¡A bailar!

La danza es un arte y una práctica no solo reservada para entendidos. Al contrario: todos podemos (y en gran medida debemos) poner el cuerpo en movimiento al ritmo de la música. Como fuente de expresión, de conexión y de alegría.