiencia. Diariamente la sentimos a nuestro alrededor en las noticias, en la calle, en las charlas que entablamos. Y sin embargo elegimos hacer la vista gorda a su existencia.

Desde que nacemos, sabemos que el final está ahí, en alguna parte, aunque ignoremos el cómo y el cuándo. Y quizás, una de las cuentas pendientes de nuestra cultura sea justamente esa: enseñarnos a conectar con el tema de una manera natural, espiritual y profunda a la vez.

¿Por qué cuesta tanto hablar de morir?

“Importas por ser quien eres e importas hasta el último momento de tu vida”

Cicely Saunders

Porque nos duele pensar en la posibilidad de ver partir a nuestros seres amados, o bien imaginar que nos iremos de este mundo y no podremos compartir tiempo junto a ellos. En definitiva, pareciera ser que al referirnos a la muerte la estamos llamando, cuando en realidad lo único claro de vivir es que ella nos aguarda al final del camino. 

Morir es una realidad inexorable.

Por eso, Gloria Miguens, quien lleva quince años acompañando a enfermos que transitan el final de su vida y a sus familiares con la intención de llevar luz donde otros ven oscuridad, explica: 

Es bueno preguntarse a qué le tenemos miedo y hablar del tema, para atenuar el dolor llegado el momento de pasar por eso”.

La verdad de la vida

¿Cuál es la clave? Sin duda hacer de la vida una fiesta y, de cara al final, elegir cómo transitar ese tiempo rico en todo sentido.

Tener tiempo para despedirse es un regalo y permite ir arreglando algunas cosas”, sostiene Gloria, convencida de que ese proceso puede sanar el alma y, entonces, facilitar la despedida.

De cara al final

“La muerte debe dejar de ser un tabú. La vemos a nuestro alrededor, en la televisión, en nuestras lecturas, pero no queremos hablar de ella. Nos parece fea, triste. Y  en la fantasía el enemigo se hace más poderoso”.

Gloria Miguens

Me gustaría que la gente le pierda el miedo a la muerte y vea el tiempo previo como un momento rico, de encuentro y de sanación de la biografía. Bien llevado y aconsejado, ese tiempo permite resolver los aspectos más dolorosos de la existencia”, comparte Gloria.

Además, destaca la importancia de acompañar en el adiós o bien dejarse acompañar, permitiendo entablar un  físicamente con el otro.

Claro que no siempre tenemos oportunidad despedirnos, cuando el final llega abruptamente

«Por eso, uno tiene que tener las cuentas espirituales siempre al día”, dice Gloria con un guiño, creyente y esperanzada de que una nueva vida comenzará cuando llegue la hora de la despedida.

Tiempo de acompañar 

¿Qué podemos hacer como familiares o amigos, una vez que el viaje de la vida de alguien querido esté por terminar? Gloria nos comparte algunas de sus técnicas:

• Estar junto a esa persona todo lo posible. 
• Hablar, leer, hacer preguntas, guardar silencio…
• Buscar ayuda espiritual para facilitar la partida.
• Expresar amor: tocar, besar, abrazar.

Si querés leer la entrevista completa a Gloria Miguens, hacé clic en este enlace.

¿Te gustaría recibir notas como esta en tu e-mail?

Suscribite aquí y te las enviaremos a tu casilla todos los meses

Comentarios ()